Tecnología
Habilitan a dos nuevas compañías a dar telefonía móvil pero la competencia no arranca
18-04-2017 Virgin Mobile y Teledifusora recibieron permiso para ser operadores móviles virtuales. Pero el proceso no avanza por resistencia de las grandes compañías
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Dos empresas más obtuvieron autorización para actuar como operadores móviles virtuales (OMV) pese a que el proceso, que debería haber comenzado en el último trimestre de 2016, aún no se puede poner en marcha por reclamos cruzados entre las empresas de telefonía móvil y el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

Este lunes, la empresa Teledifusora, propiedad de los hermanos Gabriel y Marcelo Bandiera, que presta servicios de internet y TV paga en Santiago del Estero, Salta y Rosario, recibió de parte del Enacom la luz verde para ser OMV, es decir, ofrecer servicios de telefonía móvil a partir de las redes de Movistar, Personal y Claro. Se estableció por medio de la resolución 2153/2017.

A su vez, Virgin Mobile, que quiere ingresar con esta figura en el mercado argentino desde hace al menos seis años -y aún no lo logra- también obtuvo el permiso correspondiente, según se desprende de la resolución 2137/2017 publicada, al igual que en el caso de Teledifusora, este lunes en el Boletín Oficial. Se sabía que tendría el permiso pero aún no había salido el trámite burocrático.

De esta manera, ya son tres las compañías habilitadas para ingresar en el mercado de telefonía móvil bajo esta modalidad. La primera en obtener tal permiso fue Telecentro, propiedad de Alberto Pierri. Y las que esperan conseguir también tal permiso son las cooperativas de telecomunicaciones que ven en esta posibilidad la chance de sumarse al mercado de telefonía móvil y brindar ese servicio en sus zonas de influencia.

Sin embargo, la situación no es sencilla. El proceso para avanzar con los OMV es una alternativa para ampliar la competencia en zonas o segmentos de público desatendidos -o mal atendidos- por las actuales compañías. Pero depende de las grandes operadoras por cuanto deben presentar una oferta pública de referencia a fin de que los OMV habilitados evalúen las mejores alternativas y, así, firmen sus contratos comerciales.

El año pasado, cuando las tres operadoras debían presentar su oferta de referencia, Personal pidió una prórroga con el argumento de que, al no recibir la banda de 700 mhz que se había adjudicado en diciembre de 2014, no podía cumplir con esa exigencia. Claro y Movistar sí elevaron su propuesta, pero también expresaron el malestar por no contar con esa frecuencia.

La banda adjudicada, no entregada, y sobre la que existe este cortocircuito entre empresas y Estado, es la que ya debería haber dejado libre Alberto Pierri, el dueño de Telecentro y de una licencia para ser OMV, y que hasta ahora ha venido utilizando para sus servicios de TV digital.

Sobre esa frecuencia hay interpuestas medidas judiciales. Telecentro se resiste a dejarla, y el Enacom aún no logró la manera de terminar con el conflicto. Algunas versiones señalan que la operadora de TV paga pretende cobrar una indemnización, y nadie está dispuesto a enfrentar esa situación, mucho menos cuando desde el regulador se estableció a dónde deben migrar esos servicios y en qué plazo. De hecho, las otras compañías que también ocupaban esa banda se ubicaron en donde se les indicó.

Desde el Enacom consideran inaceptable la postura de las compañías móviles para no presentar sus ofertas de referencia tal como se les exige. Sostienen que el conflicto con la banda de 700 mhz se da en el Area Metropolitana Buenos Aires (AMBA), mientras que en el resto del país esa frecuencia no sólo está entregada sino, además, operativa.

En otras palabras, desde el regulador entienden que ya es posible efectuar una oferta de referencia que dé paso a la existencia ya concreta de los OMV, básicamente en las provincias, que es donde el servicio de telefonía móvil está más resentido. En algunas zonas, mucho más que en el AMBA.

Inclusive, fuentes oficiales señalaron que ya se habrían cursado multas a las distintas compañías móviles por este incumplimiento, en torno a los $600.000. Al cierre de este artículo, y tras haber realizado las consultas a las tres operadoras, iProfesional pudo saber que Movistar presentó una segunda oferta de referencia hace unos 10 días, aunque no fue posible obtener precisiones. Ninguna de las empresas respondió en relación a las sanciones.

Por otro lado, el otorgamiento de la licencia para ser OMV a Teledifusora ocurre luego de que se conociera que la compañía presentó un amparo en Rosario para impedir que las telefónicas comiencen a dar televisión por cable a partir del 1° de enero de 2018, tal como se estableció en el decreto 1340/2016.

En esa presentación, la empresa de los Bandiera habría argumentado que esa norma habilitará a las telefónicas, a DirecTV y a Cablevisión (del Grupo Clarín) a entrar a un mercado sin contemplar la situación de las pyme, según consignó el diario Página 12.

Los Bandiera realizaron esta movida judicial solo en Rosario, donde ya compite con Cablevisión. Y porque el decreto 1340 habilita a las telefónicas a ingresar en el nuevo negocio en aquellas localidades de más de 80.000 habitantes. En las otras localidades donde opera no tendría conflicto por estar protegidas por el mismo decreto.

Lo concreto es que el proceso de mayor competencia en telefonía móvil que pretende impulsarse por el Ministerio de Comunicaciones encuentra siempre nuevos obstáculos desde el punto de vista judicial. Se trata de una movida a la que apelan muchas empresas del sector para evitar la competencia.

Al haber menos competencia, hay menos inversiones. Esto es un doble perjuicio: para el país que las necesita, y para los usuarios que siguen pagando servicios de baja calidad a precios altos. Desde las instancias judiciales se están viendo los intereses de las empresas y aún no parece, que se estuvieran analizando las consecuencias que esto provoca a nivel de los consumidores, que además pagan impuestos por esas prestaciones.

Todo esto ocurre, a su vez, cuando se espera, para estos días, la firma del contrato entre el Enacom y Nextel, con el objetivo de que la compañía de Cablevisión comience a desplegar su infraestructura de red, para lo que desembolsará u$s500 millones.

Y también sucede cuando, posiblemente durante el transcurso de esta misma semana, quede presentada formalmente la propuesta de las operadoras pyme y cooperativas de telecomunicaciones nucleadas en CATIP, CATEL, CABASE para ser Operadores Móviles de Red (OMV). Es decir, acceder a frecuencias y, así, desplegar una red propia. Las cámaras prometen invertir u$s500 millones en este proyecto que, según pudo saber iProfesional, será mirado con lupa por las autoridades regulatorias.

Habilitar mayor competencia en telecomunicaciones en la Argentina es más difícil de lo que parece.

SECCIÓN Tecnología