Negocios
Daño ambiental: confirman que minera chilena contaminó San Juan
10-07-2017 La compañía trasandina Antofagasta Minerals viene arrojando del lado de la frontera argentina millones de toneladas de escombros y residuos peligrosos desde 2004                                                                                                      
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación concluyó en un informe que la compañía chilena Antofagasta Minerals, operadora de la mina de cobre "Los Pelambres" en Chile, contaminó el suelo y las aguas de la localidad de Calingasta en San Juan, luego de haber arrojado del lado de la frontera argentina millones de toneladas de escombros y residuos peligrosos desde 2004.

El informe forma parte de la demanda iniciada en 2014 contra la operadora por haber instalado gran parte del depósito de residuos de la explotación de la mina dentro del área argentina, y por la que se le reclama el retiro de la basura y el pago de un canon por el tiempo que ocupó la zona.

La investigación fue requerida por el Juzgado Federal N°2 de San Juan y constó de una serie de pruebas que incluyeron: la pericia química sobre suelo y aguas de la escombrera; un estudio de impacto ambiental; la inspección ocular, planimetría y registro fotográfico del lugar para determinar su dimensión total y el porcentaje del lado argentino de la frontera, y la localización y estado de las reservas de agua ubicadas en lagunas, vertientes o cualquier tipo de cuenca hídrica.

El basurero empezó a construirse en 2004, cuando el gobierno chileno autorizó a Antofagasta Minerals la instalación de la escombrera Cerro Amarillo, al norte del yacimiento Los Pelambres, la séptima mina de cobre más grande del mundo.

Según investigaciones preliminares, en el lugar se arrojaron hasta 2012 todos los desechos de la mina chilena, incluyendo más de 500 neumáticos de gran tamaño y rocas sin valor comercial por el bajo o nulo contenido de los minerales, pero capaces de provocar drenaje ácido, concebido como una forma de contaminación.

La escombrera mide 105 hectáreas, de las cuales más de la mitad está del lado argentino, tiene unos 70 metros de altura y acumula en territorio nacional cerca de 55 millones de toneladas de residuos peligrosos.

Desde su instalación, según las autoridades sanjuaninas, desaparecieron algunas lagunas que fueron cubiertas con escombros, mientras otras van camino a extinguirse al interrumpirse el flujo de agua natural.

 

SECCIÓN Negocios