Management

De Mendoza a Silicon Valley: ingenieros de Eventbrite ayudan con proyectos desarrollados en EE.UU.

05-05-2017 Los desafíos que implican los procesos de co-creación de software innovador entre equipos con diferencias horaria, idiomática y cultural. Cuál es el aporte de los argentinos                                                         
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En la ciudad de Mendoza se encuentra un equipo de 40 ingenieros que trabaja para Eventbrite, la plataforma de venta de entradas e inscripciones a eventos, en conexión directa con San Francisco, EE.UU.

El desafío para armar el "team" local no fue menor para la filial argentina. Los ingenieros aquí no tenían experiencia en Python, el lenguaje en la que está construida la plataforma.

"Mendoza es fuerte en 'software factories' y abundan los programadores, pero no los ingenieros. Sin embargo, los profesionales se adaptaron muy bien a las nuevas demandas", comunicaron desde la compañía.

"Los proyectos desarrollados en Argentina se caracterizan por terminarse con velocidad, calidad superior y soluciones novedosas. El equipo fue fantástico en el aprendizaje de áreas nuevas y su impacto se observó muy pronto", comentó Pat Poels, VP de Ingeniería basado en San Francisco, EE.UU.

El equipo de Mendoza es responsable, entre otros proyectos, por la implementación de medios de pago para ampliar el negocio a varios mercados, la introducción de la gestión de impuestos en Reino Unido y la importante integración con Facebook.

Y a la hora de trabajar codo a codo con sus pares en Norteamérica, las distintas aplicaciones y herramientas disponibles como Google Hangouts y Slack son clave para asegurar la comunicación y el trabajo colaborativo con el equipo de la costa oeste.

"Los viajes a EE.UU. para reunirse personalmente con los equipos de allá, también son una herramienta poderosa que usamos mucho y que nos da excelentes resultados", señaló Diego Caliri, Director de Ingeniería basado en Mendoza, Argentina.

Poels agregó que "es increíble lo que un almuerzo compartido puede hacer hoy para mejorar la colaboración de mañana."

Trabajar de esta forma también tiene sus ventajas, y los ingenieros supieron aprovecharlas: en las mañanas de Mendoza saben que no van a tener ninguna interrupción de San Francisco entonces dedican ese tiempo a tareas que les exigen máxima concentración.

"Los recursos son intercambiables y pensamos en el equipo como un gran equipo de Ingeniería. El talento que tenemos disponible está igualmente repartido entre todas las oficinas", afirmó orgulloso Caliri.

SECCIÓN Management