Actualidad
"Te creí y me fallaste", le escribió a Macri y el Presidente lo llamó
18-06-2017 El mandatario mantuvo una conversación telefónica con un trabajador que se quejó por el país; reconoció que a mucha gente le cuesta llegar a fin de mes
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente Mauricio Macri mantuvo una charla telefónica durante casi 10 minutos con un hombre que le envió una carta, decepcionado por la difícil situación económica que atraviesa el país.

"Te creí y creo que me fallaste"; "te pido que me ayudes a entender que si se puede, por qué hoy no puedo", son algunas de las frases que escribió Sergio, un trabajador de 47 años con tres hijos adolescentes.

Durante la charla telefónica, el Presidente admitió que a la población "le cuesta entre un 5 y 10% más llegar a fin de mes, porque ahora se pagan cosas que antes no se pagaban" y sostuvo que lo "desespera" que "los que hicieron" las "cagadas" y "se robaron el país" en el gobierno kirchnerista "sigan caminando por las calles".

Además, Macri cuestionó que "hay una cantidad de empresarios vivos que cada vez que hay 2 de inflación, te enchufan 4, por las dudas te enchufan 8".

El jefe de Estado también le reclamó a los jueces que "tienen que decir a los argentinos quiénes de los que se fueron, robaron, porque hay un montón de denuncias", por lo cual criticó que hay magistrados que "dan vuelta", ya que pasó "un año y medio y no empezó el juicio oral de ninguno", menciona La Gaceta.

En su cuenta oficial de la red social Facebook, el primer mandatario publicó esa charla, en la que diálogo sobre el consumo de los argentinos e instó a los "empresarios y gremios a que trabajen juntos para que las cosas se produzcan por menor valor".

"En ese corto plazo lo que fuimos haciendo fue sacar la mugre debajo de la alfombra, nos enteramos que nos habíamos gastado todas las reservas de energía para darla gratis, y ahora no teníamos energía, y hay que aumentar todos los servicios alrededor de la energía, el gas, el transporte", recalcó Macri.

Durante la conversación con el hombre, el Presidente agregó: "me voy a dormir con una angustia, hay otros que no tienen laburo, que esto tarda en moverse y arrancar. Otra cosas que me desespera es que los que hicieron todas estas cagadas, que encima se robaron el país, como tenemos jueces como lo que tenemos, los tipos siguen caminando por la calle".

Luego añadió: "he tratado de dar el ejemplo. Desde que arranqué como presidente estos tipos (por dirigentes del kirchnerismo) me han llenado de denuncias que son un invento más grande que la otra".

"En vez de decir que esto está mal, lo que hice es llevar los papelitos ante los fiscales para que ellos investiguen. Más allá de que sea presidente me tienen que investigar cuando la denuncia se hace, que es ahora, no cuando yo deje de ser presidente", puntualizó.

Macri reclamó: "nos tiene que decir a los argentinos quiénes de los que se fueron, robaron, porque hay un montón de denuncias, Que nos digan si es verdad o mentira, y no que haya que esperar 10 años, los jueces dan vuelta, hace un año y medio que no empezó el juicio oral de ninguno. A mí me da bronca, porque no hay nada peor que la impunidad".

Con relación al consumo, Macri reconoció que "los supermercados bajaron (en las ventas) y subieron mucho los mayoristas". Volvió a explicar que el "sistema está cerrado", y enfatizó que "uno quiere cuidar el empleo de los argentinos", pero analizó que "el precio del mercado local vale el doble que el del chileno".

"La gente agarra su autito y cruza la frontera, y los que más pueden van a Miami y vienen con 14 valijas", comentó el jefe de Estado. Finalmente, abogó por el "camino de lograr el cambio cultural, para que vuelva la cultura del trabajo".

La carta completa de Sergio
"Buenos días. Prefiero escribir esta carta en un encuadre más informal, espero no molestarlo ni faltar el respeto a su investidura presidencial. Mi nombre es Sergio, tengo 47 años, casado hace 21 años y con 3 hijos adolescentes. Cuando te presentaste como candidato te creí, dijimos con Paula, por fin alguien que no viene de la política, por fin alguien más parecido a nosotros...

Le transmití a Guadalupe, mi hija mayor, nuestra esperanza. Y ahí fuimos todos a votarte. Cuando ganaste salimos los 5 a festejar, felices, creíamos en el cambio. Somos una familia de clase media, no venimos de ninguna familia con altos recursos, todos profesionales, todos trabajadores...

Formamos esta familia y siempre le dimos para adelante, viendo como muchos amigos se enriquecían rápido defendiendo un modelo, al principio nunca entendimos por qué... después con el correr de los años nos dimos cuenta... 

Nunca pudimos acceder a un crédito hipotecario, hasta el día de hoy alquilamos nuestra casa. Nos costó mucho tener el auto que tenemos hoy, seguimos con nuestro autito modelo 2003 porque es nuestra herramienta de trabajo, pero no podemos cambiarlo.

Siempre tuvimos que invertir en educación privada para nuestros hijos, es lo único que entendimos que les podemos dejar, el resto dependerá de ellos. Desde siempre los mandamos a un colegio privado con subvención del Estado, si no hubiese sido imposible afrontar el costo de un colegio sin subvención y tampoco podría brindarle la educación pública lo que queríamos para ellos.

Desde el día que ganaste vi que había una esperanza, que debíamos apostar a este cambio que con tanto entusiasmo nos transmitías, era la única manera de salir adelante.

Pero hoy me pasa algo distinto. Me pregunto... ¿Hay un cambio? Antes podía contestarles a todos que sí, debatía con mis conocidos, defendía este cambio. Ahora dudo... ¿y sabés por qué?

Porque voy al supermercado y la plata no me rinde. Porque veo que todos los que robaron la plata todavía no la devolvieron. Porque estoy pagando mis impuestos y hay grandes empresarios que nunca los pagaron y caminan como si nada.

Porque me prometiste modificar el impuesto a las ganancias y nunca llegó para mí, de hecho cada vez me descuentan más, trabajo a comisión, cada vez tengo que intentar vender más para tener más dinero y cada vez me descuentan más... cada vez cobro menos.

Porque quiero un crédito hipotecario razonable y sigo sin conseguirlo. Porque te creí y creo que me fallaste... Esa sensación de que me defraudaste no está buena. Ahora explicame, ¿qué hago con esto que me pasa?

Te defendí siempre, defendí tu cambio, defendí tus obras en la Ciudad, soy hincha de Boca, defendí tus buenos candidatos. ¿Pero sabés qué? Hoy siento que no defienden mis derechos.

Ante los empresarios que aumentan las cosas... Ante los bancos que se quedan con todo... Ante la AFIP que se queda con el 35% de mi sueldo... Ante los ladrones, los que roban y matan y los que caminaron impunemente durante 12 años y hoy siguen igual.

Explicame por favor cómo sigo. ¿Se puede defender algo que cada vez se acerca más a lo indefendible? Quiero seguir creyendo pero pasa el tiempo y cada vez se me hace más difícil. Aposté a un cambio y hoy siento que las cosas cambiaron para algunos pero yo sigo perdiendo...

Se acercan las elecciones, no quiero impugnar el voto, pero tampoco quiero seguir así, te escribo porque necesito una respuesta para poder volver a creer, por mis hijos. Yo ya estoy en más de la mitad de la vida, pero ellos no. Guadalupe será médica en unos años y los otros estudiarán también, nunca les enseñé que se fueran, siempre les mostré que se puede, que con esfuerzo y trabajo se puede.

Hasta hace unos meses creí que podía ser posible dejarles un país mejor. Hoy no sé... Siento que los estoy engañando y esa es una sensación que no está bueno sentirla.

Te pido que me ayudes a entender que SÍ, SE PUEDE porque hoy no puedo.

Te mando un saludo y gracias por tu tiempo.

Un argentino que apostó y hoy siente que se equivocó.

Sergio.

SECCIÓN Actualidad