Autos iPro

Autos baratos se buscan: sólo queda un modelo de 0km que puede comprarse por menos de $200.000

05-07-2017 Con las subas de julio, que superaron el 1%, de las tres opciones que existían hasta junio solamente quedó una por debajo de ese monto. En 2013, ese límite para comprar un auto nuevo era de $100.000; entre 2014 y 2015 se elevó a $150.000. Este año se estableció como tope $200.000
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Comprar un 0km por menos de $200.000 es una posibilidad que empieza a extinguirse en el mercado argentino.

Si bien en el primer semestre, el precio de los autos subió menos que la inflación, los retoques se siguieron aplicando y como consecuencia, de los tres modelos para elegir por menos de ese monto, hoy queda solo una opción.

Esta barrera de los $200.000 era la más baja que se había demarcado como parámetro para pensar en llegar a un 0km, la cual se fue incrementanto año tras año.

En 2013, ese límite para comprar un auto nuevo se encontraba en los $100.000; entre 2014 y 2015 se elevó a $150.000, y este año se estableció como tope el monto de 200.000 pesos.

Sin embargo, con la suba de los precios que en julio promedió el 1.5%, hoy el Chery QQ es el único que se ofrece por debajo de ese monto, ya que el Geely LC y el Volkswagen Up, saltaron la valla.

En el caso de Chery, se trata del QQ, el city car que llegó renovado a fines de 2016. Este modelo es el más barato del mercado, aunque tuvo en julio un importante aumento de 2,5 por ciento.

De esta manera, la versión de entrada de gama, llamada Lights, subió de $177.400 a $181.843; mientras que el más equipado Confort, pasó de $193.000 a $198.273, según informa la marca.

El pequeño hatch es importado de China. Tiene un motor naftero de tres cilindros, 998 cc, 68 cv y 93 Nm. La caja es manual de cinco velocidades.

La versión Light viene doble airbag frontal, frenos ABS, encendido automático de luces, anclajes Isofix, dirección asistida, aire acondicionado, levantavidrios eléctricos delanteros; mientras que la Confort agrega un equipo de audio más completo con CD, levantavidrios eléctricos traseros, retrovisores con ajuste eléctrico, y sensores de estacionamiento traseros, entre otras cosas.

En el caso de Geely, que hasta junio el LC tenía un valor de $200.000 para la versión 1.3 GB, ahora tiene un precio de $203.700; mientras que la más equipada GL dio un salto de $225.000 a $228.900, también según información oficial. Es decir, subió casi un 2 por ciento.

 

Por último en Volkswagen, el Up! de 3 puertas línea 2018, saltó de los $198.000 a $200.100, según el listado oficial de ACARA. La suba es de 1 por ciento.

Subas más bajas, pero que mueven la aguja
El incremento del precio de los 0km tuvo en 2017 la menor inflación de los últimos años. Después de un 2014 y 2015 donde subieron casi un 50%; sumado al 2016 que sirvió a las marcas para acomodarse, pero que fue afectado por una fuerte devaluación en enero y terminó con incrementos de 30%, en el primer semestre de este año el promedio acumulado es de 6 por ciento. 

Por otro lado, las marcas acompañan con fuertes promociones y descuentos, acorraladas por un mercado sobreofertado, con una avalancha de modelos de Brasil que sigue en crisis, y de productos de fabricación nacional que sufren por la caída de las exportaciones.

Sin embargo, a la hora de ver los listados oficiales, los precios de los autos se ubican en la Argentina muy por encima de la región, y es más costoso para cualquier trabajador llegar a una unidad 0km.

Por otro lado, este "salto de las barreras" se está dando en todos los segmentos, lo cual redefine la oferta de las automotrices a la hora de pensar en ganar market share.

Por ejemplo los sedanes medianos, que hasta el año pasado se contuvieron con precios por debajo de los $500.000, en la mayoría de los casos superaron ese margen; mientras que las pick ups, que hasta 2016 no pasaban de los $700.000, hoy existe una opción que se arriesgó a superar el millón de pesos.

Con el dólar que sigue aumentando, los especialistas sostienen que los precios seguirán el mismo ritmo. Esta realidad sería la que motivó al Gobierno a tomar la decisión de no modificar la base mínima imponible del impuesto interno, para convertirla en una traba para contener las subas ya que muchas marcas no quieren caer bajo las garras de ese tributo, especialmente cuando se trata de modelos que aún son de volumen, como sucede con los autos medianos.  

SECCIÓN Autos iPro