Marketing
Chau al híper: los súper chinos son el principal canal de venta de vinos
12-06-2017 Los autoservicios retienen un 46,1% de share, frente a los hipermercados que atienden al 20,9%. Los almacenes detentan un 15,7% y las vinerías 1,5%
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los autoservicios chinos comenzaron hace unos años a ofrecer etiquetas a precios imbatibles que llegan a ser hasta un 50% más bajos que en otros canales de venta.

De esa forma, lograron convertirse en el principal canal de venta de vinos de Argentina.

Hoy, los autoservicios retienen un 46,1% de share, frente a los hipermercados y supermercados que suman 20,9%. Por su parte, los almacenes detentan un 15,7% y las vinerías 1,5%, según datos de abril de Kantar Worldpanel.

La principal razón para lograr esos precios es que los propietarios de supermercados asiáticos hacen compras grupales y pagan de contado y esto les permite conseguir precios ultracompetitivos.

En el mercado aseguran que otra razón es que las bodegas, para poder tener presencia en las cartas de los principales restaurantes, deben hacer acuerdos especiales y dar vino a muy bajo costo o directamente gratis.

Algunas botellas que los locales gastronómicos no utilizan, las revenden a precios bajos y todo indica que los compradores son los dueños de autoservicios chinos.

Por otro lado, algunas cadenas de hipermercados hacen mayores remarcaciones de precios que el promedio. Encima, el sector vitivinícola pasa por uno de sus peores momentos, enfrenta una caída en el consumo a lo que se suma que las últimas cosechas han sido de las más bajas de los últimos cincuenta años.

En ese contexto, un comprador de contado, que paga antes de recibir los pedidos es más que bienvenido.

Los chinos saben elegir el producto anzuelo que abaratan para ganar clientes. En Argentina, cinco de cada diez personas consumen la bebida habitualmente, esto representa 14,6 millones de argentinos mayores. De los bebedores, ocho de cada diez consumidores dicen tomar vino en el hogar.

Mientras un Alamos Malbec cuesta $160 en los chinos, cotiza a $193 en Jumbo y $ 212 en una vinoteca.

Un Emilia Malbec en vale $98 en el súper asiático, mientras en Jumbo y en las vinotecas cotiza exactamente un 50% más, ya que sale a la venta a $149.

Un Benjamín Nieto Malbec en un supermercado chino cuesta $68 y en el hipermercado $114.

Pero los descuentos no son privativos de la gama media. Un Rutini Malbec Cabernet cuesta $290 en un chino y hasta $390 en los otros canales.

Un Trumpeter Malbec ronda los $180 en un autoservicio y sube a $222 si se lo encuentra en una vinoteca y en la selecta bodega de Jumbo llega a los $231.

Los catadores de vinos justifican la diferencia de precios y argumentan que "no se puede comparar la forma en la que se conservan los vinos en una vinoteca, en relación a un autoservicio chino", asegura BAE.

La realidad es que los minoristas intentan sobrevivir en un contexto donde el consumo de vino se desploma y registra la peor caída en más de dos décadas.

SECCIÓN Marketing