Autos iPro

Hyundai sumó la Tucson Turbo: cómo anda la nueva versión y por qué conviene

28-06-2017 La coreana comenzó a vender el SUV con nuevo motor para ampliar la oferta en el segmento C. En qué se diferencia y qué le falta frente al resto de la gama
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los SUV del segmento C han tenido una poca renovación de su oferta en los últimos años. Lejos de lo que sucede con los más chicos o del segmento B, prácticamente no hubo novedades y los modelos conocidos se mantienen vigentes con pocos cambios.

Además de esta poca innovación, este tipo de vehículos tiene hoy grandes desafíos: por un lado, convencer a los clientes con precios que son más elevados frente a la múltiple ofertas de SUV chicos, los cuales comenzaron a "agrandarse un poquito" y a un menor precio se convierten en una buena alternativa; y por el otro, en algunos casos, rivalizar también con las pick up, que se impusieron en ventas no solo para el trabajo, sino también para el uso cotidiano.

Para derribar todos los obstáculos y ganar mercado, Hyundai lo que hizo fue ampliar la oferta, contar con una amplia brecha de precios entre productos y, sobre todas las cosas, modernizarse.

Entre los competidores, los líderes históricos han sido Honda CR-V y Toyota RAV4, dos modelos que poco han cambiado en este tiempo. Luego hay otras alternativas como Ford Kuga y Chevrolet Captiva, que se renovaron hace pocos meses pero con un simple restyling a la vista.

Hyundai es, en diseño, la única marca que supo reinventarse y salir a recuperar el mercado de los SUV después de la apertura de las importaciones y con la rebaja del impuesto interno, de lo cual ya pasó más de un año. 

La corena presentó entonces toda la ofensiva de SUV y, posteriormente, siguió ampliando la oferta con diferentes versiones. Hoy cuenta con Creta, Tucson, Santa Fe y Grand Santa Fe, y su crecimiento en ventas es de 418% en lo que va del año.

Con toda esta batería de opciones, donde rápidamente supo conquistar a un cliente que esperaba una alternativa diferente fue entre los medianos con Tucson, una categoría importante porque representa el verdadero "aspiracional" de quien busca un vehículo "polivalente".

La nueva versión
La oferta de Tucson se compone de tres tipos de motorización: el naftero atmosférico 2.0 16 v de 155cv; el turbodiésel 2.0 16 v de 185 cv y ahora se sumó el naftero 1.6 turbo, inyección directa con 177cv. 

Se trata del primer motor GDi de la marca en la Argentina, el más moderno de la familia Hyundai que ya se vende en el mundo.

Otra novedad de esta versión es la caja. Mientras que las ya comercializadas cuentan con una caja automática con convertidor de par de 6 velocidades, la Tucson Turbo estrena una opción de 7 marchas, con doble embrague.

En cuanto al diseño y equipamiento, la Tucson Turbo prácticamente no tiene cambios si se compara con las opciones ya comercializadas. Lo más notable es el nombre "Turbo" en rojo que se destaca en la parte posterior, pero luego tiene los mismos detalles de la versión full premium.

Otro dato para recordar es que creció en dimensiones si se compara con la generación anterior. Mide 4,47 metros de largo, es decir 6,5 cm más; 1,85 metros de ancho, más 3 cm; y la distancia entre ejes es de 2,67 metros, es decir, 3 cm más.

Tiene una estética proporcionada, moderna y elegante. El frontal es una de sus partes más llamativas, con la gran parrilla hexagonal cromada con divisiones, acompañada de las ópticas alargadas hacia el capot, que parecen retratar unos ojos orientales.

De perfil, se destaca su aspecto anguloso, con un parabrisas tirado hacia atrás que termina con el techo en caída, tomando en cierta forma el aspecto de los SUV coupé que hoy están de moda.



Para finalizar, el portón trasero se une con las ópticas y cierran con forma redondeada y sobria.

Por dentro, la calidad se percibe desde el tablero hasta el tapizado, con un techo panorámico que se extiende en toda la superficie, logrando buena luminosidad. Tiene pantalla táctil de ocho pulgadas, en color y GPS.

En seguridad, cuenta con seis airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente, control de descenso, anclajes Isofix, cámara de retroceso y sensores de estacionamiento traseros.

También suma sensores de estacionamiento delanteros y luz de asistencia en curva.

Comportamiento y andar
Para describir el andar del nuevo SUV es importante conocer más detalles de su nuevo motor. Es la primera vez que un motor GDi de Hyundai se vende en la Argentina. Cuenta con inyección directa, con más fuerza y menos emisiones, que la marca ya comercializa en el mundo y es un éxito.


Entre sus características, desarrolla 177 cv a 5.500 rpm y 265 Nm de torque entre 1.500 y 4.500 rpm. Son 22 cv más que en la conocida versión naftera. Otro dato importante es que junto con este nuevo motor se estrena la caja de transmisión de siete cambios, con doble embrague.

Esta versión se ofrece únicamente con sistema de tracción con acople automático "Torque on Demand" y bloqueo de 4×4 hasta una velocidad máxima de 50 km/h.

Con estas características, se probó el modelo en la ruta y en caminos off road, y uno de los detalles para resaltar es la suavidad del motor, muy silencioso y con un muy buen consumo.

Además, tiene una buena reacción en baja y un andar es suave en ciudad, combinado muy bien con la nueva caja de cambios, con un pase casi imperceptible entre una marcha y otra.

Al igual que la 2.0 Turbodiesel, la 1.6 Turbonafta tiene un tres opciones de manejo: Eco, Normal y Sport, el cual interviene sobre la electrónica del vehículo para lograr minimizar el consumo o pasar a un manejo más deportivo. 

El consumo que se pudo comprobar es de 9 litros promedio, un resultado que nos pareció económico comparado con el buen andar y la rápida reacción que tiene, por ser un vehículo pesado y con bastante altura (aunque buen coeficiente aerodinámico).

Conclusión
El Tucson Turbo llegó al mercado hace unos meses, y más allá de brindar otra opción a los consumidores, sirve para fortalecer la estrategia de la marca en su posicionamiento en el segmento, con una variada oferta.

En cuanto al motor, más potente y con mejor reacción es una buena alternativa para quienes no quieren una versión diésel, que lo supera en caballos, pero quieren más reacción. Para darse ese "gustito", deberán pagar 3.500 dólares más que la naftera común.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que se ofrece solo con doble tracción y caja automática, que por otro lado son las versiones que más se están demandando en esta categoría de productos.

De esta manera, la oferta de Tucson se compone con los siguientes precios y versiones:

- 2WD MT Nafta - 42.900 dólares
- 2WD AT Nafta - 44.400 dólares
- 2WD AT Nafta Sunroof - 47.000 dólares
- 4WD AT Full Premium Nafta - 54.400 dólares
- TURBO 4WD AT Full Premium Nafta - 57.900 dólares
- 4WD AT Full Premium Diesel - 59.400 dólares

SECCIÓN Autos iPro