Management

Con la mira puesta en la inflación, las empresas recortaron presupuestos y piensan en aumentos del 26%

11-04-2017 La modalidad de dos ajustes salariales al año es la preferida por el 66% de las compañías, que dan en el primer semestre un 15% y el resto en el segundo. Abril y octubre son los meses en los que, con más frecuencia, se otorgan las subas      
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Las compañías en Argentina proyectan para este año que la actividad económica crecerá alrededor de un 3%, mientras que el desempleo permanecerá en torno al 8,6%, es decir, unos puntos por debajo del 2016. 

En este marco levemente más positivo para los negocios, también estiman que la inflación quedará algo arriba de las previsiones oficiales -en el 21,5% anual- y prevén que para fin de año el dólar se ubique más cerca de los $18. 

Finalmente, tras este análisis que se muestra hoy algo más alentador que en el último trimestre de 2016, cuando las compañías debieron cerrar sus presupuestos para este año, los encargados de Recursos Humanos aprovecharon para afinar el lápiz. 

Si en octubre preveían que los aumentos salariales serían de 30% para 2017, hacia el final del año la cifra ya había bajado a 28%, y en el último relevamiento que realizó la consultora Mercer, la mediana de las empresas consultadas se cerró en 26,5% para todo el año. 

La variable clave en las decisiones será la inflación. “Mientras permanezca en dos dígitos, las empresas seguirán dando dos ajustes al año”, dijo Valeria Bohórquez, Directora de Career para Argentina, Uruguay y Paraguay, durante el 28° Foro de Recursos Humanos de Mercer, realizado este martes en la Usina del Arte, en la Capital Federal.

La modalidad de dos ajustes sigue siendo la preferida del 66% de las compañías, que dan en el primer semestre un 15% de aumento en promedio y dejan el resto para el segundo, siendo abril y octubre los meses más frecuentes para otorgar los aumentos.

“Vemos que la inflación se está frenando y vamos ajustando nuestras previsiones”, continuó Bohórquez, aunque reconoció que la intención es otorgar unos puntos por arriba de la cifra estimada para los aumentos de precios, de manera de recuperar algo del poder adquisitivo perdido en 2016

En 2016, el incremento salarial fue de 36,4% y la inflación fue del 41%, según fuentes privadas consultadas por Mercer.

Hasta ahora, solo la mitad de las compañías han sellado en piedra estos números, mientras que el restante 50% no cerró aún sus presupuestos.

 

Habrá, por supuesto, sectores que puedan otorgar mejores incrementos a sus trabajadores, sobre todo el de alta tecnología. En tanto que los bancos y las metalúrgicas se ubicarían en el extremo opuesto de esa tabla. 

Sin premios
La gran sorpresa para Mercer este año llegó de la mano de la revisión de políticas de bonos, que según pudo saber la consultora, ya estudian realizar las compañías. 

Un 8% ya los paga antes que de costumbre para que no pierdan valor frente a la inflación, y un 43% estima que pagará alrededor del target. 

Sin embargo, un 10% confirmaron que no pagarán este año bonos al personal ejecutivo y para el caso del personal no ejecutivo, la cuenta llega al 20%.

El bono real pagado en 2016 fue en promedio de 4,6 salarios mensuales para el nivel de Director; de 2,4 salarios para los gerentes; de 1,8 en el caso de los supervisores, y de 1,2 para el de los analistas.

“El sector bancario y el de energía son tradicionalmente los más agresivos en cuanto al pago de bonos”, detalló Bohórquez.

Un 30% de las compañías consultadas planea realizar este año algún tipo de inversión en la Argentina, así sea de personal, infraestructura, etc. Pero un 23% tiene también en agenda revisar su estructura salarial. 

Uno de los objetivos de ese análisis podría ser mejorar la equidad de pago de la plantilla, que según pudo relevar Mercer, es una importante cuenta pendiente, sobre todo en las compañías de origen nacional. 

Mientras se denota en todo el mundo el avance de las mujeres en puestos directivos, las empresas argentinas no tienen actualmente CEO mujeres. Sólo se desempeñan en ese rol en filiales de organizaciones multinacionales. 

“La tendencia en la Argentina es que, si bien creció la presencia de mujeres en puestos directivos, no mejoró la equidad de pago”, resaltó al respecto Bohórquez. 

La diferencia salarial entre hombres y mujeres continúa existiendo en detrimento de la mujer, siendo entre el 1% y el 17% según el nivel organizacional. 

“Esa diferencia se agrava en los niveles más altos en las compañías más grandes. Las diferencias son aún mayores en las compañías cuyos capitales son de origen nacional versus las de origen multinacional”, explicó Bohórquez.

La experta de Mercer también compartió que el análisis que están realizando las empresas de Recursos Humanos implican una búsqueda de mayor eficiencia y competitividad. 

Sucede que en el ranking regional que elabora la compañía para evaluar a nivel mundial la situación de los expatriados, la Argentina queda segunda detrás de Brasil como el país con el mayor costo laboral para contratar directores

Si consideramos el salario del nivel de Director, en dólares, el de Chile es el más alto de la región, seguido por Brasil, México, Argentina, Colombia y Perú. “La mejor relación entre salario y costo de vida para Directores se da en Chile, que tiene el salario más alto en dólares y el 3° lugar en costo de vida”, señaló Bohórquez

Y si bien mejoró en 2016 el poder adquisitivo del salario de los mismos medido en dólares, Buenos Aires sigue siendo la ciudad latinoamericana más cara para los directores después de São Paulo. 

“El costo laboral sigue siendo alto. Tenemos un camino para recorrer desde el punto de vista de la competitividad si queremos que lleguen inversiones”, cerró la líder del área de carreras. 


SECCIÓN Management