Autos iPro

El mayor fabricante global de autos eléctricos fabricará colectivos en el país y evalúa sumar más modelos

16-05-2017 Con una inversión de u$s100 millones, BYD, a través de CTS, anunció que construirá una planta para fabricar buses pero no descarta sumar otros productos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

BYD, el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo, se convertirá en la nueva terminal automotriz argentina, la tercera empresa que recibe la autorización en la era Macri, después de Rallitor y Zanella.

Para operar en el país, BYD cuenta con la filial local CTS, junto a quien en 2011 ya habían firmado un memorandum de entendimiento con el "kirchnerismo" a fin de poder concretar su desembarco

Ahora, la compañía de origen chino recibió la confirmación a través de un decreto firmado por el Ejecutivo, al tiempo que se comprometió a poner en marcha la planta a comienzos de 2019.

En diálogo con iProfesional, Issac Atties, vocero de CTS, explicó que la inversión que tienen pensada para una primera etapa es de u$s100 millones, para producir un total de 300 buses anuales. Luego, irán incrementando la fabricación de acuerdo a los resultados en el mercado.

Dentro de los planes de expansión internacional de BYD, la Argentina era uno de los objetivos para convertirse en base productiva y una posible base exportadora para la región.

En este sentido, la empresa también cuenta con una fábrica de autobuses en Brasil, la cual produce para el mercado interno, pero no descartan que con el tiempo comience la complementación entre ambas plantas como hacen otras marcas del sector.

En cuanto a los productos que van a comercializar, BYD es especialista en buses eléctricos, pero fabrica además otros modelos que en un futuro podrían producirse o importarse para vender en el país.

La primera etapa del plan contempla la producción de buses de 12 metros de largo con 300 kilómetros de autonomía, pensados para el transporte urbano. Luego se sumarán más versiones, entre ellas un modelo partido para el Metrobus y otro más corto para menos pasajeros.

Además de apuntar a brindar soluciones al transporte público, la marca buscará competir directamente con otros fabricantes que proveen buses a las empresas privadas.

En cuanto a la integración local que tendrán los vehículos, Attie explicó que buscarán estar a tono con el porcentaje que se maneja en la industria local, que no supera el 60%, pero irán mejorando con el tiempo.

"Al principio se integrara menor porcentaje y luego se irá ampliando a los mismos términos de la industria en general. Deberíamos llegar al integrar 60% de integración local", comentó.

Luego agregó que la mayoría de los autobuses y sus partes se producen en la Argentina, donde hay un amplio número de proveedores para el segmento, mientras que los motores y batería, por ahora, serán importados.

SECCIÓN Autos iPro