Comex

Hace tres meses, Gobierno quitó aranceles: ¿los argentinos pueden comprar notebooks más baratas?

03-07-2017 Desde comienzos de abril, las computadoras portátiles se importan sin tributar el 35%. La medida generó polémica por las empresas locales dedicadas al ensamble que debieron cerrar sus puertas. A cambio, el macrismo aseguró que se daría una fuerte baja de precios. ¿Se cumplió la promesa oficial?
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La medida que finalmente anuló el arancel del 35% a la importación de computadoras portátiles está cumpliendo tres meses.

Al trazar un balance, la decisión del macrismo -que tuvo como objetivo bajar precios y facilitar el acceso a estas herramientas informáticas tanto a particulares como a empresas- ya generó efectos concretos. 

En primer lugar, hay un alivio real en los bolsillos de los consumidores. Y también hay más trabajo para los despachantes de Aduana

Sucede que, según los registros de este organismo dependiente de la AFIP a los que accedió iProfesional, en abril (último dato disponible), se disparó el ingreso de computadoras portátiles

La razón del salto es que el primer día hábil de ese mes comenzó a regir el arancel cero para la importación de estos dispositivos, que antes estaban "castigados" con una carga del 35%. 

La contracara de esta decisión fue que las empresas que producían notebooks en territorio nacional –amparadas por esa barrera impositiva-, se vieron obligadas a desactivar todas sus líneas de montaje

Los casos de BGH, en Tierra del Fuego, y de Banghó, en la zona norte de la provincia de Buenos Aires, fueron los más emblemáticos de este proceso "forzado" de reconversión tecnológica

Algunas firmas que antes producían, debieron transformarse en importadoras. En tanto que muchos mayoristas, que hasta ahora sólo se dedicaban a la distribución en el mercado interno, también se sumaron a la ola y comenzaron a traer dispositivos desde Asia, listos para la venta. 

Y este movimiento se vio reflejado en las estadísticas de Aduana: entre enero y marzo, justo antes de que entre en vigencia el arancel cero, ingresaron del exterior apenas 5.400 computadoras portátiles por mes, en promedio. 

Se trató de un nivel realmente ínfimo para un sector que durante 2016, había importado a un ritmo de 216.000 equipos cada 30 días, también en promedio. 

Sin embargo, abril mostró el primer gran salto: se registró la entrada de más de 53.600 notebooks y, además, entraron 41.000 netbooks, una categoría que estaba prácticamente extinta y que está reviviendo bajo el impulso de esta rebaja arancelaria. 

Estos cerca de 95.000 nuevos dispositivos, se suman a los de mayo, mes en el que -según sondeos del sector-, se habría duplicado con comodidad esa cifra

¿Qué pasó con los precios? 
Más allá de este mayor flujo de importaciones, ¿se cumplió la promesa macrista que pregonaba un abaratamiento de las notebooks en el mercado local

Según detallan desde la consultora especializada GfK, el plan "reducción de precios" comenzó en septiembre de 2016, apenas se filtraron los primeros rumores sobre las intenciones del Gobierno de quitar los aranceles para favorecer la entrada de equipos importados y terminar con el ensamble local. 

Las rebajas "se aplicaron a toda la mercadería que aún no había sido alcanzada por ese beneficio, con lo cual estratégicamente se trató de una limpieza de stock", apunta Ana Carattino, analista de GfK. 

Según la experta, ese proceso fue decisión de las propias marcas locales, que "debieron reconvertir su negocio, porque no tenían resto para seguir reduciendo el valor de venta al público sin resignar margen". 

"Al no poder competir frente a los nuevos productos traídos sin arancel, la estrategia fue hacerle lugar a los equipos que llegaran de afuera con precios nuevos", recalca. 

Todo este proceso llevó a una paulatina reducción, que tuvo un último impulso en mayo, cuando los dispositivos se abarataron entre 4% y 8%, respecto de abril. 

Si se toma como punto de partida agosto de 2016, justo antes de que se conocieran las intenciones del Gobierno de introducir cambios en el arancel:

-Una notebook con procesador Celeron costaba poco más de $8.900. 

-Ese mismo dispositivo, según el último relevamiento de GfK, hoy cuesta casi $6.780. 

-Esto arroja una baja del 24% en poco más de nueve meses. 

Entre los equipos que más se abarataron se encuentran las equipadas con procesadores Intel Core i5: 

-De acuerdo con la consultora, una portátil de estas características se conseguía en agosto pasado a $17.661

-Ahora es posible conseguirla a $12.410, lo que representa una reducción de orden del 30% (ver cuadro). 

Claro que estas bajas que se analizan son en términos nominales. No es un detalle menor porque, en paralelo, hubo un proceso inflacionario que fue acompañado –en mayor o menor medida, dependiendo la rama de actividad- por los salarios

Si se introduce esta última variable, el abaratamiento a nivel real es más significativa.

Según la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, a fines de 2016 la remuneración promedio era de $15.910. 

Si sobre esa base se aplica una mejora salarial del 25% -un nivel considerado por las principales consultoras especializadas en el mercado laboral-, esto arroja un ingreso de $19.900 (también promedio). 

Al cruzar este último dato con los valores de las notebooks se obtiene que: 

-En agosto de 2016, un consumidor porteño que se acercaba a una cadena de retail debía abonar $21.430 por una notebook equipada con un procesador Intel Core i7. 

-Este valor representaba en ese entonces el equivalente a 1,3 salarios. 

-En la actualidad, ese mismo dispositivo, como consecuencia de la anulación de aranceles y la entrada de nuevos equipos, cuesta $15.650. 

-En términos de bolsillo, esta cifra equivale a 0,8 salarios, es decir, un 38% menos de "esfuerzo". 

Crecen las ventas
Cabe destacar que, según datos del Ministerio de Producción, el mercado de computadoras se mantenía estancado desde 2011, con una tendencia a la baja. 

Sin embargo, estas cifras están cambiando.

Si bien todavía en las góndolas de las cadenas de retail y en los portales de venta online todavía se observan modelos de ensamble local y recién se está observando una mayor participación de equipos importados post quita de aranceles, la realidad es que estos últimos día a día van ganando cada vez más espacio. 

Según Carattino, "la categoría notebooks presentaba caída en términos de unidades desde hacía años". 

Sin embargo, de acuerdo con las estadísticas de GfK, en mayo se produjo un salto interanual del 54% en término de unidades.

"Los precios comenzaron a ser más competitivos y las marcas prometen abastecer el mercado con nueva tecnología, con lo cual el consumidor está saliendo favorecido", es la conclusión de la experta. 

El objetivo del Gobierno con esta medida también es la de reducir la brecha digital. 

Según el INDEC, cera del 67% de los hogares tienen acceso a una computadora, mientras que por ejemplo, en Chile, el nivel de penetración se acerca al 85%.

Sin embargo, para los expertos del mercado tecnológico, de ahora en más no hay que esperar una profundización de las bajas de precios, ya que los mismos están tocando su piso.

"Ya no habría más resto para continuar reduciéndolos", reafirma Carattino.

¿Persiste la brecha? 
En un año en el que se consolidó el boom de viajes de argentinos en el exterior, un dato que miran los potenciales compradores de tecnología es el precio local y el que rige fuera del país para un dispositivo de similares características. 

Un caso que suele mirarse con detenimiento es el de Chile, la nueva meca para el "turismo shopping". 

Si bien hasta abril persistían las diferencias, el deslizamiento del tipo de cambio de los últimos días y las rebajas que se dieron en mayo ayudaron a achicar el gap, especialmente en productos de la marca Apple

En este sentido, una MacBook Pro de 13.3" que en la Argentina cuesta el equivalente a casi u$s2.000, en un comercio de Santiago se consigue por u$s1.800, una brecha de menos del 10%. 

Sin embargo, hay casos en los que las diferencias persisten, si bien no son tan notorias como hasta hace unos meses. 

En marcas como HP, un equipo con procesador Intel Core i3, disco de 1 tera y pantalla de 14", en Buenos Aires cotiza a $11.000, lo que representa unos u$s650. 

Como contrapartida, en una sucursal de Tiendas París de Chile, un equipo similar se consigue por u$s450, una brecha del 45%. 

Claro que, descontando la franquicia de u$s150 que tienen los argentinos en países limítrofes y pagando todos los impuestos, dicho gap se achica a menos del 10%. 

Al trazar un comparativo con Estados Unidos, la buena noticia es que las diferencias -que según el Gobierno hasta el año pasado era del 175%- se achicaron bastante.

La mala es que igualmente subsisten brechas elevadas entre ambos mercados: 

-En Miami, por ejemplo, se pueden conseguir notebooks HP Intel Celeron de 500 GB y 4 GB de memoria a partir de los u$s290. 

-En la Argentina, los dispositivos de similares características más económicos arrancan en $7.900, un 62% más. 

-En el caso de las Dell con pantalla de 15,6" procesador AMD y disco de 500GB, en EE.UU. cotizan a u$s280 ($4.700).

-¿En Buenos Aires? Los equipos de similares características no bajan de los $7.500, una diferencia del 60%. 

-Algo similar ocurre con las Acer de 14", procesador Intel Celeron de 500 GB: en tiendas de Miami arrancan en u$s260 ($4.400). 

-En Mercado Libre se ofrecen a un valor promedio de $6.800, casi 55% más.  

Si bien resulta importante el achicamiento del gap, el hecho de que la anulación de aranceles no lo haya eliminado del todo responde a cuestiones estructurales del mercado argentino. 

Para la experta de GfK, "la Argentina cuenta con otro tipo de presión fiscal" que no se compara con la situación que se observa en otras economías. 

A esto, Carattino sumó un elemento extra como el volumen del negocio: "Tras la fuerte disminución de ventas en la categoría notebooks que se vino dando desde hace años, el tamaño de mercado de Argentina resulta ser uno de los más chicos de la región". 
SECCIÓN Comex