Autos iPro

"El 100% de las Toyota Hilux que circulen en Sudamérica, Centroamérica y El Caribe serán argentinas"

31-03-2017 La japonesa invertirá $1.200 millones más en 2017 para seguir transformando la planta de Zárate. El objetivo es convertirse en proveedor de toda la región
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

A los u$s800 millones que Toyota desembolsó en 2015, y los u$s100 millones que sumó en 2016, la automotriz japonesa confirmó para este año otra inversión de $1.200 millones en la planta de Zárate destinada a la mejora de los procesos tecnológicos y la automatización de la planta.

El objetivo de la japonesa es seguir incrementando la producción que era de 90.000 antes de las reformas, para llegar al tope de 140.000 unidades que es la capacidad que se logró en las instalaciones de Zárate.

El proceso de ampliación de Toyota vino de la mano de la conquista de nuevos mercados, una de las metas más importantes para la marca.

Las exportaciones de las automotrices fueron las más afectadas por la crisis de Brasil, que pasó de un mercado automotor donde se vendían más de 3 millones de unidades a los 2 millones en los últimos años.

Mientras tanto, la japonesa comenzó un proceso de búsqueda de otros destinos, decisión que permitió seguir creciendo aún con el principal socio comercial en uno de sus peores momentos.

En 2016, de las 100.000 unidades que fabricó Toyota, un 35% fueron al mercado interno y el 65% para exportación, de las cuales la mitad fue al país vecino.

"Hasta agosto, las exportaciones se dirigían solamente a Brasil ,Uruguay, Paraguay y Colombia. El resto de los países eran abastecidos por Tailandia", explicó Diego Prado, director de Asuntos Corporativos de la marca.

"Con la caída de ese mercado, redireccionó el volumen de negocio, se amplió la capacidad de producción y se empezó a exportar a Chile, Perú, Ecuador y Bolivia. Finalmente, en enero de este año, se sumó Centroamérica y el Caribe con Honduras, Panamá y Puerto Rico", agregó el directivo.

Hasta ahora, muchos de esos mercados estaban en manos de Tailandia, otro de los mercados que fabrica la Hilux, además de Sudáfrica. Pero con la fabricación de 120.000 unidades al año, ya no se necesitará de esta colaboración.

"Para este año trataremos que aumente el volumen de producción teniendo en cuenta que se puede dar una caída en la participación de Brasil pero se podrá vender lo mismo ganando el resto de los países.

La marca estaría en condiciones de cumplir con su gran objetivo que es convertirse en el único abastecedor este modelo en la región. "El 100% de las Hilux que se vean en Sudamérica, Centro América y el Caribe serán argentinas", confirmó Prado.

Solo quedarán afuera los países o islas que tienen conducción del lado inverso en los países de habla inglesa del Caribe.

Con respecto a la competitividad, que es la gran traba para muchas marcas que se quieren diversificar, en Toyota explican donde está la ecuación para ganar.  "Ni es una variable la tasa de cambio ni la fluctuación de la moneda. Puede hacer las cosas más difíciles, pero la verdadera mejora está en mejorar la producción y los procesos.

En la compañía, el 100% de los empleados están abocados a mejorar los costos de la producción, aumentando la calidad y reduciendo costos.

"El caso Hilux"
El incremento en ventas de la pick up Hilux que se fabrica en la Argentina, además de la versión carrozada SW4, se convirtió en la excepción de la industria automotriz.

Mientras que los patentamientos caían, entre 2014 y 2015, la marca siempre siguió creciendo.

En 2016, cuando hubo un crecimiento del mercado total del 10%, superando las 700.000 unidades, la Hilux fue el modelo más vendido de la industria, logrando desplazar a los vehículos que históricamente fueron número uno, con un valor tres veces más económico.

Desde Toyota explican que el logro se da gracias a una filosofía de trabajo sólida y consistente, a largo plazo.
  
"El éxito tiene que ver con la forma de hacer negocios, enlazada a la organización y su cultura, siempre pensando en el largo plazo. Nunca nos propusimos ser la número uno, sino brindar satisfacción a los clientes mejorando a través del Kaisem", comentó el directivo.

La producción de Hilux arrancó en 1997 con capacidad para producir 20.000 unidades. La mitad del personal argentino involucrado en el proceso fue a Japón para aprender todo el modelo de trabajo.

En 2005 se produce un hito importante cuando se lanza la nueva plataforma para el cambio generacional de la pick up y se decide combinar la capacidad de una pick up con el confort de un auto. 

"Fue el primer proyecto global de un vehículo sin el back up de Japón. Como no hay caminos de tierra en ese país ni se usa la 4x4, se decidió que se fabrique en tres países sin el apoyo de la casa central. A partir de entonces se empieza a pensar en la exportación a toda la región, hasta ese momento solo se abastecía la Argentina y Brasil.

Hoy, en medio de la celebración de los 20 años de Toyota en Zárate, están a un paso de lograr el gran objetivo que se plantearon hace años. "Siempre tratamos de diversificar los destinos de exportación para no estar atados a un solo mercado". En poco tiempo más todas las Hilux de este lado del continente serán "made in Argentina".

 

 

SECCIÓN Autos iPro