Autos iPro

Más autos nacionales están al límite del impuesto interno y corren riesgos de fuertes aumentos

12-07-2017 La decisión oficial de mantener la base mínima imponible fija, en medio de un dólar volátil y costos que siguen en alza, pone en "zona de riesgo" a varios modelos "Made in Argentina". Cuáles son las versiones que están a un paso de caer dentro del tributo, muy resistido por las terminales 
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El decreto que mantiene sin cambios la base mínima imponible a partir de la cual rige el impuesto interno hasta fin de año no cayó nada bien entre las automotrices.

Sucede que, con el dólar volátil y los costos que presionan, se espera que en el segundo semestre del año sea más difícil contener los precios de los autos, muchos de los cuales vienen "freezados" para que no los afecte la medida.

Según datos de la consultora Abeceb, entre enero y junio, los valores de los 0km subieron un 6% promedio, un porcentaje bajo se si compara con los últimos tres años, donde en un semestre las subas llegaron hasta un 30 por ciento.

Este abaratamiento de los autos en términos de ingresos fue el que posibilitó cerrar el período enero-junio con un salto de las ventas del 33% y lo que permite a las terminales aspirar a cerrar el 2017 con más de 800.000 unidades patentadas, cifra con la que coronarían el mejor año desde 2013

Sin embargo, lo que preocupa ahora es la decisión del Gobierno de no tocar el impuesto, lo que afecta principalmente a modelos de alta gama que son los que, históricamente, más rentabilidad les dejan a las compañías. 

Esto, incomoda aún más en momentos en que la venta de vehículos premium vuelve a estar en niveles récord. 

De acuerdo con el decreto oficial, el impuesto seguirá sin modificaciones, tal como rige desde el 1 de enero.

Las compañías esperaban un alza de las bases imponibles a partir de las cuales se aplica. Sin embargo, al no tocarlas, esto genera que muchos modelos querden al "borde del abismo" tributario. 

"Cualquier tipo de reajuste sobre la alícuota hubiese sido muy bajo respecto de la expecativa del sector, que ya estuvo disconforme con el ajuste de enero", comentó Franco Roland, analista especializado en el sector automotor de Abeceb. 

"La estrategia del Gobierno es ponerle un techo a los precios de los autos, ya que a partir de ahora no está tan claro que va a seguir contando con la ayuda del dólar, una variable que hasta ahora había servido para mantener los valores de los 0Km más estables", agregó.

¿Cómo es el esquema hoy día? 

-El primer escalón del impuesto se aplica a modelos que tienen un precio de fábrica que va desde los $380.000 hasta los $800.000. 

-En este rango, el tributo será de 10%.

A valores de venta al público, esto implica que los autos que cuesten menos de $530.000 en una concesionaria, están liberados de ese recargo. 

Sin embargo, de incrementarse el valor de fábrica, entonces esa unidad automáticamente se encarecería un 10%. 

-El segundo rango arranca en los $801.000 y no tiene techo. 

-En este caso, la alícuota es del 20%

A modo de referencia, para "eludir" la tasa más alta (del 20%) y tributar la del 10%, los modelos son los que tienen un valor de venta en agencias de hasta $1,2 millones. 

Para las automotrices, la consecuencias de mantener la base fija, es que varias versiones tendrán que pagar el tributo antes de finalizar el año, si es que no pueden contener los precios. 

Ya en el primer semestre, la actualización de dicha base había sido de apenas 8,5%, que prácticamente quedó absorbida por las subas de los autos.

Por otro lado, lo que más preocupa y genera malestar es que, lejos de ser autos de alta gama, algunos de los que pasarán a pagar tributo pertenecen al segmento medio y son de fabricación nacional.

"El impuesto interno, llamado en su momento el impuesto al lujo es distorsivo, que no agrega valor salvo una pequeña recaudación. Por eso desde mi punto de vista debería desaparecer", afirmó a iProfesional Luis Basavilbaso, director de PSA.

"No le encuentro sentido, no lo encontraba con el Gobierno anterior y no lo encuentro con este. Sería bueno que suban mucho la barrera a partir de la cual se empieza a pagar o que directamente desaparezca, porque ni siquiera tiene efecto de recaudación importante", agregó. 

Los "Made in Argentina" ya afectados
Según datos de Abeceb, actualmente se venden en la Argentina 800 versiones de 0km, de las cuales 500 no son alcanzadas por el impuesto interno. Es decir, el 65 por ciento. 

En cuanto al 35% que queda atrapado en la medida, un 20% tributa el 10%, correspondiente al primer nivel; mientras que el 15% restante tiene que pagar la alícuota más elevada, del 20%.

Entre los vehículos de producción nacional, que representan 160 versiones, sólo siete versiones de tres modelos pagan hoy impuestos.

Estos son:

-Tres versiones de la Toyota SW4, que se produce en la planta de Zárate.

-Tres versiones de la Mercedes Benz Vito, que arrancó su producción hace poco más de un año en Virrey del Pino.

-Una versión de la Honda HR-V, el SUV chico que produce la japonesa en Campana.

"Solo un 4% de los modelos de fabricación nacional están afectados por la alícuota", comentó Roland, quien alertó que "hacia adelante, la suba de precios puede generar un corrimiento y abarcar más productos".

Por otro lado, el economista explicó que es clara la decisión del Gobierno de usar esta medida como ancla, porque son muchos los 0km que están al límite y el incremento de la base hubiese permitido la modificación de los precios", agregó.

Los que están al límite 
El hecho de que un modelo caiga dentro del impuesto no es un tema menor para una marca y tampoco para un potencial comprador

Sucede que esto implica que un auto se encarezca más de $50.000. 

El debate puertas adentro de las empresas es qué hacer con estas versiones. Las opciones son resignar rentabilidad por unidad para seguir vendiendo; subir el precio pero resignando volumen o, directamente, discontinuarlas, tal como se vio durante la época kirchnerista. 

En los concesionarios, la disputa es aun mayor, ya que la queja de todos los días es que para sostener las promociones y descuentos y enfrentar a la agresiva competencia, deben resignar mucho margen de ganancia, el cual es de entre el 14 y 16 por ciento.

Y los vehículos de alta gama son claves para "subsidiar" dichas promociones en las unidades de gamas más bajas. 

Sin embargo, más allá de los debates y la disconformidad, parece que la demanda terminará ganando la pulseada.

"La mayoría de las marcas tendrán que mantener los autos medianos tope de gama sin aumentos y absorber la diferencia, ya que habrá una brecha muy grande entre los modelos que aplican el impuesto y aquellos que no lo hacen, y esto pondrá en riesgo el posicionamiento y las ventas", explicaron desde un concesionario líder.

En el caso de los 0Km nacionales, son las versiones más equipadas las que están al borde de caer dentro del impuesto. Los modelos son: 

• Ford Focus
• Renault Fluence
• Citroën C4 Lounge
• Peugeot 308
• Chevrolet Cruze

El Ford Focus se produce en Pacheco. La versión Titanium con caja automática de cinco puertas tiene un precio actual de $523.000. Es decir que una suba de apenas 1,5% haría que este vehículo se vea impactado por el tributo

En Chevrolet, el nuevo Cruze que se fabrica en la planta de Alvear, provincia de Santa Fe, el valor de la versión más equipada con cinco puertas se encuentra en $508.000. Se trata del Cruze LTZ plus con 153.cv.

En este caso, el gap que lo distancia del impuesto es de menos del 5%. 

Citroën es otra de las marcas generalistas que compite directamente en el segmento mediano, y su exponente es el C4 Lounge.

Este modelo también es "Made in Argentina", producido en la planta de El Palomar, provincia de Buenos Aires. En este caso, la versión THP 165 AT6 Shine está contenido en 491.000 pesos.

Su socia en PSA, Peugeot, ofrece en el mismo segmento el 408 fabricado en la misma planta.

El precio de la versión Feline 1.6 THP Tiptronic de 163cv 4 puertas es de $489.500, mientras que el de cinco puertas, el 308, sale $496.500.

Un dato clave es que, desde que se implementó el impuesto interno, en 2014, la marca aseguró que sus vehículos producidos en el país no serían alcanzados por el tributo.

Por último, Renault compite en la misma categoría con el Fluence. Este modelo tiene un precio de $494.000 en la versión 2.0 Privilege CVT Cuero con 143cv.

Ahora, para llegar a la versión más equipada, la GT2 con 190cv, hay que disponer de $521.000. Se trata del sedán más potente fabricado en la Argentina, en la planta de Córdoba.

Otros modelos del mismo segmento que no se producen en el país pero que están en riesgo son el Volkswagen Vento.

En este caso, tiene dos versiones que treparon por encima del medio millón de pesos y están cada vez más cerca de verse impactados por el impuesto interno.

Una está equipada con el motor 1.4 TSI DSG Highline de 150cv, que sale $519.500 y la segunda, que suma Llantas 17′ con 150cv, a $525.500.

También el Toyota Corolla, cuyo nuevo modelo fue presentado hace pocos meses atrás y es importado de Brasil, la versión tope de gama SE-G 1.8 CVT con 140cv tiene un valor de 515.900 pesos.


Por ahora, el único de la categoría que saltó la barrera y ya aplicó el impuesto en esta categoría es el Honda Civic de nueva generación.

Este vehículo se lanzó en el mercado a fines de 2016, con un precio para la versión más equipada que supera los $600.000.

Hoy se ofrece en tres versiones, la primera con motor 2.0 EX CVT Sedán de 154cv a $469.000; la segunda 2.0 EX-L CVT PaddleShift 7 Sedán con la misma potencia a $528.400 y la más equipada 1.5T EXT CVT Sedán con 173cv a 651.000 pesos.

Entre los SUV, el modelo de fabricación nacional que quedó bajo el impuesto interno es la Toyota SW4. 

Otros modelos del segmento chico, como el Hyundai Creta, dependerá de los vaivenes del dólar. Con precios de u$s29.500 y u$s31.000, si continúa la suba de la divisa, podría sufrir un alza del 10 por ciento.

Por otro lado, un dato importante es que, mientras las marcas masivas están sufriendo la presión del impuesto interno, en las de alta gama, que fueron las primeras en sentir el impacto de esta medida, mantener la base sin cambios no las afecta.

"Casi todos nuestros modelos ya venían pagando el impuesto, por lo cual, la decisión de seguir así hasta fin de año no nos afecta", explicaron en BMW.

Sin embargo, sí reconocieron que "tendremos que controlar más de cerca aquellos modelos que tributan el primer escalón, para que no pasen al segundo". 

Lo mismo dieron a conocer en Audi, donde sólo el A1 no paga impuestos, teniendo todo el resto de la gama afectada por la medida.

SECCIÓN Autos iPro