Management
Petroleras multinacionales deciden retirar a los expatriados que tienen en Venezuela
27-04-2017 Statoil y Repsol tomaron la decisión debido a la creciente crisis política y económica, y tras un mes de protestas y disturbios con un saldo de 26 muertos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La creciente crisis política en Venezuela obligó a petroleras como la noruega Statoil y la española Repsol a reducir sus ya menguadas nóminas de empleados extranjeros en ese país.

Statoil, Repsol y Chevron están entre las petroleras extranjeras con una participación minoritaria en más de 40 empresas conjuntas con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) que surten al país con producción de crudo crucial para generar ingresos en medio de la crisis.

Venezuela, el mayor exportador de crudo de Sudamérica, está golpeada por una profunda recesión e inflación que obliga a millones de personas a saltarse comidas ante los altísimos precios y el desabastecimiento de productos básicos.

Un mes de protestas, disturbios y saqueos dejó un saldo de 26 muertos en el país, donde la oposición ha tomado las calles pidiendo elecciones, la liberación de políticos encarcelados y la autonomía del Congreso dirigido por críticos del presidente Nicolás Maduro.

Hasta el momento no hay informes de que las manifestaciones hayan afectado las operaciones en los campos petroleros, pero algunas transnacionales tienen problemas por las frecuentes barricadas en las calles y los gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas de seguridad en Caracas.

Statoil, que participa en una empresa mixta en la Faja del Orinoco, una vasta región de crudo extrapesado, retiró a cinco o seis empleados expatriados que permanecían en el país, dijeron dos fuentes. El sitio web de la firma noruega dice que tiene 30 trabajadores en el país, incluyendo personal local, aunque no especifica cuántos son venezolanos.

Algunos extranjeros que trabajan en Repsol, que tiene un 40% de participación en la empresa conjunta con PDVSA Petroquiriquire y que también participa en la Faja, abandonaron Venezuela recientemente, dijeron fuentes familiarizadas con la situación a Reuters. Repsol tiene alrededor de 10 empleados extranjeros en ese país.

Statoil dijo que está siguiendo de cerca los acontecimientos para garantizar la seguridad del personal y destacó que sus operaciones se desarrollan con normalidad. Repsol no respondió de inmediato a una solicitud de información, mientras que Chevron declinó hacer comentarios sobre cuestiones de personal y seguridad.

En tanto, la rusa Rosneft dijo que "la situación de la política interna de Venezuela no afecta las operaciones de la empresa mixta. El trabajo está siendo ejecutado según lo programado".

Chevron aconsejó el año pasado a los extranjeros que viven en Venezuela trasladarse con sus familias a otros lugares, dijeron fuentes de la compañía. Los extranjeros de Chevron, que participa en dos proyectos en la Faja, no abandonaron el país, pero la compañía sigue de cerca los saqueos para decidir si cambia su política, dijo otra fuente.

La ola de delitos en Venezuela también es un problema para el personal extranjero. Ejecutivos chinos de alto rango fueron enviados a Colombia hace aproximadamente un año por ser un blanco frecuente de secuestros, dijo una fuente a la agencia.

En tanto, los que extranjeros que permanecen en Caracas suelen estar restringidos a vivir en ciertas áreas, a veces sin permiso para salir de noche, y obligados a moverse en vehículos blindados.

 

SECCIÓN Management