Management
El empleo temporario tuvo el retroceso más alto en los últimos tres años
10-07-2017 Según FAETT, en el primer trimestre de 2017 esta modalidad de trabajo retrocedió 16,6% respecto del mismo período del año anterior
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En el primer trimestre del año, el empleo temporario cayó 16,6% respecto del mismo período de 2016.

En marzo, la cantidad de ocupados fue de 52.042, una baja del 15,8% con relación a un año atrás, según la encuesta que elaboró el Indec para la Federación Argentina de Empresas de Trabajo Temporario (FAETT).

Según el relevamiento, que comenzó en 1996 entre 70 empresas distribuidas en la ciudad de Buenos Aires y el interior del país, los puestos de trabajo relacionados con esta modalidad cayeron en 2015 (-3,2%) y en 2014 (-15,1%). Sin embargo, el retroceso de 2016 fue el más alto en tres años (-19,9%).

Sin embargo, en marzo la contratación creció 1% intermensual, luego de verificar números en rojo en el primer bimestre. En sintonía con el movimiento de la economía en los últimos 15 meses, el primer semestre del año pasado fue sumamente recesivo, con bajas de hasta 8,6% (en julio, uno de los peores meses de la industria en 2016).

En tanto, desde septiembre de 2016 las cosas mejoraron, y los crecimientos mensuales encadenaron cuatro meses positivos en la contratación de personal.

Los principales empleadores de este tipo de trabajadores se hallan en la industria manufacturera, seguido de los servicios. 

"El trabajo temporario es un índice predictivo de la actividad económica a partir de su evolución en el empleo. Cuando crece, al poco tiempo empieza a expandirse el empleo en la Argentina", afirmó José María Mariani, director ejecutivo de FAETT.

"Hoy, el empleo temporario viene respondiendo a la tibia actividad económica. Pero la falta de inversión de largo plazo tampoco facilita las cosas. No se ven signos alentadores de crecimiento en el empleo", sentenció.

Mariani indicó, sin embargo, que el empleo temporario viene cayendo desde los últimos años. "Hay otro factor muy importante a tener en cuenta, que tiene que ver con las declaraciones que hizo el Presidente en los últimos días. La litigiosidad y los costos laborales desalientan en forma notoria la voluntad de contratación. En este contexto, es muy difícil", agregó.

Sobre el futuro, el directivo de FAETT no fue muy positivo. "Hay alguno que otro rubro con crecimiento, pero tiene que ver con la capacidad del Estado de generar obra pública", dijo, y completó: "Cuando uno mira los indicadores de la industria me gustaría ser más optimista, pero me resulta difícil todavía". 

De acuerdo con los analistas de la cartera que conduce Jorge Triaca, en mayo las expectativas de contratación para los próximos meses del año mejoran, pero la estabilidad sigue siendo el signo dominante, como en los últimos años, según relevó el diario La Nación.

SECCIÓN Management