Finanzas

¿Ahora el dólar quedó muy alto?: el índice Big Mac ubica el tipo de cambio de equilibrio en $16,04

14-07-2017 El indicador que compara el precio de la popular hamburguesa en Estados Unidos respecto al costo que tiene en otros países revela, para sorpresa de muchos, que la divisa debería costar casi $1 menos que el valor actual. Cuáles son las variables que inciden
Por Mariano Jaimovich
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Después de la escalada que en pocas semanas llevó al dólar por encima de los $17, la nueva polémica resulta inevitable: ¿es este nuevo precio el nivel "de equilibrio" o, como muchos creen, todavía falta que el billete recorra un tramo adicional antes de poder decir que se le puso final atraso cambiario?

En este sentido, hay opiniones que van en ambas direcciones. Aquellos más proclives a confiar en las fuerzas del mercado creen que la estabilización que experimentó el billete verde durante estos últimos días es una prueba de que entró en la zona de equilibrio.

Sin embargo, los más preocupados por las economías regionales o la pérdida de la competitividad de la industria cuestionan esas apreciaciones.

En este contexto, resulta difícil encontrar a algún analista o empresario que diga que el dólar debería bajar y, por ejemplo, regresar al nivel de los $16.

Pese a ello, y aunque parezca extraño, esa es la conclusión a la que se llega mediante el célebre Big Mac Index, un referente mundial a la hora de determinar qué tan devaluadas o sobrevaluadas están las monedas de cada país.

Elaborado por la revista The Economist, este índice tiene muchos adeptos, en parte porque permite una comparación internacional de los signos monetarios, y también porque en sus 30 años de historia se ha ganado el respeto de analistas.

Muchas de las veces en que la moneda de una nación apareció sobrevaluada en este ranking, luego terminó sufriendo una corrección.

La publicación inglesa compara el precio de la famosa hamburguesa de McDonald's en varias naciones del planeta, siguiendo la teoría de las paridades internacionales de precios, que establecen que productos similares tienden a tener el mismo valor en todos los países.

En otras palabras, el postulado es que, con la misma cantidad de dólares convertidos, se debería poder comprar el idéntico producto en todos los países, sea un alimento o un servicio estandarizado.

En consecuencia, si en algún territorio la hamburguesa tiene un valor muy alejado de la de referencia -la estadounidense, por estar cotizada en dólares- se considera que hay factores domésticos que están distorsionando el verdadero nivel de tipo de cambio.

Se acaba de publicar la última actualización de este índice y el relevamiento arroja un resultado sorprendente: para que la hamburguesa argentina cueste lo mismo que la estadounidense, el tipo de cambio debería ubicarse en $16,04 (ver cuadro):

Es decir, el peso estaría devaluado y no sobrevaluado, como todo el mercado supone.

¿Cómo se calcula?
Para quienes no están tan familiarizados con el Big Mac Index, hay una cuestión metodológica no menor. El precio de esa hamburguesa en la Argentina es tomado con cautela por los economistas.

De hecho, a partir de 2011 decidieron readaptar el índice y considerar como válido el valor de otro producto de la cadena que es muy similar: el Cuarto de Libra.

Sucede que en épocas del kirchnerismo, cuando el tipo de cambio estaba "anclado", el entonces secretario de Comercio, Guillermo Moreno, había presionado a la compañía de comida rápida para que congelara el precio del Big Mac, mientras que el resto de los valores del menú escalaba al ritmo de la inflación del momento, que llegó a ser de 40% anual.

Con esa intervención, el funcionario se "garantizaba" que la Argentina quede entre las naciones más competitivas en términos cambiarios.

Por lo tanto, los expertos comenzaron a tomar como referencia al Cuarto de Libra, ya que es una hamburguesa que vale prácticamente lo mismo que el Big Mac en otras partes del mundo.

Así, al suprimir ese efecto, este "índice mejorado" muestra la situación del tipo de cambio de manera más fidedigna. De hecho, el precio actual del Big Mac en el mercado interno sigue desfasado: cuesta $70, un 18% menos que el Cuarto de Libra ($85).

En otras palabras, se terminó la intervención del INDEC pero permanece el "resabio" de Guillermo Moreno en las pizarras de McDonald's, ya que esta hamburguesa con dos medallones de carne quedó con un precio muy bajo.

Al tipo de cambio actual, el Big Mac cuesta unos u$s4,13 frente a los u$s5,30 que sale en Estados Unidos. Esto significaría tener un dólar a $13,21, algo muy lejano a la realidad.  Por eso, los economistas toman como referencia el Cuarto de Libra.

¿Cómo es la ecuación entonces?

• Hoy día, este producto cuesta unos $85 en locales porteños. Esto equivale a unos u$s5,01 tomando la cotización del billete verde

• Si se considera que la Big Mac estadounidense "cotiza" a u$s5,30 esto implica que el peso estararía  devaluado o, en otras palabras, que el dólar se ubica en un nivel más alto de lo que marcaría la referencia.

• Cuando se dividen los $85 de la hamburguesa argentina sobre 5,30, el resultado es el tipo de cambio que, en teoría, debería regir para que en ambos países se igualen los precios

• Esto da como resultado un billete verde de $16,04, que es el valor al que debería estar la moneda en el plano local para estar "equilibrada"

En resumen, si se toma el Cuarto de Libra como referencia surge, para sorpresa de muchos, que el tipo de cambio vigente en estos días es más elevado, ya que se encuentra un peso por encima al del famoso indicador mundial.

Pero la realidad indica que la cotización en el mercado es de alrededor de $17. Cifra que, incluso, es considerada por muchos sectores de la economía como "baja".

¿Se llegó al nivel ideal?

Cuando se analiza si el billete verde está atrasado o no, el debate se enciende.

Al respecto, el economista Miguel Angel Broda, por ejemplo, considera que "la magnitud del atraso cambiario es muy fuerte" y por eso hoy nos encontramos con "un dólar muy barato".

En ese sentido, el experto afirma que el precio, "sin duda", debería estar por encima de los $17. Incluso, va más allá al asegurar que si se toma el valor promedio de los últimos 20, 40 o 70 años, "debería estar arriba de los $22".

En tanto, el economista Rodrigo Benítez, de la Consultora Alpha, asegura que "el valor de hoy de $17 en el mayorista no parece caro. En términos de tipo de cambio real, de hecho, está al mismo nivel de diciembre de 2016".

Según un informe de Consultatio, la corrección reciente del tipo de cambio "sorprendió más por su velocidad que por el nuevo nivel alcanzado".

En la misma tónica que otros analistas, los expertos de la consultora consideraron que, más allá del precio que alcanzó en los últimos días, al tocar los $17, "el peso sigue apreciado". Una forma de indicar que la divisa estadounidense está barata.

De acuerdo con su fundamento, la sobrevaloración del peso es un resultado de tres factores que "no van a cambiar" en el corto plazo:

-Gradualismo fiscal

-Política monetaria restrictiva

-Estrategia de financiamiento del sector público centrada en el mercado internacional

A todo el combo anterior, Consultatio agrega "la corrección y el aumento de la volatilidad cambiaria", que son "consistentes con mayores presiones inflacionarias", que refuerzan dicho atraso cambiario.

En tanto, para el economista Jorge Vasconcelos, de la Fundación Mediterránea, las últimas fluctuaciones tendrían que ser encuadradas como una "corrección" dentro del nuevo régimen de flotación, en el que los reacomodamientos de la paridad se dan por saltos, en la búsqueda de nuevos equilibrios.

"El sector externo ofrece suficientes argumentos como para encontrar explicaciones técnicas, antes que políticas. En esencia, lo que parece haber ocurrido en las últimas semanas es la constatación de una economía argentina más dependiente del financiamiento externo, con datos que anticipan un ensanchamiento del déficit comercial y del de cuenta corriente de la balanza de pagos", describe Vasconcelos.

Y agrega que esto ocurre en un momento en el que el real brasileño se debilita por la prolongación de la crisis política, y que las tasas de interés de largo plazo en los Estados Unidos se ajustan, esperando mayor inflación en el futuro.

Una mezcla que "puede hacer más costoso el endeudamiento", finaliza el economista del IERAL. 

En resumen, distintos economistas ven al dólar a un valor cercano a los $18 para fin de año. Por ejemplo, el relevamiento de Focus Economics entre más de 30 bancos y expertos nacionales y extranjeros de julio, indica una opinión de consenso de $17,57 para diciembre.

Aunque algunos consultados estiman hasta un máximo de $18,15. Incluso, el analista Salvador Di Stefano afirma que el Gobierno está regresando a la estrategia original, de un dólar de $19 a fin de año, como fija el Presupuesto.

Sin embargo, fuentes del Banco Central insistieron a iProfesional que el plan oficial es seguir dejando flotar al billete verde en base a la oferta y demanda, y que el mercado regule el precio, tratando de no utilizar reservas para el control cambiario.

Es que el objetivo de la entidad monetaria es acumular más divisas a mediano plazo. 

En conclusión, según el Big Mac Index, tomando al Cuarto de Libra como referencia el dólar "ideal" se ubica $1 por debajo del actual mercado cambiario de Argentina.

Cabe recordar que hace menos de un año, cuando todavía era ministro Alfonso Prat Gay, este relevamiento mostraba un cuadro completamente diferente: el peso no estaba devaluado sino sobrevalorado un 13%.

Aún así, este indicador, así como durante años fue tomado como una referencia, hoy es desestimado por un amplio espectro de economistas. Y una de las claves está en que el precio del Cuarto de Libra prácticamente no varió en casi un año.

Esto generó que el valor en dólares, al tipo de cambio oficial, termine siendo incluso más bajo que en los Estados Unidos.

SECCIÓN Finanzas