Vinos & Bodegas

Estiman que el consumo de vino repuntará 3%, tras la fuerte caída del año pasado

07-04-2017 Según un informe de Abeceb, pese a esta variación positiva, no alcanzará para compensar el desplome registrado en 2016, que fue del 8 por ciento
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Luego de un 2016 negativo en el que se produjo una caída del 8%, se espera un año un poco más positivo para el consumo de vino en la Argentina, de la mano de la mejora en el poder adquisitivo. 

Así se desprende de un informe de la consultora Abeceb, que proyecta un repunte del 3% que, si bien no alcanzará para compensar el desplome del año pasado, al menos mostrará un cambio de tendencia. 

Un dato no tan alentador es que esta tasa de variación esperada para el vino en 2017 se ubicará por debajo del crecimiento esperado para el consumo de bebidas en general, un rubro que experimentaría una expansión del 5,6%. 

Así las cosas, la del vino será la categoría menos dinámica del mercado. En el caso de las gasesoas, se espera un alza del 8%, tras un derrumbe del 10,5% en 2016. En lo que respecta a la cerveza, tendrá un repunte del 6%, luego de una caída de casi 5%. 

"Entre las causas que explican el menor consumo en 2016 se destacan la reducción del poder adquisitivo, el aumento de costos y su traslado a precios, que en el caso de los vinos implicó un aumento del 132% y en el de las cervezas, un incremento del 55%, en comparación con los valores de 2015", detallaron desde la consultora. 

En números, en 2016 se vendieron 64,7 millones de hectolitros contra 70,8 millones de 2015.

Del total vendido en 2016, las gaseosas participaron con 37,5 millones de hectolitros, la cerveza con 17,7 millones y el vino con 9,4 millones.

En lo que hace al segmento de vinos, se estima que esta cosecha "estará por debajo de los niveles históricos aunque será mejor que la de 2016, cuando se registró la peor vendimia en 56 años".

Los valores esperados para la próxima se mantendrán dentro del rango de 20,17 y 22,35 millones de quintales, cuando una cosecha normal es de 25,5 millones de quintales (promedio de los últimos diez  años), es decir 21% por debajo del promedio.

"El mercado interno representa cerca del 80% de las ventas de la industria y la posibilidad de recomponer la rentabilidad vía aumento de los precios internos encontró un límite en el consumo, tras la suba de precios en 2016", advirtieron desde Abeceb.  

Además, señalaron que a nivel externo "no hay perspectivas de una mejora en la competitividad por vía de la devaluación del peso y los productores podrían verse presionados a ceder rentabilidad para mantener sus ventas externas y su participación en el mercado local, de modo de enfrentar las mayores importaciones de vino, principalmente de Chile". 

vinosybodegas@iprofesional.com

SECCIÓN Vinos & Bodegas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR