Management

Confirmado: empleados que se divierten, rinden más y mejor en sus trabajos

12-06-2017 El disfrute se convierte en motor de la producción en medida en que el concepto de "fichar" en la oficina y cumplir horarios se vuelve algo retrógrado
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Cada vez más empresas locales adoptan una metodología de trabajo que, al fomentar el bienestar y la camaradería entre los empleados, mejora la creatividad y la producción, además de potenciar la comunicación entre las áreas.

Metegol, videojuegos y arquitectura de espacios abiertos son algunas de las iniciativas que ganan adeptos entre las empresas argentinas que se suben a esa tendencia.

Una reciente encuesta mostró que ocho de cada diez argentinos considera que mejoraría su rendimiento laboral si contara con áreas de esparcimiento en el trabajo.

Y está probado que estos espacios de "desconexión" mejoran la creatividad y el rendimiento de los empleados, pero también potencia la comunicación entre las áreas.

Carolina Borracchia, CEO de Combo Employer Branding, analizó que de un tiempo a esta parte "ya no se concibe el modelo en el que las personas eran prácticamente 'robots' y en sus trabajos todo se circunscribía a lo laboral; hoy todo está más mezclado".

En ese sentido, diferenció que "antes se entendía que si disfrutabas no producías y hoy el disfrute se ve como un motor para poder producir".

"El lugar de trabajo es donde más horas del día pasamos mientras no descansamos. Esas horas deben ser parte de nuestra vida, no estar por fuera de ella", sostuvo Juan Pablo Cerva Fris, manager de Recursos Humanos de Eventbrite.

Esa compañía de venta de entradas a eventos por Internet amplió recientemente sus oficinas con múltiples espacios de esparcimiento: una chopera, videojuegos, "open desks", zona de relax con puffs, metegol, ping pong, expendedora de alimentos y bebidas, y una sala de lactancia lista para ser inaugurada este año.

El ping pong es el más requerido luego del almuerzo y el metegol es el más concurrido por la tarde, cuando más de uno se acerca para jugar tomando una cerveza.

"Este tipo de espacios son muy valorados porque las tareas que realizamos requieren alta concentración y desgaste mental, entonces estos 'pequeños escapes' son esenciales para mantener un alto rendimiento", destacó el manager de un equipo de Ingeniería.

Estos espacios además ayudan a que la comunicación entre los empleados sea más fluida, fortaleciendo el espíritu colaborativo.

"El hecho de poder contarle a otra persona lo que estás haciendo, alguna inquietud o problemática significa mucho, y si a eso le agregamos que en la mayoría de los casos surgen ideas, soluciones o consejos, el proyecto en el que está trabajando solo una persona se transforma en algo colaborativo, se hace sumamente rico", agregó.

"Hoy es retrógrado el concepto de 'fichar'; está comprobado que las pausas y los horarios flexibles son tan necesarios como los momentos de esparcimiento y socialización", insistió Borracchia.

Otra de las tendencias es la arquitectura de espacios abiertos, cada vez más común en las multinacionales, donde no hay paredes ni oficinas que hagan manifiestas las jerarquías.

"No hay puertas que golpear, permisos que pedir ni protocolos de generación de reuniones. Si necesitás hablar con alguien, sólo te levantás de la silla y te acercás a esa persona. La cultura de ayuda mutua y disponibilidad constante es muy fuerte y eso hace que la productividad de los equipos mejore radicalmente", dijo a Infobae la CEO de Combo Employer Branding.

SECCIÓN Management