Tecnología

Las fotos de Facebook, Instagram, Twitter y Snapchat generan tristeza y frustración

10-07-2017 Según un estudio, unas expectativas poco realistas fundamentadas en los medios sociales merman la autoestima de millones de navegantes
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Las fotografías y los vídeos idílicos en los que los usuarios de Facebook, Instagram, Twitter o Snapchat muestran sus vacaciones en playas de ensueño, sus cenas en restaurantes con estrellas Michelin, sus fiestas en espacios exclusivos, sus estilismos fascinantes y sus compañías generan tanta felicidad y tanto placer como tristeza y ansiedad.

Así se desprende de las conclusiones de un informe reciente de la Real Sociedad para la Salud Pública del Reino Unido (RSPH, por sus siglas en inglés), una organización benéfica independiente dedicada a la educación sanitaria. Sólo YouTube se salva de esta peligrosa ambivalencia en las redes sociales.

Para llegar a este punto, los expertos de esta entidad británica combinaron los resultados de investigaciones anteriores con una encuesta propia, distribuida entre 1.500 adolescentes y jóvenes de su país con edades comprendidas entre los 14 y los 24 años.

A los autores les interesaba averiguar cómo afectan a los internautas los contenidos que circulan por las plataformas 2.0: en sus sentimientos, en su identidad, en su vínculo con una comunidad o con varias, en su aspecto físico e incluso en sus horas de sueño o descanso.

A partir de esta base, Instagram es la red social que sale peor parada. Hubo comentarios negativos para prácticamente todos, pero este servicio fue el más criticado.

La lista de las redes más perniciosas se completaba con Snapchat (segunda posición), Facebook (tercera) y Twitter (cuarta).

El documento incorpora declaraciones de entrevistados como ésta: “Instagram propicia que las niñas y las mujeres piensen que sus cuerpos no son suficientemente buenos, porque ven imágenes de otras personas que han aplicado filtros sobre ellas y que han manipulado sus retratos para que parezcan perfectos”.

Unas expectativas poco realistas fundamentadas en los medios sociales merman la autoestima de millones de navegantes. Este problema se agrava por la frecuencia con la que muchos de los afectados, especialmente los jóvenes, consultan sus perfiles.

En cualquier caso, estas plataformas también tienen una dimensión favorable. Casi el 70% de los encuestados sostiene que recibió apoyo psicológico cuando lo requirió.

En estas ocasiones, los usuarios convirtieron sus cuentas en foros para la expresión y el intercambio de experiencias, algo que, en su opinión, fue beneficioso y les ayudó a superar la adversidad que les acuciaba.

Otro factor positivo que señalan quienes han colaborado en este trabajo es la posibilidad de entablar y mantener relaciones en línea, más allá de las facilidades que proporcionan las páginas en las que sólo se busca ligar sin ningún compromiso.

Desde la RSPH se recomienda a los famosos y las empresas con una gran influencia, como las firmas de moda, que aclaren en qué ocasiones están presentando fotos que han sido alteradas con una finalidad estética.

Otro consejo va dirigido a las responsables de las redes: deberían avisar a los internautas que superan una determinada cantidad de tiempo de conexión, como medida preventiva de males mayores.

Para los navegantes más vulnerables, es decir, para los que atraviesan una situación de riesgo debido a su salud mental, estas webs podrían crear mensajes discretos en los que se les indicase dónde se les brindaría ayuda.

Sea como fuere, según los miembros de la RSPH, se necesitan muchos más estudios de este tipo que profundicen en los efectos de las redes en los internautas. Alertan de que la penetración de estas páginas se incrementa sin freno, por lo que la urgencia para afrontar este desafío es máxima.

SECCIÓN Tecnología