Economía
Por despidos, trabajadores bloquearon la planta de La Campagnola
12-05-2017 Desde el gremio aseguraron que la empresa está automatizando procesos y prescindiendo de empleados. La paritaria está estancada
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Cubiertas encendidas, bombos y carteles como “Basta de despidos” y “No se lleven más maquinaria”, dibujaban la postal en la que se inserta el conflicto entre la fábrica mnedocina de conservas La Campagnola, del grupo Arcor, y el sindicato de la actividad.

Es que los representantes gremiales señalan a la compañía de llevar adelante un plan sistemático de reducción de personal, recorte de temporarios y un programa de automatización de la planta para ajustar el plantel actual, de 103 trabajadores estables.

Como medida de protesta, STIA (Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación) filial San Martín bloqueó ayer, de 6 a 18, el centro de distribución de la firma para impedir el movimiento de camiones, y prevé repetir la medida hoy, aunque supeditada a la intervención del Ministerio de Trabajo.

“Esta medida de fuerza es por aumento salarial y para defender las fuentes de trabajo. De 250 empleados efectivos que la empresa tenía hace un par de años hoy quedan 103; la gente se ha ido por despidos y retiros voluntarios, en menor medida jubilaciones, sin haber sido remplazados. Nuestro temor es que la tecnificación de la empresa siga haciendo que cada vez haya menos empleados”, dijo Antonio Moyano, secretario gremial.

Lo cierto es que de una producción que promediaba 13 millones de latas de durazno, el principal producto de la planta, este año La Campagnola completó sólo 7 millones. Según las estimaciones extraoficiales, también habría caído la producción de jardinera (mix de verduras), y el cóctel de frutas, dejando un saldo de 200.000 latas.

En ese contexto, había un compromiso entre empresa y gremio que se rompió: asegurar trabajo a unos 300 operarios temporales al menos hasta el 31 de mayo. La mayoría de ellos discontinuó tareas a fines de abril cuando se apagaron las líneas de fraccionado.

De eso da testimonio Sergio Quiroga, padre de 9 niños, quien asegura que la decisión lo tomó por sorpresa. “Estoy desde 2004 y nunca te notifican. Sólo dicen mañana no vengas”, afirmó. 

Por su parte, Carlos Acosta, también del gremio, consignó una reducción de líneas de producción.

“Hoy la planta sólo produce duraznos y granos, cuando años atrás hacía tomate, mermelada, mayonesa. Arcor compró la marca y se llevó la mayor parte de la producción a otras provincias, como Córdoba y San Luis”, sostuvo.

Ante un requerimiento del gobierno mendocino, la empresa negó que su intención sea achicar el plan de producción en la provincia. Por el contrario, reafirmó que habrá más inversiones, aunque sin detallarlas pese a que, para STIA, arranca con $50 millones para automatizar la línea de granos .

La cúpula de La Campagnola se esforzó por circunscribir la protesta en el ámbito de una paritaria tensa, que lleva 5 reuniones entrampada en una oferta del 18% y una pretensión gremial de 30% de aumento.

De hecho, la protesta en San Martín coincide con un plan de acción que dejó librada, a cada región, a la huelga o paros rotativos cada 2 horas.

“Las protestas se enmarcan en la negociación paritaria que está llevando adelante el sindicato a nivel nacional y para todas las industrias de la alimentación”, deslizaron a Los Andes fuentes de Arcor desde Córdoba, aunque evitaron hacer hincapié en la situación puntual de La Campagnola en Mendoza.

Son rumores, no hechos reales”, acotaron sobre el mentado recorte y la denuncia de vaciamiento. E incluso de la automatización de granos a partir de agosto, con lo cual el plantel del área bajaría de 30 a 10 personas.

Mayo empezó con cambios a nivel jerárquico en la empresa ubicada en el Este mendocino: Miriam Casas asumió la gerencia Mendoza en remplazo de Diego Rodríguez, con lo cual ya pasaron cuatro responsables en poco más de una década, desde que Arcor desembarcó en Mendoza.

Desde el Gobierno mendocino, en tanto, se mantienen expectantes a la evolución del conflicto, al menos luego de que se cierre la paritaria salarial 2017. Es que La Campagnola ya le anticipó que ampliará la elaboración de tomate.

Según el subsecretario de Industria de Mendoza, Guillermo Cruz, “es una empresa activa pero vamos a monitorear la situación y en la medida que el conflicto derive en alguna crisis que impacte en las fuentes de trabajo, veremos. Hasta ahora no hay denuncia formal”.

SECCIÓN Economía