Finanzas

Baldazo de agua fría para Sturzenegger: vencían $547.000 millones de Lebac pero cubrió menos del 80% del total

20-06-2017 El Banco Central recibió propuestas y adjudicó menos de $424.300 millones. No le alcanzó para cumplir con todos los compromisos que necesitaba pagar de sus Letras en el mes. Igualmente mantuvo las tasas de interés que pagan estos papeles para el corto plazo, pero los subió para más de 147 días
Por Mariano Jaimovich
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"Traspié previsible". Así se puede definir la licitación mensual de Letras del Banco Central, que se realizó este lunes, en el que la entidad tuvo que renovar un vencimiento de alrededor de $547.000 millones de Lebac, pero pudo cubrir 78% de este total.

Es decir, logró adjudicar $424.272 millones (tuvo propuestas por casi $428.000 millones), lo que generó una baja en el stock en circulación de estos títulos por $122.770 millones, y debió expandir otro tanto en pesos.

El desafío del titular del BCRA, Federico Sturzenegger era muy grande, ya que este monto que venció este mes representa el 57% de todos los papeles de este tipo que posee el BCRA en su poder.

Y hasta el momento, esta cifra es la más elevada que debió afrontar la casa monetaria en una sola jornada, y además fue 13,4% mayor que los vencimientos de la colocación anterior (mayo).

Más allá de este desafío, mantuvo la tasa de corte de corto plazo si se la compara con la licitación de mayo, en 25,5%. Pero significó un alza de 10 puntos básicos respecto al interés abonado en el mercado secundario (25,4%).

Respecto a este resultado, desde la entidad monetaria afirmaron a iProfesional que "estaba dentro de lo previsto".

Asimismo, justificaron esta falta en las coberturas de los vencimientos por tres razones:

1. Factor estacional: muchos bancos no renovaron Lebac porque en esta época tienen una demanda muy fuerte de efectivo para el pago salarial y de los aguinaldos de mitad de año. Este ítem representa unos $20.000 millones.

2. Compra de bonos a tasa de política monetaria: algunos inversores deshicieron posiciones en Lebac para pasarse a los títulos lanzados la semana pasada por $75.000 millones, que pagan 75 puntos básicos más que las Letras del BCRA (26,25% versus 25,5%).

Se calcula que salieron por esta vía unos $50.000 millones de Lebac, aunque se prevé que muchos de ellos volverán al Banco Central como Pases.

3. Encajes: por las tasas altas de los últimos meses, los bancos venían demorando realizar el encaje de los pesos necesarios para cumplir con la normativa del monto mínimo de dinero exigido por el BCRA que debían mantener inmovilizado como cobertura del sistema.

Ante la finalización del plazo que tenían para realizarlo, debieron desarmar posiciones en Letras y poner en resguardo alrededor de $40.000 millones en total.

Más allá de que para pagar los vencimientos de sus Letras el Banco Central debió expandir al sistema unos $137.000 millones, desde el propio organismo de control le restaron importancia a esta cifra ya que afirman que quedó "prácticamente neutralizada", a causa de que desde la licitación de mayo al presente, emitió Lebac por $127.000 millones en el mercado secundario.

Igualmente, la "bola de Lebac" viene en franco crecimiento desde abril pasado, y en los últimos meses le ha costado cubrir los mayores vencimientos al BCRA.

Por ejemplo, en mayo caducaron $476.181 millones, de los cuales el organismo presidido por Sturzenegger logró colocar $448.011 millones.

Es decir, no consiguió cubrir todo el volumen necesario para, al menos, salir "empatado", y no tener que expandir la base monetaria para poder pagar esos compromisos.

Al mismo tiempo, debió subir la tasa de interés unos 125 puntos básicos, de la previa 24,25% al actual 25,5% anual para las Lebac de más corto plazo, para incentivar a los inversores y también acomodarse a la referencia de los pases a 7 días, que en el presente se encuentra en 26,25%.

En la actualidad, el stock total de Lebac representa unos $942.063 millones, casi 19% más de todos los pesos físicos que circulan en la economía.

Más allá de estos números que son contundentes, en el Banco Central se respira un clima de tranquilidad y se considera que está dentro de lo previsto.

Los funcionarios creen que lo importante no es la cantidad medida en términos absolutos, sino cuánto representa ese volumen en función del PBI.

Desde que comanda la entidad, Sturzenegger engrosó el volumen de Lebac un 220%.

En otras palabras, el nivel de títulos creció no sólo en términos nominales sino también reales, mientras que el PBI se contrajo 2,3% en 2016.

Entonces, ¿cómo debe interpretarse el argumento tranquilizador al que apelan los funcionarios del BCRA? La palabra clave es "reservas".

Las compras de dólares de la entidad crecieron bastante el año pasado, al punto que hoy día sus tenencias ascienden a u$s45.000 millones, un 80% más que las que se contaban sobre el final del período kirchnerista.

En los balances del Banco Central, son contabilizadas como activos y son la contracara del pasivo generado por la "parva" de títulos.

Hablando en plata:

-En 2015, las Lebac sumaban $371.000 millones. Al descontárseles las reservas adquiridas, significaban un 6,3% del PBI.

-En 2016, ese stock de títulos se elevó a $477.000 millones. Sin embargo, como el BCRA incorporó más dólares, la proporción se redujo al 5,9% del PBI.

Es decir, si se comparan ambas variables respecto al Producto Bruto Interno que representan y las reservas a disposición de la entidad monetaria, la cantidad de Letras en pesos en inferior en el último año.

Además del argumento anterior, desde el Banco Central plantean otra argumentaciónno hay tanta diferencia si los papeles que circulan son pesos billetes o tienen la forma de Lebac.

¿Por qué? Entienden que ambos son títulos valor, utilizados para transacciones y pasibles de tener una cotización variable en el mercado.

Sin embargo, no todos los analistas coinciden con este fundamento, ya que algunos afirman que las Letras tienen un costo (interés) a pagarle al inversor, que los pesos no poseen.

Lo objetivo es que la "nieve de Lebac" sigue creciendo, y los economistas coinciden que no es un instrumento para seguir utilizando por mucho más tiempo. 

Tasas en cada tramo
Los seis tramos de Lebac licitados en el "segmento interno" en pesos fueron a 28, 56, 91, 147, 210 y 273 días. En los últimos tres se evidenció una suba de tasas, que llegó a un máximo de 135 puntos básicos.

En la licitación de Lebac de la semana, las colocaciones estuvieron concentradas en los plazos más breves: de 28 a 91 días.

El 62% de las Letras fue adjudicado a un plazo de 28 días, a un interés de 25,5% anual.

En los períodos siguientes, las tasas se establecieron de la siguiente manera:

-A 56 días se ubicó a 25,25% anual, en el mismo valor que en la licitación de mayo.

-A 91 días, se fijó su rentabilidad en 24,75%, casi la misma rentabilidad que en la colocación previa.

-A 147 días, se fijó el interés en 24,35% anual, unos 135 puntos básicos más que el mes previo.

-A 210 días, quedó en 24%, unos 100 p.b. superiores que en mayo.

-Y a 273 días, alcanzó el 23,75% anual, 75 puntos más que en la anterior licitación.

Las tasas que ofrecen estas Letras, por el momento, le ganan a la inflación del 22% estimada por el mercado para todo 2017.

Aunque por los resultados en las últimas colocaciones mensuales, se observa que al Banco Central le cuesta cada vez más renovar los abultados vencimientos de la cada vez más grande "bola de Lebac".

Instrumento que varios economistas vienen alertando que no se puede seguir fagocitando por mucho tiempo más.

Según el organismo monetario, el negativo resultado de junio por la falta de coberturas de los vencimientos fue coyuntural. Entonces, las cifras que arroje la licitación de julio marcarán a las claras cuál es el peligro real de seguir utilizando a estas Letras como recurso protagónico de inversión en pesos.

SECCIÓN Finanzas