Economía

El nuevo "Mini Davos" reveló las dudas de los inversores y las del FMI sobre la marcha de la economía

08-04-2017 A diferencia del Foro de Inversión y Negocios de Argentina que se realizó en 2016, durante el primer año de gestión de Macri, que generó una gran expectativa empresaria, el encuentro 2017 concluye con claroscuros y el sinsabor que dejó en el paladar de los ejecutivos el paro de la CGT   
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Este viernes concluye el Foro Económico Mundial para América Latina que se realizó en Buenos Aires. Lo hace con menos pompa y entusiasmo en el mundo empresario que el Foro de Inversión y Negocios de Argentina, también bautizado “Mini Davos”, que se realizó el año pasado

Una de las figuras que más flashes y cámaras acaparó en el evento que se desarrolló entre el 6 y el 7 de abril en el Hotel Hilton fue el vicedirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), David Lipton. Se trató del primer funcionario del FMI en volver a la Argentina desde 2007.

Las palabras del número dos del Fondo dejaron un sabor agridulce en el Gobierno, dado que mezcló elogios con advertencias sobre la marcha de la economía.

Si bien Lipton consideró que “el enfoque gradual monetario y fiscal” respecto a las metas de inflación y de reducción del déficit “es el correcto”, recalcó la necesidad de un mayor recorte del gasto público.

Por otra parte, relativizó la capacidad de que, en el actual contexto internacional, la apuesta al crecimiento pueda recaer sólo en la apertura externa sin apuntalar los mercados internos, precisamente una de las asignaturas pendientes del plan económico de Macri a casi 16 meses de iniciada su gestión. 

En este contexto, consideró que las inversiones no se acercarán a un país con inflación elevada: “El país aún debe bajar la inflación a niveles mucho más bajas si quieren inversión y prosperidad a largo plazo”, dijo.

Las declaraciones del vicedirector primero del Fondo Monetario Internacional se dieron durante el panel de Perspectivas Económicas para América Latina, que se realizó el 6 de abril, y que compartió con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; el empresario de BTG Punctual, Guillermo Ortiz; el ministro de Finanzas de Panamá, Dulcidio de la Guardia y la titular de la CEPAL, Alicia Bárcena.

Lipton fue el primero en tomar la palabra y señaló: “América Latina tuvo un 2016 deplorable pero está saliendo de la recesión. Considero que esto le da la oportunidad de hacer grandes avances en línea con la economía mundial, que se presenta más vibrante y marca un punto de inflexión en la mayoría de los países latinoamericanos".

"Aun así –añadió-, la situación mundial y también en Latinoamérica es muy riesgosa. Seguimos viendo volatilidad al alza y a la baja. Y la incertidumbre por las políticas de Estados Unidos va a seguir siendo muy relevante. Desde ya que todos en el continente tendrán que lidiar con las decisiones de Washington", sostuvo el funcionario.

Frente a esa incertidumbre, Lipton indicó que a América Latina debe hacer “todo lo que sea posible en el ámbito nacional, al interior de cada país, para que sus economías se muevan y se fortalezca el crecimiento a largo plazo".

Así, el vice del FMI puso el foco en la inversión y el consumo interno. Además de que recomendó que se fortalezca el comercio entre los países de la región. Sugirió que “trabajen juntos para protegerse de lo que pueda suceder en la economía mundial”.

Al día siguiente de su ponencia en el Foro Economía Mundial para América Latina, Lipton rubricó un comunicado del Fondo en donde edulcoró algunas de sus declaraciones del día previo.

En el mentado documento señaló que “en la Argentina, las autoridades pusieron en marcha un conjunto de reformas muy necesarias y adecuadas para eliminar distorsiones y desequilibrios que afectan a toda la economía”. 

“Es cierto que estas reformas pueden ser complicadas y que pueden demorar algún tiempo en rendir fruto, pero un esfuerzo continuo sentaría las bases para un crecimiento más vigoroso, sustentable e inclusivo”, reconoció Lipton. Y aseguró que “ya hay indicios de que las políticas están siendo eficaces. Para este año y el próximo prevemos un repunte de la economía y que la inflación continúe disminuyendo”, añadió para compensar lo que pudo haber resultado un poco “duro” el día anterior en el Hilton.

No obstante, la línea de fondo del FMI fue la misma tanto en el Foro como en el comunicado que emitió: “Los factores internos, no obstante, seguirán incidiendo de manera significativa en muchas economías. En este contexto, los países deben seguir esforzándose por desarrollar su capacidad de resistencia, sobre todo realizando ajustes fiscales y calibrándolos según sea necesario, y permitiendo que los tipos de cambio fluctúen para amortiguar los shocks externos”, aseguró.

También consideró que "el gasto público es muy elevado y habría que trabajar en impuestos distorsivos"

A la espera de inversiones
En esta sintonía, el CEO de Philips América Latina, David Reveco Sotomayor, advirtió que las idas y vueltas entre Gobierno, oposición y sindicatos, plasmadas en el paro general de hoy, "desalienta las inversiones" y muestra que "el clima no es del todo propicio" para apuestas "de largo plazo".

Sus declaraciones no son azarosas. Se dieron durante la apertura del Mini Davos, el mismo día en que la CGT realizó el primer paro general en contra del Gobierno.

Guillermo Brinkmann, presidente para Latinoamérica-Región Sur de SAP, el principal fabricante de software de Europa, también centró su discurso en la necesidad de "un clima de estabilidad, tanto económico como social” para favorecer “las inversiones externas e internas, de la misma manera que reglas claras y transparencia".

Para Brinkmann, el Gobierno está “tomando medidas que se espera tenga un impacto positivo en el corto y mediano plazo que permitan dar una mayor previsibilidad de los proyectos de inversión del sector público y privado".

Así, con algunos claroscuros para el Gobierno, finaliza este viernes el segundo “Mini Davos”

Si bien Macri lo utilizó de plataforma para contrarrestar el efecto político del paro, la conflictividad social dio su nota en el encuentro empresario.

El Foro de Inversiones y Negocios del año pasado, que reunió de 2000 líderes de 67 países para debatir sobre la calidad del empleo, oportunidades y sectores productivos tuvo la frescura y vigorosidad que caracteriza a lo novedoso. Se había dado a nueve meses de la asunción de Macri y la expectativa era total

Entonces, el Presidente había llamado a los empresarios e invertir y a "ser parte de esta etapa maravillosa".

En el Foro 2017 se mantuvo el convite a invertir pero se festejó el "estar trabajando" porque una importante parte de la población había decidido realizar un cese de actividades en manifestación de protesta por el rumbo económico que tomó el país.

Un acontecimiento que difícilmente haya sido soslayado por los empresarios y funcionarios internacionales.


SECCIÓN Economía