Economía

La Unión Industrial salió a defender el salario mínimo de $10.000

02-07-2017 El vicepresidente de la entidad, Daniel Funes de Rioja, destacó que el último año este ingreso había subido un 33%, once puntos más que la inflación
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
Esta semana, al no llegar a un acuerdo entre empresarios y gremios en la reunión del Consejo por el Salario Mínimo Vital y Móvil, el Gobierno decidió fijar en $10.000 el piso salarial a partir de julio del año próximo, lo que equivale a un aumento del 24% respecto al guarismo anterior.

En este contexto, el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, defendió el piso de $10.000 y, aunque admitió que esa cifra es insuficiente para cubrir los gastos de una familia, afirmó que "la mayoría de la población está cubierta por convenios colectivos o por políticas compensatorias".

"Si se revisa el salario mínimo, se va a ver que desde la caída de la convertibilidad aumentó más 3.500 por ciento y la inflación real corrió a un ritmo de 1.500 más o menos, es decir, hubo un crecimiento importante del salario mínimo cuyo nivel en Argentina es el más alto de América Latina", subrayó.

El directivo agregó: "El año pasado se había fijado un salario mínimo con un incremento del 33%; la inflación en este mismo período mayo a mayo fue del 24%, por ende, desde el punto de vista técnico, está correctamente decidido, sin perjuicio de que la Argentina tiene un 30% de índice de pobreza y que está recuperándose de una crisis clara donde Brasil también forma parte del problema".

Cuando se le señaló que para una familia es muy difícil vivir con un ingreso mensual de 10 mil pesos, Funes de Rioja lo aceptó "absolutamente" pero enseguida advirtió que "pretender comparar eso con la línea de pobreza o la canasta básica, técnicamente no es adecuado".

"El salario mínimo solo afecta a una población muy reducida, 200, 300 mil personas, porque la mayoría de la población está cubierta o por convenios colectivos o por el régimen agrario o aún por el del servicio doméstico", explicó.

En paralelo, el dirigente que encabeza la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), reconoció que las inversiones no llegan al país "al ritmo deseado" pero subrayó que "hay una tendencia" ascendente en este sentido que "empieza a notarse" en lo que va del 2016.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR