Impuestos

Argentina firma esta semana un convenio mundial para evitar la doble tributación

05-06-2017 El acuerdo marco global será el primero de su tipo y contendrá una redacción “base” de distintas cláusulas, de forma que cuando dos países necesiten renegociar sus contratos lo puedan hacer de forma más automática, sin necesidad de sostener rondas bilaterales de negociación 
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Gobierno argentino firmará esta semana junto a una centena de países el tratado multilateral para evitar la doble tributación más importante de la historia.

La rúbrica será en el marco de una iniciativa de la OCDE que significará la agilización de la renegocación de este tipo de convenios bilaterales, pero con la ayuda de un tratado marco internacional que agilizará esos trámites. Argentina firmará en breve un nuevo convenio con Alemania y buscará renegociar los firmados anteriormente con el nuevo sello de la OCDE.

La firma tiene fecha para el miércoles de esta semana y participarán no sólo los miembros plenos de la organización sino países que tienen sus membresías en trámite o que ponen su firma en otros tipos de acuerdo de la organización.

Según afirmó el subsecretario de Ingresos Públicos Andrés Edelstein, “se va a firmar un instrumento multilateral, donde a muchos países adherir a este convenio les va a permitir negociar los tratos de una manera más ágil”.

Las declaraciones se dieron en el marco del 9 Encuentro Regional Latinoamericano de Derecho Tributario, que tuvo lugar en Buenos Aires la semana pasada organizada por la International Fiscal Association.

El acuerdo marco global será el primero de su tipo y contendrá una redacción “base” de distintas cláusulas, de forma que cuando dos países necesiten renegociar sus contratos lo puedan hacer de forma más automática, sin necesidad de sostener rondas bilaterales de negociación. Los países firmantes el miércoles podrán explicitar con qué naciones buscan renegociar sus tratados.

De acuerdo a la curiosa definición de una fuente oficial consultada, se trata de una suerte de “Tinder” de la doble imposición: como esa aplicación utilizada para buscar pareja, los países indicarán con qué gobiernos quieren buscar nuevos acuerdos y estos podrán “matchear” esa solicitud.

“Los que se firmaron con Brasil y Chile ya tienen las cláusulas nuevas. Con Alemania todavía estamos negociando. Como son convenios viejos, lo que le falta son ciertas cláusulas sobre todo antiabuso. Todos los convenios nuevos que Argentina viene suscribiendo ya cuentan con estas mejores prácticas y los que están firmados hace tiempo la idea es renegociarlos”, comentaron a Bae Económico desde el Palacio de Hacienda.

Algunos de los países con los que hay acuerdos vigentes son Australia, Austria, Bélgica, Bolivia, Canadá, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Rusia, Suecia y Suiza. En el corto plazo, además, se firmarán un nuevo acuerdo con Alemania, cuyo último tratado bilateral con Argentina fue firmado en el 2000.

La negociación con este país se dará en el marco de la visita de la canciller Angela Merkel, que llegará a Buenos Aires el jueves. Con los Estados Unidos, en tanto, el comienzo de una negociación todavía está en trámite, por lo que llegado el caso se hará ya con el respaldo del tratado marco de la OCDE.

La organización viene trabajando en lo que llamó la “Acción 6” para “impedir la utilización abusiva de convenios fiscales”. “Las actuales normas impositivas internacionales fueron confeccionadas para evitar tal situación (la doble tributación). Sin embargo, estas mismas normas han facilitado, en algunos casos, el caso contrario, por ejemplo, la doble no imposición.

A su vez, la interacción entre los sistemas impositivos nacionales puede provocar resquicios o lagunas que impiden la imposición de beneficios en una ubicación específica”, explicó la OCDE en un documento.

De acuerdo al organismo, se estima la presencia de BEPS (erosión de la base imponible y al traslado de beneficios) en un 4% y 10% de la recaudación del impuesto sobre sociedades, lo que supone alrededor de entre 100 y 240.000 millones de dólares anuales”. Según la OCDE, los más afectados son los países en desarrollo, que tienen una mayor dependencia de la renta de sociedades multinacionales.

 

SECCIÓN Impuestos