Economía
Se reactiva la pelea por el régimen fabril de Tierra del Fuego
11-07-2017 La industria de electrónicos y electrodomésticos elaboró un plan de 14 puntos con el que quiere reducir los precios al consumidor y aumentar la rentabilidad. El mismo implica cambios en el convenio colectivo y discutir la importación de insumos para la producción
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La industria de electrónicos y electrodomésticos de Tierra del Fuego presentó un plan de 14 puntos al Gobierno para debatir entre empresas, sindicatos, autoridades provinciales y el Ministerio de Producción nacional.

Entre los pedidos formales para mejorar los precios al consumidor, pero también la rentabilidad, las firmas requirieron trabajar sobre una simplificación de procesos productivos, la mejora de los costos logísticos y aduaneros y cambios en el convenio laboral al estilo del que se firmó en la industria petrolera para operar el yacimiento Vaca Muerta.

Las compañías fueguinas criticaron además que el Gobierno no haya convocado a la mesa sectorial que había prometido y que sí se volvió una referencia para petroleras, automotrices, construcción y textiles, entre otros.

Por otro lado, pese al impacto en el consumo, entre los productores de la isla (que en muchos casos son también comercializadores directos) indicaron que el programa Precios Transparentes -que discriminaba el precio de pago contado del pagado con tarjeta de crédito- bajó los precios de algunos bienes. 

En el Gobierno afirman que el régimen que beneficia fiscalmente a la industria fueguina está asegurado hasta 2023, pero no más allá. "Lo que quieren discutir en la mesa es esa extensión, pero éste no es el momento", cuestionó un funcionario.

En el Gobierno admitieron que "el clima" es distinto con otros sectores. Recordaron además los beneficios del "paraguas" aduanero y el "impuestazo tecnológico" de 2013, que benefició a las firmas con "importantes ganancias".

"Hay que mejorar el convenio con la UOM para bajar el costo de la mano de obra, aumentar la productividad y dar premios al presentismo", estimó el ejecutivo de una de las grandes fábricas en esa provincia. 

Los salarios en la isla son un 205% más altos que en el promedio nacional, según un informe que la consultora privada Abeceb elaboró para la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte).

Allí también señalan "rigideces en los procesos productivos". El ausentismo llega a picos del 17%, existe una alta tasa de delegados (200% más que el del Smata, por ejemplo) y existe "dificultad para incorporar nuevas tecnologías".

En Tierra del Fuego trabajan unas 10.000 personas específicamente bajo el régimen industrial promocionado. Un 75% pertenece a la electrónica. En 2015, dicen en el sector, eran 13.000. 

Un segundo punto que las empresas buscan discutir dentro del plan es la "simplificación de los procesos productivos". Se trata, explicaron, de establecer qué insumos tiene sentido integrar nacionalmente y cuáles no de cara a los consumidores finales.

Hay insumos nacionales, estimó Abeceb, que cuestan un 400% más caros que los importados. Estos últimos representan el 33% del precio final de un producto, mientras que los nacionales son el 1 por ciento.

Otro punto que destacan en Tierra del Fuego refiere a la falta de infraestructura y los altos costos logísticos. Además de los problemas portuarios que tiene la provincia, los empresarios reclaman por los elevados costos de seguridad.

"Las deficiencias en infraestructura aumentan el costo logístico en hasta 42% para la electrónica", indicaron a La Nación. "Los costos y tiempos aduaneros son terribles. Tenemos puertos del tercer mundo para querer participar en el primer mundo. A veces estamos con la mercadería inmovilizada hasta 15 días", cuestionaron.

Para las mesas de competitividad existentes, el Gobierno cree que existe "perspectiva de potenciar el sector y un horizonte de largo plazo", según contaron al matutino. "Muchas provincias se quejan contra ese régimen. También sectores como el textil o el plástico", criticaron. 

SECCIÓN Economía