Finanzas

Desde Economía y Regiones sostienen que "no hay atraso cambiario"

07-04-2017 Algunos analistas alertan que el precio del dólar está barato y que atenta contra la producción, pero el experto de Economía & Regiones dice lo contrario
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En un contexto en el que diversos sectores alertan que el precio del dólar está barato y que esto atenta contra la producción, el empleo y el nivel de actividad, Diego Giacomini, Economista Jefe de la consultora Economía & Regiones, asegura que actualmente "no hay atraso cambiario".

Gran parte del mercado sostiene que el valor bajo del tipo de cambio, por un lado, actúa como un subsidio a las importaciones y al gasto en el exterior mientras que, por otro, funciona como un impuesto que encarece los factores de producción, penalizando las exportaciones y el gasto de extranjeros en el país.

"De acuerdo con los defensores del atraso cambiario, se necesita una devaluación que encarezca el dólar y devuelva competitividad a la producción doméstica", por ende, según sostienen "la devaluación abarataría nuestros bienes en dólares", fomentando las exportaciones, el gasto de extranjeros en Argentina y encarecería las importaciones, concluye Giacomini.

Según sostiene su particular teoría, en este contexto es importante dilucidar si hay atraso cambiario, o si por el contrario los "problemas" están "en otro lado".

"Se utiliza el concepto de ‘atraso' cambiario como sinónimo de desequilibrio, argumentando que el tipo de cambio está por debajo del nivel que debería ‘tener'", explica el economista.

Por consiguiente, sostiene que argumentar esto exige no sólo conocer el tipo de cambio de equilibrio, sino también saber por cuánto dicho valor supera al tipo de cambio real (TCR) observado.

Para ejemplificar lo que expone, el experto de E&R cita un ejemplo práctico: "Un hombre que mide 168cm es petiso, porque mide 7cm menos que el promedio (175cm) de la población masculina".

Giacomini explica que la teoría económica ha desarrollado el concepto de PPP (Purchasing Power Parity) para explicar y establecer la dinámica del tipo de cambio de equilibrio. La PPP muestra la trayectoria de equilibrio temporal de la competitividad de la moneda. En este sentido, el tipo de cambio real (TCR) observado estará en equilibrio sólo si coincide con el tipo de cambio de PPP.

"Y, justamente, este es lo atractivo de la PPP, ya que brinda una medida abstracta del desequilibrio del TCR, mostrando cuan sobredepreciado (por arriba) o sobreapreciado (por abajo) está", afirma.

En este marco, sólo cuando el TCR coincida con el tipo de cambio de equilibrio de PPP, la magnitud de la inflación (asumiendo 0% de inflación en EE.UU.) y de la devaluación coincidirán. Por el contrario, si el TCR observado está sobredevaluado (sobreapreciado), la inflación será mayor (menor) que la devaluación, afirma el economista.

Y acota: "En E&R hemos estimado y corroborado la validez de la PPP (peso/dólar) para 1950/2017. De acuerdo con nuestras estimaciones, el tipo de cambio de equilibrio de la PPP no es estable, sino que tiende a apreciarse con el paso de los años y décadas".

En otras palabras, sostiene que el tipo de cambio de equilibrio de la PPP es "un dólar cada vez más barato", y responde a un precio de mercado que "refleja circunstancias específicas e irrepetibles sujetas a mutación permanente. Es decir, la modificación del tipo de cambio de equilibrio es la regla, no la excepción".

Asimismo, destaca la apreciación del tipo de cambio real de equilibrio de PPP de los países emergentes con respecto a los desarrollados está explicada por la teoría del crecimiento económico.

La misma afirma que los países emergentes tienden a hacer el catch up (crecen más fuerte) de los países desarrollados, con lo cual generan retornos más elevados y atraen capital, apreciando sus monedas.

En este marco, el TCR de equilibrio de la PPP en 2017 es más bajo (apreciado) que el de 2001, 1991, 1982 y 1975, respectivamente.

"Este abaratamiento del dólar de equilibrio invalida la cuenta que hacen la mayoría de los defensores del atraso cambiario para legitimar su postura: está mal decir que el dólar está atrasado porque se encuentra en los mismos niveles que en 2001, 1982, etcétera", concluye Giacomini.

Para finalizar que "se está comparando peras con manzanas". Y agrega que este cambio de la relación entre el TCR observado y su valor de equilibrio no debe sorprender.

Para ejemplificarlo, grafica que un hombre de 45 años y 168cm no está ni gordo ni flaco pesando 67kg, ya que ese es su valor de equilibrio. "Por el contrario, a los 18 años estaba gordo con 67kg, ya que su peso de equilibrio era 63 kilos", puntualiza.

Sin embargo, "cuando tenga 70 años estará flaco con 67 kilos ya que el de equilibrio será mayor (70kg)", porque el mismo muta dada ciertas condiciones como la edad. "Lo mismo que un precio de equilibrio de mercado", finaliza Giacomini.

Por lo tanto, afirma que el hecho que la inflación le gane al dólar está mostrando que el TCR observado se encuentra por arriba de su punto de equilibrio de PPP; y que el "dólar no está atrasado".

En números, el economista advierte que actualmente el tipo de cambio real está en 1,08 y la inflación le gana al dólar, lo cual muestra que su punto de equilibrio de PPP está más abajo.

"De acuerdo con nuestras estimaciones, la inflación le seguirá ganando al dólar, y el TCR muy probablemente seguirá descendiendo hasta 1,02 hacia fin de año. Por el contrario, en los ‘90 y a comienzos de los ‘80, un TCR de 1,08 estaba sobreapreciado porque estaba por debajo de su valor de equilibrio de PPP", resume Giacomini.

Y puntualiza que la competitividad es la capacidad de hacer negocios y ganar dinero, por ende, no depende únicamente del tipo de cambio real, sino que también es función de otros factores que influyen como la relación gasto público-PBI, presión tributaria, costo de capital (tasa de interés), condiciones monetarias relativas (emisión e inflación) entre países y términos de intercambio.

También de la relación salario-productividad del trabajo, de la economía de escala y de las expectativas (inflación y devaluación), detalla el informe del Economista Jefe de Economía & Regiones.

 

SECCIÓN Finanzas