Tecnología

La OTAN se plantea actuar contra el virus NotPetya

05-07-2017 Podría activar contramedidas, desde ciberataques que sirvan como represalias sanciones, si bien ninguna plantearía el uso de fuerzas militares
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La OTAN podría considerar el ataque con el virus NotPetya como una violación de soberanía, según publicó el centro de ciberdefensa de la propia organización.

El ataque con malware de junio se cebó especialmente con varias instalaciones gubernamentales de Ucrania, así como con grandes empresas de todo el mundo.

Si finalmente corroboran que, como muchos sospechan, el ataque cuenta con apoyo estatal de algún tipo, la OTAN podría activar contramedidas, desde ciberataques que sirvan como represalias sanciones, si bien ninguna plantearía el uso de un alto número de fuerzas militares.

Según Tomás Minárik, uno de los investigadores del Cooperative Cyber Defence Centre of Excellence en Tallin, Estonia, el ataque puede atribuirse fácilmente a un sólo foco.

Esto hace incluso más grave que, en total, NotPetya afectara a más de 60 países y se cebara especialmente con Ucrania. Esto es algo que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya había apuntado previamente.

Stoltenberg aseguró que los aliados podrían activar el compromiso de defensa mutua, algo que se lleva a cabo en actos de agresión de otros tipos, como las operaciones militares.

Minarik señala que el daño causado por el gusano informático en ningún caso fue suficiente como para activar una respuesta militar, si bien los ataques informáticos sí podrían activar estos protocolos en un futuro si las consecuencias son similares a un ataque armado.

La posibilidad de responder a este virus con un malware similar, aunque ilegal en circunstancias generales, estaría permitido si así lo estipula la OTAN en sus contramedidas.

La dificultad para medir el alcance de algo así, sin embargo, lo convierten en una solución que podría dar nuevos problemas. La naturaleza y el origen de NotPetya siguen siendo un debate tras una semana del ciberataque.

Pese a pedir un rescate, la estructura del virus era débil en este apartado y se pudo neutralizar su vía de pago, lo que muchos han identificado no cómo un error, sino como un intento de hacer pasar un virus del tipo "wiper" por otro del tipo "ransomware".

Sobre el origen del virus, sin embargo, no se ha podido establecer un culpable claro. Su parecido con Petya, un virus de origen ruso, empujan a muchos a pensar que el gobierno de Putin podría haber jugado un papel en su intención.

El hecho de que Ucrania haya sido uno de los objetivos apoya esta teoría, pero es algo que todavía está lejos de demostrarse con pruebas reales.

SECCIÓN Tecnología