Finanzas
En caída libre: con la suba de tasas, el dólar bajó por cuarto día consecutivo y se ubicó en $15,49
12-04-2017 La tendencia a la baja se da en todos los segmentos que componen el mercado cambiario de la divisa: en el mayorista la declinación de las cotizaciones fue de ocho centavos y el precio que pactaron empresas y bancos fue $15,19. Qué proyectan los especialistas tras la decisión del Banco Central
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En la última rueda de la semana, previa a Semana Santa, y con la suba de tasas que aplicó el Banco Central el martes, el mercado cambiario operó nuevamente con bajas en todos los segmentos que lo componen, en un contexto de gran volumen negociado como también sucedió el martes.

Estos nuevos retrocesos que registraron los mercados no sorprenden a los analistas, ya que varios de ellos habían advertido que la estrategia que adopta el BCRA para tratar de doblegar a la inflación no sólo pone en peligro la reactivación de la economía, al quitar circulante, sino que también lo hace al impactar sobre el tipo de cambio y desalentar más aún la actividad exportadora.

Es que en el 2017 el precio del dólar retrocede alrededor del 4%, mientras que la inflación del primer trimestre es de 6,3%. En consecuencia, el billete verde perdió 10% de su valor de compra.

Y el atraso cambiario ya supera el 26% con relación al tipo real de cambio vigente en diciembre de 2015, de acuerdo con el último análisis del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano.

Esto se acentuó un día después de que el BCRA elevara la tasa de referencia al 26,25%, el nivel más alto desde noviembre pasado.

Es la dispuesta para el centro del corredor de pases a 7 días. Si bien el mercado esperaba un ajuste al alza, sorprendió a los inversores la magnitud de la suba que llegó a los 150 puntos básicos, mostrando la preocupación que generan los últimos índices inflacionarios, algo que admitió este miércoles, incluso, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

En sintonía con la caída casi constante de esta semana “corta”, la divisa estadounidense bajó en el rubro minorista a $15,49 promedio, frente a los $15,52 del cierre anterior, según surge del habitual informe que publica la entidad que conduce Federico Sturzenegger.

De esta forma, la divisa pierde 19 centavos en las últimas cuatro ruedas, y toca su valor mínimo desde el 11 de noviembre pasado. 

Los valores ofrecidos al público en los distintos bancos fueron muy amplios ya que oscilaron entre un mínimo de $15,37 (Supervielle) y un máximo de $15,90 (Itaú). 

En el Banco Nación la cotización en pizarras descendía cinco centavos a $15 para la compra y $15,40 para la venta.

Por su parte, en la plaza marginal, el blue se mantuvo sin cambios en el $15,69, por lo que la diferencia con el promedio oficial se ubicó en los 20 centavos, o 1,3%.

En tanto, en la Bolsa de Comercio, el contado con liquidación se pactó a $15,33, es decir, tres centavos por encima del martes, mientras que el dólar MEP lo hizo a $15,23. 

En la plaza mayorista el precio se ubicó en los $15,19, por lo que también mostró una contracción de ocho centavos frente al cierre anterior, y en las últimas cuatro ruedas se derrumbó 20 centavos. El volumen total negociado fue elevado, unos u$s494 millones, apenas por debajo del registrado el martes.

Estos desplomes se producen en los últimas semanas en los que los inversores se vuelcan por las más seductoras alternativas de ahorro en pesos y por títulos públicos (como las Letras del Tesoro) a precios atractivos, y se acentuó este miércoles luego de que el Banco Central elevó la tasa de interés para frenar una inflación, que ya acumula 6,3% en el primer trimestre, y amenaza con perforar la meta que fijó el Gobierno para este año de 17% como máximo.

De hecho, el martes el Gobierno licitó Letes en dólares con plazos desde 88 hasta 375 días a tasas de 2,6% a 3,3% anual, en el que colocó unos u$s2.500 millones, pero recibioó ofertas por 2,5 veces más a lo licitado: unos u$s6.191 millones.

El economista Miguel Kiguel afirmó este miércoles que la decisión del BCRA de aumentar 150 puntos básicos (1,5 punto porcentual) su tasa de Política Monetaria para dejarla en un nivel de 26,25% "complica el tipo de cambio”. También apuntó que "no pone en riesgo la reactivación" de la economía "pero sí su fuerza". 

En declaraciones radiales, el titular de la consultora Econviews sostuvo que "el Banco Central se ha fijado una meta muy ambiciosa de baja inflación, de 17%, en un contexto en el cual las tarifas suben un 40% y 60%. El Banco Central está tratando de cumplirlo. Sube las tasas de interés y ahí es donde el mercado se desconcierta. Está muy bien tratar de cumplir con la meta, el Central sabe lo que está haciendo, pero está encorsetando al resto de la economía en cumplimiento de la meta" inflacionaria, explicó.

En ese marco, Kiguel remarcó que "la suba de tasas del martes no pone en riesgo la reactivación, que va a seguir, pero sí va a poner en riesgo la fuerza de la reactivación y también complica al tipo de cambio, porque al ser la tasa más alta, la gente se coloca en pesos, vende dólares y, al venderlos, baja el tipo de cambio".

Para Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL ,“con tasas de interés alta” el dólar seguirá sin moverse “por lo menos por 3 meses”.

“Con tasas de interés altas, se logra que entren más dólares y eso presiona el precio hacia abajo”, consideró Bour. 

Y agregó: “El dólar está devaluándose con el peso un 5%, que tiene una enorme apreciación. Como esto tiene visos de seguir por lo menos 3 meses, de no moverse el dólar, va a haber poco impulso exportador en la economía”.

Este descenso previsto para el billete estadounidense se refleja en el mercado de futuros del Rofex, donde se operaron u$s487 millones, de los cuales se hizo el 50% en "roll-over" de abril a $15,34 a mayo a $15,64 con una tasa de 22,96% anual. El período más largo operado fue diciembre a $17,46.

Por su parte, el exsecretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, opinó que una tasa de 26,25% se coloca “muy por encima de lo deseable” porque no pareciera haber una coordinación entre los diversos ministerios para seguir la misma línea económico-financiera. Para el economista, el resto del Gobierno “sigue tirando manteca al techo”.

Desde mediados de noviembre, el BCRA había mantenido sin variantes una tasa de Política Monetaria del 24,75%.

Persiguiendo la meta y sus consecuencias 
En su afán por contener la inflación, un objetivo central de gestión de Mauricio Macri, el Banco Central subió el martes en 150 puntos básicos su tasa de referencia.

En un comunicado, la autoridad monetaria dio sus razones: consideró “apropiado endurecer las condiciones de liquidez a fin de asegurar que el proceso de desinflación en los meses próximos sea consistente con las metas planteadas para el año".

Por lo tanto –agregó-, "decidió aumentar su tasa" de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, en 150 puntos básicos, a 26,25%, manteniendo la amplitud del corredor sin cambios.

La entidad que conduce Sturzenegger, indicó que este nivel de tasas es compatible con el "retorno al sendero pautado", lo que promete “planchar” el dólar por un tiempo.

Obstinado en lograr las pautas que se fijó, el Central remarcó que "seguirá manteniendo un claro sesgo antiinflacionario para asegurar que el proceso de desinflación continúe hacia su objetivo de una inflación entre 12% y 17% durante 2017".

A contramano de los deseos de la Casa Rosada, las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el BCRA sugieren que en abril la inflación podría continuar en un nivel más alto que el compatible con el sendero establecido por la autoridad monetaria.

A su vez, la inflación núcleo del IPC-GBA en los últimos 9 meses ha oscilado entre 1,3% y 1,9% mensual, valores que el BCRA considera necesario reducir.

Ante la evidencia de que es muy probable que se perfore el techo que proyectó el Gobierno, Jorge Vasconcelos, director del IERAL de la Fundación Mediterránea, afirmó que la inflación de febrero a abril, en torno o por encima de 2% mensual, ha llevado a "una ampliación de la brecha entre las expectativas del mercado para 2017 (21,2%) y el techo de 17% de la meta fijada por el Banco Central". 

Esto se debe a que el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que lleva adelante el Banco Central de forma mensual de los principales pronósticos de analistas especializados, locales y extranjeros, sobre la evolución de variables seleccionadas de la economía argentina, viene informando mes a mes estimaciones cada vez más elevadas de la inflación.

De hecho, los participantes del REM revisaron al alza sus pronósticos del nivel general del IPC-GBA para 2017, ya que en el informe de marzo se estimaba que iba a ser de 20,8% y en el de abril se corrigió a la suba a 21,2%.

Esto coincidió con el dato que arrojó el Indec en referencia a la inflación de marzo, que ascendió a un 2,4%, empujada, entre otras cosas, por la suba de tarifas. 

 

 

SECCIÓN Finanzas