Negocios
Joe Lewis, el magnate cercano a Macri, multado por incumplir inversión en Lago Escondido
04-05-2017 El empresario, famoso por poseer tierras en el sur argentino y por prestar su helicóptero al Presidente, había ganado una licitación para generar energía eléctrica. Desde abril debía estar en funcionamiento, pero alegó trabas burocráticas
Por Gastón Fenés
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Joe Lewis, el sexto hombre más rico de Gran Bretaña, defraudó a su compinche y amigo Mauricio Macri, incumpliendo un millonario compromiso de inversión -asumido por licitación pública- que prevé la puerta en marcha de una pequeña central hidroeléctrica en las cercanías a "El Bolsón".     

En su pulseada pública con los empresarios, a quienes suele reclamarles por su falta de decisión para concretar inversiones, Macri seguramente no habrá esperado que uno de los mayores traspié en ese rubro sería protagonizado por uno de sus empresarios de mayor confianza.

Lo une con Joe Lewis, su amigo de origen inglés, una relación de muchos años, surgida en el ámbito futbolero cuando el hoy presidente estaba al frente de Boca Juniors. Y Lewis, ya con una fortuna de u$s5.300 millones, también extendía sus intereses empresariales al deporte.

Este millonario todavía activo, tiene un terreno de 12 mil hectáreas que encierra e impide el acceso al público del precioso "Lago Escondido", en Río Negro.

Allí, en un verdadero paraíso patagónico, Lewis no termina de concretar un desembolso de $450 millones para la puesta en marcha de una central hidroeléctrica y las obras eléctricas para conectar con la estación transformadora de El Bolsón.

Se trata de un emprendimiento que resultó de una licitación lanzada en mayo de 2016 que lo autoriza a vender energía eléctrica por 20 años. Con esa planta, quien suele alojar en las vacaciones a Macri, debería estar inyectando electricidad al sistema desde mediados de abril.

Así se comprometió Lewis firmando un contrato en el mes de enero, luego que su proyecto resultara adjudicado en una licitación de energías renovables del Programa "RenovAr".

¿Cuál es el problema? La planta está "floja de papeles" y por eso aún no entró en producción, violando puntos centrales del contrato.

Según pudo conocer este medio, eso le valió una represalia de las autoridades: "Ya se le están cursando las multas".

Son aproximadamente u$s1.300 por día que pasa sin que la planta entre en operaciones. Pero hasta ahora, prefirió no realizar el pago, esperando algún acuerdo, "perdón" del Ministerio, o un fallo judicial que evite el desembolso.

Según explican quiénes están al tanto de los trámites administrativos, Lewis no logró conseguir todos los permisos que autorizan la habilitación comercial de una central de este tipo. Es un dato que llamó la atención, dado que el propio gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, había manifestado su apoyo a la iniciativa.

En declaraciones a los medios, el funcionario dijo que la central no tiene "ningún costo" económico para las arcas del Estado, tampoco desde el punto de vista ambiental. Por el contrario, Weretilneck valoró que "al cobrar regalías por el uso del agua, la provincia gana dinero".

Corren las multas
El Pequeño Aprovechamiento Hidroeléctrico (PAH) de Lewis resultó ganador en la primera ronda del Programa "RenovAr" que lanzó la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación, a cargo de Sebastián Kind.

Es una obra de infraestructura con 7 MW de potencia, por lo que puede abastecer a 35 mil personas.

El contrato con el Ministerio de Energía y Minería y Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA) se firmó entre el 12 y el 23 de enero, junto con otros 22 que jugaron en la compulsa de energías renovables.

Legalmente, Lewis se comprometió a inyectar energía al Sistema Interconectado Nacional (SIN) en un plazo de 80 días corridos.             

En tanto, el período de gracia venció a mediados de abril, obligando a CAMMESA a enviar los comprobantes con las sanciones económicas.

De acuerdo al pliego de condiciones de la licitación, la empresa que incumple con el contrato deberá saldar las multas "dentro de los treinta (30) días siguientes a la recepción de cada factura".

No obstante, Lewis podrá acudir a las figuras de "Caso Fortuito o Fuerza Mayor", para pelear el pago, siempre y cuando logre justificar problemas ajenos para la puesta en marcha de la central.

En última instancia, CAMMESA podrá ejecutar la garantía de 1.750.000 dólares que puso Lewis por contrato.

Caso testigo
El envío de las facturas con las sanciones se da en un contexto en que el grueso de los proyectos adjudicados en las subastas de energías renovables debe terminar de firmar los contratos.

La subasta "Ronda 1.0", que incluye 17 proyectos, en su gran mayoría están comenzando las obras para estar listos entre 2018 y 2019. Esto tranquilizó al Gobierno, porque despeja el camino al resto.

La segunda licitación, denominada Ronda 1.5, en cambio, debe en mayo concluir con la firma de los convenios de venta de energía.

Sobre algunas de estas inversiones hay dudas en el mercado de que puedan prosperar con los bajos precios ofertados. Pero cabe aclarar que hasta ahora el proceso sigue su curso normalmente. 

En este contexto, el hecho que lleguen las multas a quienes incumplen los plazos, obliga a los privados a optimizar su logística para poder respetar las cláusulas que se firmaron en los convenios. 

Desde este punto de vista, un empresario del rubro planteó que Lewis, paradójicamente, terminó ayudando al Gobierno. "Todos van a tratar de cumplir los tiempos previstos", valoró.

SECCIÓN Negocios