Negocios

El Gobierno negó haber intervenido en el conflicto por OCA

15-05-2017 El secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman, aclaró que la intervención de la Gendarmería para permitir el reingreso de su propietario, el empresario Patricio Farcuh, a la planta de OCA, obedeció a una decisión judicial y no a una medida política impulsada por el Gobierno 
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman, aclaró que la intervención de la Gendarmería para permitir el reingreso de su propietario, el empresario Patricio Farcuh, a la planta de OCA, tomada por sus trabajadores desde noviembre último, obedeció a una decisión judicial y no a una medida política impulsada por el Gobierno.

"La decisión es de la Justicia, la decisión del Gobierno es tener un país que viva dentro de la ley", explicó Milman.

En ese sentido, el funcionario justificó la medida adoptada por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi. "Nosotros creemos que se debe cumplir la ley y que un sindicato no puede tomar una empresa eternamente", aseguró.

El operativo se realizó en la mañana de anteayer y en el ingreso de Farcuh participaron más de 100 gendarmes, quienes rodearon la manzana ubicada en la calle La Rioja al 300 ante la atenta mirada de los empleados de OCA que mantienen tomada la planta.

Sobre la importante participación de efectivos de seguridad, Milman la justificó en la falta de información sobre la magnitud de la ocupación. "Fue más gente por no saber cuántos había adentro", aseguró el secretario de Estado.

Consutado sobre la crítica situación que atraviesa la empresa, con varios meses de atraso en el pago de sueldos y con deudas fiscales, Milman sostuvo que la evaluación de Farcuh deberá hacerla el Poder Judicial.

"Si el dueño es un farsante, esto es un tema de la Justicia. Nosotros no evaluamos, nos somos jueces. Sí decidimos que nadie puede decidir por sí sólo qué hacer".

El operativo de Gendarmería fue motivo de críticas por parte del gremio de Camioneros, que conduce Hugo Moyano, que responsabilizó al Gobierno por la suerte de los 7.500 trabajadores de la empresa y de los más de 5.000 tercerizados.

"El destino de nosotros depende de los que toman las decisiones de defender a un ladrón, que vació la empresa, con semejante despliegue", se quejó en la puerta del edificio Fabio Salvatierra, delegado de OCA y hombre ligado a Moyano. Según versiones, el líder camionero pretendería asumir el control de la firma.

SECCIÓN Negocios