Actualidad

Detuvieron a un hombre condenado en 2011 por abusar de su hijastra, que seguía libre por recursos judiciales

21-04-2017 ¿Cómo es posible que las víctimas tarden tanto tiempo en obtener Justicia?", se preguntó el abogado de la víctima. El escribano había sido condenado en 2011 pero recién fue puesto bajo custodia este jueves. El caso alimenta la polémica por el "garantismo" judicial                          
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Un escribano que en 2011 había sido condenado a la pena de seis años y medio de cárcel por haber abusado sexualmente de la hija de su mujer y de una amiga de la menor, fue detenido en las últimas horas después de que se rechazara un recurso presentado ante la Corte Suprema de Justicia.

El abogado de una de las víctimas, Rafael Cúneo Libarona recordó que se trata del escribano Mariano Montes Salazar que había sido condenado en octubre de 2011 por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 2 de San Isidro.

"La denuncia se hizo el 6 septiembre de 2004 y la condena del tribunal fue el 7 de octubre de 2011. El condenado recién fue detenido ayer (por el jueves), lo que demuestra que las sentencias condenatorias se deben ejecutar sin perjuicio de las apelaciones", dijo el letrado.

Mariana Rodríguez Campos madre de la niña, hacía dos años que se había vuelto a casar y junto a su nueva pareja, Montes Salazar,  habían tenido una hija y  estaba atravesando su quinto embarazo cuando recibió a través de una madre de una compañerita de su hija la noticia de que la nena se quejaba de los toqueteos del padrastro.

De inmediato le preguntó a su hija si era verdad. “Me respondió que sí. Me puse a llorar y le dije que si era así, yo me tenía que separar. Entonces ella, automáticamente, me dijo que era mentira, que lo había dicho para que yo volviera con su papá. Yo estaba muy enamorada y lo que mejor me vino en ese momento fue creer lo segundo”, confiesa. 

Durante el juicio oral, los magistrados analizaron las pruebas aportadas contra Montes Salazar por los abusos por los que fue acusado el escribano, que ocurrieron en tres domicilios de San Isidro, entre 1992 y 1998, cuando las víctimas (su hijastra y una amiga de ésta) tenían entre 7 y 12 años.

"Los derechos de las víctimas han sido avasallados por los derechos de los imputados -dice Cúneo Libarona-. La balanza está demasiado en favor del imputado desoyendo los reclamos de la sociedad. ¿Cómo es posible que las víctimas tarden tanto tiempo en obtener Justicia mientras que el paso del tiempo es aprovechado por los victimarios".

Montes Salazar llegó al juicio en libertad. En los alegatos del debate, Cúneo Libarona y la fiscal Lida González Ozores habían solicitado su detención.

Pero, luego de escuchar a los 15 testigos que declararon en el debate y a una de las víctimas, que actualmente tiene 22 años, los magistrados decidieron condenar a Montes Salazar por dos de los abusos y lo absolvieron por el tercer hecho.

Pero a pesar de la condena el TOC N° 2, que en ese momento estaba integrado por Clarisa Morris, Luis Oscar Zapata y Lino Mirabelli, dispusieron que la pena de prisión quede en suspenso hasta que el veredicto condenatorio sea revisado por el Tribunal de Casación Penal bonaerense.

Los magistrados dispusieron la prohibición de salir del país para Montes Salazar y ordenaron que el condenado no se acerque a menos de 300 metros de las víctimas y de su grupo familiar.

El 11 de diciembre de 2012, la Sala II del Tribunal de Casación Penal bonaerense confirmó la sentencia del TOC N° 2.

Entonces, la defensa del escribano presentó un recurso extraordinario ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense, que fue rechazado por improcedente, con las firmas de los jueces Daniel Soria, Héctor Negri, Juan Carlos Hitters. Hilda Kogan, Luis Genoud, Eduardo Lázzari y Eduardo Pettigiani.

SECCIÓN Actualidad