Economía
Blejer, un optimista a contramano de sus colegas: "La economía va a volar en el segundo semestre"
09-05-2017 El influyente economista destaca que se está produciendo un incremento de la inversión y aconseja a Sturzenegger corregir la meta inflacionaria del 17%
Por Claudio Zlotnik
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Mario Blejer forma parte de ese selecto grupo de economistas que, cuando dan una opinión, el resto de sus colegas toma nota.

Presidente del Banco Central en pleno "incendio" de 2002, experto internacional que incursionó en entidades como el Banco de Inglaterra, Blejer se ha transformado en consultor y referente para el mercado local. Lo que suele denominarse, uno de los "gurúes" influyentes de la City.

Y, en ocasiones, la atención se acentúa, porque suele emitir opiniones que van a contramano del consenso, como deja en claro en esta entrevista.

"La economía va a volar en el segundo semestre. Va a estar mucho mejor de lo que piensa la mayoría", asegura, en diálogo con iProfesional.

"El Producto Bruto crecerá más del 3%. Incluso no debería sorprendernos que pueda acercarse al 4%", agrega.

La predicción de Blejer sorprende, ya que se da justo en momentos en que varias de las consultoras revisaron a la baja sus pronósticos de crecimiento para este año.

Miguel Bein, que compartió con Blejer la campaña presidencial de Daniel Scioli, redujo del 5% al 2,9% su proyección de expansión del PBI. E incluso acaba de advertir que será difícil complir con ese objetivo, mucho más moderado.

A continuación, el diálogo de Blejer con iProfesional.

- ¿Por qué es más optimista que sus colegas? 
- No hay que mirar el mes a mes. La manera correcta de observar la economía actual es a través de una panorámica.

Hay que prestar atención a las cosas grandes. Y lo más importante es que ha cambiado el eje del debate: ya no se discute si salimos de la recesión sino de cuánto será el crecimiento. Este es un cambio cualitativo importantísimo.

- ¿Cuáles son los hechos concretos que considera?
- En el exterior, hay mucho interés por invertir en la Argentina.

Hay ejemplos: Diageo es una de las principales fabricantes de bebidas alcohólicas en el mundo. Y va a elaborar whisky en Mendoza.

Será la primera vez en producir este producto fuera de Escocia. Es una inversión pequeña en relación a lo que necesita el país, pero lo relevante es que este es uno de los tantos casos de este tipo.

- ¿Alcanzan para volver a crecer?
- Para ser sustentable en el largo plazo, la economía necesita de grandes inversiones, como las que ahora se planean para Vaca Muerta.

Pero hasta entonces, estos emprendimientos son claves para mejorar el rumbo. En el mientras tanto, existen otros indicadores que vienen mejorando y que quizás pasen desapercibidos para muchos.

- ¿Cuáles?
- Se duplicó la carga transportada en los trenes. La cantidad de containers en los puertos se incrementó entre 30% y 40%.

Hay un incremento en el movimiento de bienes. Y eso significa una mayor actividad económica. Es indesmentible.

Por eso digo que no hay que dejarse llevar por los indicadores que salen mes a mes. Debe mirarse el conjunto.

- ¿Por qué faltan las inversiones grandes?
- Mire, los empresarios suelen ser quejosos y pesimistas en público. Pero cuando uno los encara y busca argumentos e información surge que en muchos casos existen inversiones, pero en pequeña escala.

Hay muchas decisiones para modernizar equipos o maquinarias. Tienen poca prensa pero existen y mueven la economía. Para los desembolsos más grandes habrá que esperar un poco más.

- ¿De qué dependen?
- Hay una realidad indisimulable: tanto en el mercado financiero como entre los empresarios existe la convicción de que, para invertir, debe quedar claro que el populismo es cosa del pasado.

En la práctica, eso significa que Cristina Kirchner no tenga más chances de poder en la política argentina. En el mundo empresario, hoy hay más miedo político que a otra cosa.

- ¿Más que a lo que ocurra con el dólar?
- Es que el Banco Central manda en el mercado financiero. Tiene espaldas. Habría que ser muy audaz para correrle en contra.

- ¿El dólar debería estar más arriba?
- Para mí es una falacia argumentar que el mercado le pone precio al dólar, y que el precio del billete es el fijado por la oferta y la demanda.

Creo que el Banco Central interviene con las tasas de interés, y esa política monetaria es la responsable de este precio de la divisa.

Habría que buscar maneras para elevar la cotización: podría intervenir en el mercado de futuros (aunque reconozco que Vanoli le hizo un enorme daño a esa plaza) o poniendo encajes al ingreso de "capitales golondrina".

- ¿Cree que la inflación será del 17%?
- Sturzenegger metió la pata. No leyó el manual de las "metas de inflación". Este régimen sirve para cuando hay que bajarla del 25% al 15% anual. O del 15% al 5%.

Pero no funciona ni cuando una economía viaja con una inflación del 40% ni cuando viene al 5% anual y se quiere disminuir más. 

Tampoco debe utilizarse mientras existe una fuerte corrección de precios relativos, como ocurrió acá. Debió esperar para aplicarlo.

- ¿Entonces, qué debería hacer Sturzenegger?
- Corregir las metas pronto, lo más rápido posible. No debería exponerse a una pérdida de credibilidad.

Entiendo que haya querido anclar las expectativas inflacionarias, pero ya es un logro haber reducido la inflación del 40% a cerca de la mitad.

No nos olvidemos que la suba de las tasas no son gratuitas para la actividad económica. Una lástima que haya tomado por este camino.

- ¿Está convencido de que este año será mejor de lo estiman sus colegas?
- Es así. Este Gobierno cometió un error al principio: generó falsas expectativas.

Si bien no hay que asustar a la gente, tampoco había que crear un escenario que todos sabíamos que no iba a darse.

El segundo semestre del año pasado iba a ser malo. El riesgo de este tipo de traspiés es que se pierde credibilidad, y ahora cuesta remontar la cuesta. Pero estoy convencido de que el Gobierno está haciendo bien las cosas.

- Muchos creen que el 2018 será de ajuste, ¿volveremos a un escenario de caída?
- El ajuste del gasto sólo podría llevarse a cabo en un escenario de crecimiento.

Yo me conformaría con que el gasto público se mantenga en términos nominales. Acá la clave es tener un crecimiento sostenido; no cíclico.

Lo importante es que la economía crezca y la clave para eso está en la inversión. Paciencia.

 

SECCIÓN Economía