Economía
Sturzenegger ratificó la pauta de inflación del 17%: "Metas que se cambian no son metas"
17-05-2017 El presidente del Banco Central confirmó este miércoles el objetivo inflacionario de la institución. Su firmeza se contrapone a la relativización de las metas que recientemente hicieron funcionarios del gabinete económico                          
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, ratificó este miércoles el objetivo de 17% de inflación para todo el año, en tanto confirmó la vigencia del esquema de metas para la política monetaria.

"Metas que se cambian no son metas", sentenció Sturzenegger al rechazar versiones respecto del abandono del objetivo por parte del gobierno.

Las declaraciones de Sturzenegger surgen luego de que otros funcionarios del ámbito económico relativizaran el cumplimiento de los objetivos del Central y pusieran más énfasis sobre la tendencia que llevará a la reducción de la inflación antes que el número exacto. 

El banquero central sostuvo que en julio la inflación se ubicará en 21% interanual y que "nos queda llevarla a entre 12 y 17 en diciembre".

"El año que viene vamos a estar trabajando en el 10%, pero para ello la inflación a fin de año tiene que estar en 1% (mensual) o por debajo", enfatizó Sturzenegger en una conferencia de prensa.

De ese modo, el titular del máximo organismo regulador financiero indicó que la meta del año próximo estaría dos puntos porcentuales debajo del límite máximo del rango de entre 8 y 12% anunciado el año pasado.

Cepo y bancos beneficiados
Sturzenegger también habló sobre el pasado del sistema bancario argentino y sostuvo que "el cepo favoreció la rentabilidad" de las entidades financieras, mientras evaluó que el rendimiento de los bancos "creció menos que la inflación en 2016".

"Los cuatro años del cepo fueron años en los que las ganancias del sector financiero subían muy por encima de la inflación. Fueron buenos años para el sector financiero", señaló.

Al presentar esta tarde el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) correspondiente a mayo último, señaló que el cepo "es atrapar al depositante, es decirle 'tu dinero tiene que estar acá', por lo cual no se ven obligadas a retribuir a ese depositante".

"Hubo una caída significativa de la rentabilidad del sector financiero porque tuvo que pagarle al depositante", subrayó Sturzenegger y señaló que "la rentabilidad de los bancos creció menos que la inflación en 2016".

Además, puntualizó: "Hubo un cambio muy significativo de un sector financiero que ´la tenía bastante fácil´ a un mercado que tiene que salir a competir en la captación de depósitos".

"El camino correcto es retribuir al depositante", evaluó el funcionario.

Un gabinete con dudas
El fundamentalismo de Sturzenegger con respecto a las metas queda un poco a contramano de recientes declaraciones de otros miembros relevantes del gabinete económico nacional.

La semana pasada, bajo la apariencia de un mensaje de apoyo a la tarea del Banco Central en la estrategia anti-inflacionaria, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, deslizó que la inflación de este año superará el 17% anual, con lo cual se quebraría la previsión que aún mantiene el BCRA.

"En el cuarto trimestre la inflación debería estar en niveles cercanos al 1% mensual”, dijo Dujovne a periodistas, tras un acto en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. 

“Sería un cambio notable para la Argentina: niveles de inflación de ese tipo no se ven hace más de 10 años", agregó.

Los dichos del Ministro evidencian una dualidad: al mismo tiempo que marca un respaldo público a la labor de su colega Sturzenegger pone en duda el cumplimiento de la pauta del 17% que, como máximo, tolera el Central como inflación para este año.

La cuenta es sencilla: aún cuando, en el mejor de los casos, la inflación mensual descendiera al 1% mensual de acá hasta diciembre -quedan ocho meses- totalizaría en el año un 18%. Un punto por arriba de la meta oficial.

En el Palacio de Hacienda suponen que ni siquiera se podrá llegar a ese escalón. En estricto off the record, en el equipo económico mencionan una banda para este 2017 de entre 20% y 22%.

Aun así, le dan el apoyo político al banquero central. Funcionarios consultados por iProfesional dijeron que “es importante que, por ahora, Sturzenegger se plante en el pronóstico del 17%. Si llega a relajar justo ahora, con una suba de los precios más caliente de lo esperado, es muy probable que el mercado corrija dos o tres puntos por encima de lo que ya miden”.

Por ahora, el REM -la encuesta que realiza el BCRA entre medio centenar de consultoras- marca una inflación esperada en torno al 21% para este año.

 

SECCIÓN Economía