Energías Limpias

Biodiesel: Pymes prevén más inversiones tras mejora en el clima de negocios

13-06-2017 Desde Cepreb, entidad que nuclea a cerca de 30 plantas pequeñas y medianas, afirmaron que la mayor previsibilidad hace posible efectuar nuevos desembolsos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Las pequeñas y medianas empresas dedicadas a proveer con biodiesel a las petroleras para realizar el corte con gasoil para el mercado nacional están atravesando un momento positivo. 

Así lo ratificaron referentes de esta industria, representada por la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (CEPREB), que nuclea a unas 30 plantas que emplean a más de 3.000 personas y son responsables de generar un efecto derrame sobre diferentes economías regionales

En diálogo con iProfesional, Alejandro Abad, presidente de la entidad, afirmó que "hacía mucho tiempo que no teníamos más de seis meses con tanta estabilidad. Desde fines del año pasado y en todo lo que va de 2017 estamos operando en un entorno muy propicio y sin disrupciones para la actividad". 

El directivo hizo foco en un punto clave: el Ministerio de Energía viene publicando, en tiempo y forma, la fórmula que fija los precios regulados para el biodiesel

La aplicación de dicha fórmula es un aspecto clave para la actividad, dado que contempla variables clave como el costo del aceite de soja; el de otras materias primas, como el metanol y suma además otros ítems, como variaciones en mano de obra y hasta contempla el retorno de capital. 

"Veníamos de un momento complicado. Con el objetivo de mantener pisados los precios de los combustibles, hubo períodos en los que no se aplicó la fórmula. Hubo años complicados, porque cuando se combinó con un salto del precio del aceite de soja, nuestro principal insumo, llevó a que operáramos sin rentabilidad, lo que nos obligó a parar plantas durante varias semanas", afirmó Tomás Lorda, vicepresidente de CEPREB. 

Sin embargo, al igual que Abad, Lorda coincide en señalar que "este 2017 venimos trabajando mucho mejor que en los últimos siete años. Es la primera vez que no tenemos que parar por falta de previsibilidad". 

Lorda fue más allá y celebró el hecho de que "se continuó respetando la asignación de cupos, dando prioridad al sector Pyme". 

Planeando inversiones 
En este contexto, Abad afirmó que la estabilidad y el buen diálogo con el Gobierno son "factores muy positivos", porque nos permiten enfocarnos en aspectos claves del proceso productivo, como mejorar la productividad". 

En este sentido, no dudó al afirmar que "seguramente estaremos viendo interesantes inversiones en el sector en los próximos meses para el aprovechamiento de subproductos, como glicerina, y para mejorar la eficiencia y reducir mermas".

"De la mano de esta mayor estabilidad, estamos hablando constantemente con empresas del sector que están analizando la manera de ser más eficientes. Y eso requiere de nuevas inversiones", apuntó el directivo. 

Para los referentes de CEPREB, el hecho de que el Gobierno respete la fórmula de fijación de precios es clave, porque, al aplicarse correctamente, esto permite mitigar cualquier variable, como la suba de costos, modificaciones en el tipo de cambio o variaciones en el precio de las materias primas.

Frente a esto, Abad afirmó que "si miramos hacia lo que resta de 2017, nadie en el sector está pronosticando ningún cambio. Todo indica que este segundo semestre será tan positivo como el primero, porque ha habido un respeto hacia la aplicación de la fórmula y no hubo ningún cortocircuito con las autoridades". 

A su turno, Lorda destacó que "somos un sector de la industria que necesitamos al Estado como garante en el cumplimiento del sistema". 

"Básicamente porque estamos en el medio de dos rubros muy fuertes: somos proveedores del sector petrolero y nuestro proveedor es el aceitero. Somos un eslabón pequeño y necesitamos del Estado para que todas las Pymes que operan en esta rama de actividad y dan trabajo puedan seguir trabajando con normalidad", apuntó. 

Los beneficios del biodiesel
Cabe destacar que las ventas al mercado interno están reguladas por la Ley 26.093, que recientemente cumplió una década, y que fue clave para impulsar la producción de este biocombustible renovable y amigable con el medio ambiente. 

En un comienzo, el corte de gasoil con biodiesel era de un 5%. Pero, a partir de 2014, dicha proporción pasó a ser del doble, lo que terminó acelerando proyectos de inversión y, consecuentemente, favoreció a un incremento en los niveles de producción.

En este contexto, los expertos, destacan los numerosos beneficios de este biocombustible: 

-Complementación para la cadena sojera: desde la industria señalan un aspecto clave y es que, para generar biodiesel a partir de la soja, se utiliza una pequeña fracción del poroto, que es el aceite resultante. 

Dependiendo del método de extracción, de cada tonelada de soja se extrae tan sólo entre un 12% y un 18% de aceite, que es el principal insumo que utilizan las plantas para elaborar este biocombustible. 

Más del 80% restante que queda es harina. Es decir, un alimento de altísimo contenido proteico, que sirve tanto como alimento de manera directa, como indirecta, convirtiendo ese derivado en proteína animal.  

Por eso, desde CEPREB plantean que, cuanta más energía a partir de los granos se produzca y se consuma, más alimento se estará generando en la Argentina. 

-Amigable con el medioambiente: desde el año 2008 se despecharon para la realización del corte obligatorio unas 5,7 millones de toneladas de biodiesel en el país. 

En base a un complejo estudio realizado por la Unión Brasileña de Biodiesel y Bioqueroseno (UBRABIO), se llegó a la conclusión de que, en ese mismo lapso, se evitó la emisión de 10 millones de toneladas de C02 a la atmósfera. 

Esto equivaldría al mismo efecto que tendrían en el medioambiente unos 73,2 millones de árboles plantados en una superficie que equivaldría unas doce veces al área que ocupa la Ciudad de Buenos Aires.

-Impacto positivo en las economías regionales: las empresas nucleadas en CEPREB cuentan con plantas ubicadas en provincia de Buenos Aires, Santiago del Estero, Entre Ríos, San Luis, Neuquén, Santa Fe y La Pampa. 

La producción Pyme impacta de forma directa e indirecta en la generación de 3.500 puestos de trabajo. Lo que implica que en la práctica el sector no sólo contrata de forma directa, sino que a su vez fomenta toda la cadena productiva, generando valor agregado en origen. 

Cada planta de biodiesel no sólo necesita técnicos y operarios. También demanda servicios logísticos e informáticos y de la industria metalmecánica, por nombrar algunos rubros.

SECCIÓN Energías Limpias