Finanzas
De no creer: desde que asumió Chávez a hoy, el precio del dólar subió 1.450.000% en Venezuela
17-07-2017 La "lechuga verde", como se conoce a la cotización informal, sigue su escalada a pesar de los controles cambiarios del gobierno. La incertidumbre de la coyuntura política a corto plazo dispara la especulación. Y Maduro le declara la guerra a un sitio web que sirve de parámetro para el paralelo
Por Rubén Ramallo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Son contadas las ocasiones en las que un simple indicador es lo suficientemente potente para describir un determinado cuadro de situación. Este es precisamente el caso de lo que viene sucediendo en Venezuela de un largo tiempo a esta parte, pero que en las últimas semanas ha tomado un ritmo aún más vertiginoso.

El dato es simple y concreto: en el período que va desde que Hugo Chávez tomó posesión del cargo de presidente de su país en febrero de 1999 y hasta hoy, el precio del dólar trepó un insólito 1.450.000%. Un millón cuatrocientos cincuenta mil por ciento. O dicho de otra manera, 14.500 veces.

Al inicio de su mandato la divisa estadounidense cotizaba a 573 bolívares antiguos –0,573 de los actuales–, pero luego de 18 años su precio en el mercado marginal se eleva en la actualidad a 8.300 bolívares.

En ese tiempo, tanto el Gobierno de Chávez como el de su sucesor, Nicolás Maduro, han intentado hacer todo lo posible para frenar la veloz caída de la divisa local provocada por una economía dependiente de las exportaciones y, especialmente, de los precios del petróleo.

La primera señal de alarma se produjo en 2003, cuando tras acumular una suba del 235% en cuatro años, Chávez implantó un estricto control de divisas, cuyo único efecto fue el de crear un mercado paralelo de cambios.

En 2008, cuando el dólar superaba los 6.000 bolívares antiguos y acumulaba una suba del 910%, el entonces presidente retiró tres ceros a la moneda, y la rebautizó como "bolívar fuerte", para intentar relanzar la divisa. El mecanismo funcionó un año, en el que la moneda local se revaluó y el dólar cayó a 3,4 bolívares fuertes durante buena parte de 2009.

A partir de 2010, la devaluación del dólar en el mercado negro fue lenta pero constante, hasta que en octubre de 2016 todo cambió ya que solo en ese mes el dólar se encareció en más de un 50%. Esa fue la señal de que todo podría ir de mal en peor, lo que se confirmó en los hechos, pues en los dos meses siguientes la cotización pasó de 1.000 bolívares a más de 4.500.

Ante la gravedad de la situación, y en un intento de frenar un inminente colapso monetario,  de Maduro tomó la decisión de retirar de circulación los billetes de 100 bolívares, prácticamente los únicos con valor, sumergiendo al país en una profunda crisis de iliquidez.

Como medida complementaria, permitió la apertura de pequeñas casas de cambio en territorio colombiano a las que los ciudadanos venezolanos podían acceder inicialmente a un tipo cercano a los 1.000 bolívares por dólar, luego de tramitar una engorrosa tramitación en algún banco local.

En primera instancia, el apretón monetario que provocó la medida surtió efecto y el dólar retrocedió a unos 2.500 bolívares, pero la calma apenas duró cuatro meses, y en abril de este año el tipo de cambio había vuelto a los 4.000.

Con la profundización de la grave crisis política que afecta al país, el desplome del bolívar se aceleró, pues en mayo el dólar se encareció 43% al superar los 6.100 bolívares y en lo que va del mes perdió otro 32%, pues cerró la tercera semana del mes a 8.300 bolívares.

La disparada de la "lechuga verde", como se denomina al dólar marginal, si bien es negada y combatida por el propio Gobierno, tiene su correlato en el mercado oficial: allí también se viene incrementando en forma significativa el valor de la divisa estadounidense.

La forma elegida para hacerlo es a través de un nuevo modelo del sistema de asignación de divisas, denominado "Dicom", que fue lanzado recientemente y luego de sucesivas postergaciones.

Su lanzamiento responde al objetivo del Gobierno de dar una  sensación de confianza al mercado con un mecanismo supuestamente transparente que le permita captar divisas en medio de la sequía que las mismas autoridades han provocado con controles y restricciones.

Lo que no cambia es el tipo que sigue usando el Gobierno para sus operaciones internas o para importar bienes "de extrema necesidad", denominado "Dipro" que sigue estancado en 10 bolívares desde febrero de 2016, lo que ha levantado numerosas acusaciones de corrupción hacia miembros del Ejecutivo o empresas que se aprovechan de esta cotización subvencionada.

En un intento por respaldarlo, Nicolás Maduro aseguró este jueves que este sistema es el "futuro" de la economía del país y agregó que con la futura Asamblea Constituyente buscará establecer una ley que frene la "especulación" de los precios.

"Tengo esperanza en la Asamblea venga a acabar con todas las mafias que atacan la economía, la sociedad y al final al ciudadano", enfatizó Maduro.

Pero su debut no fue muy auspicioso, ya que en sus primeras operaciones la moneda venezolana se devaluó un 176%

En esa ocasión, el director del Comité de Subastas de Divisas del BCV, Pedro Maldonado, informó que la primera operación se "resolvió a 2.010 bolívares por dólar", frente a los 727 bolívares que cotizaba antes de iniciar el nuevo programa.

Tras su lanzamiento, Ronald Balza, economista y decano de la Universidad Católica Andrés Bello, sostuvo que "teníamos semanas esperando el nuevo Dicom y lo único nuevo ha sido una banda cambiaria cuyo límite superior era cerca de un tercio del paralelo".

"Este Dicom nos deja peor que antes, porque queda claro que el Gobierno seguirá haciendo lo mismo a pesar de lo mal que nos ha ido. De este modo, al único que fortaleció la medida fue al paralelo”, agregó.

"La aparición de este nuevo mecanismo, en medio de las protestas y el llamado a una Asamblea Constituyente, es una pésima noticia que impulsa el salto del paralelo”, detalló otro economista, Jesús Casique.

Posteriormente, con el avance de los días el precio del dólar oficial también se fue entonando y ya en la cuarta y última  subasta del Dicom, el cambio resultante se ubicó en 2.640 bolívares por dólar. Un 250% por encima del precio previo a su implementación.

A través de este mecanismo, las personas físicas podrán optar por hasta 500 dólares trimestrales, con un límite de 2.000 dólares anuales, mientras que las empresas tendrán la opción de comprar el equivalente al 30% de su ingreso bruto mensual, con base en su declaración de impuestos sobre la renta. 

Por qué sube tanto la "lechuga verde"
Los analistas de la oposición consideran en forma unánime que la razón de su empinamiento responde a las perspectivas negativas que se mantienen sobre el futuro cercano de su país, que presionan permanentemente la demanda del dólar en el único mercado que funciona como tal.

Todo ello como consecuencia directa de los controles de precios y de cambio, la expansión monetaria destinada a solventar un déficit fiscal que apunta al 17% del PBI este año y de un entorno político cada vez más conflictivo.

Para determinar el precio de la lechuga verde se toma como referencia a la página de internet "DolarToday", que consigna la cotización cruzada en las casas de cambio de la ciudad colombiana de Cúcuta.

Desde ya que los métodos de cálculo del dólar paralelo son indirectos, y no recogen todos los intercambios que efectivamente se hacen de bolívares por dólares en el propio territorio venezolano.

No obstante, desde que está en marcha el Dicom, se ha establecido una nueva relación con el dólar marginal.

En efecto, al momento que Nicolás Maduro anunció este mecanismo por cadena nacional, el "dólar criminal", como lo suele denominar, mantenía una relación de 3 a 1 por encima del oficial. Con el paso del tiempo y de las sucesivas subastas, esa  proporción se viene manteniendo sin mayores variantes.

Para el economista Aurelio Concheso, el vuelo imparable del dólar paralelo  responde a razones obvias, como "la estructural de intrínseca inviabilidad de un sistema de cambios múltiples, y la persistente tentación de mantener el cambio oficial sobrevaluado en vano intento por transmitir una sensación de bienestar a la población".

"Pero hay una razón de fondo que se agudiza cada día y no es otra que el grado de descontrol cada vez mayor, en lo que se refiere a impresión de dinero sin respaldo", agrega Concheso.

En su opinión "ese es un fenómeno propio de las hiperinflaciones, pero cuya existencia pocos economistas aún se atreven a admitir", sostiene.

Sobre ese punto, los escasos datos que proporciona el Banco Central son más que ilustrativos. Hace apenas un año, el circulante demoraba doce meses en duplicarse. En el último mes se incrementó un 20% y en ascenso.

¿Qué es DolarToday?
Gustavo Díaz, creador de la página, señaló que toman como referencia  el "micro mercado" de divisas en la ciudad de Cúcuta, fronteriza entre Colombia y Venezuela, para informar sobre la tasa del dólar paralelo.

"La gente va con bolívares a Cúcuta y los convierten en pesos que luego se pueden cambiar a dólares, porque en aquel lado no existe control de cambio", explicaron.

Aunque los creadores de DT residen en tres estados de EE.UU. (Alabama, Florida y uno en la costa oeste que no quisieron revelar), dicen que su equipo se concentra en Caracas, la capital de Venezuela.

Debido a que de un tiempo a esta parte se convirtió en la referente del dólar marginal, la página viene sufriendo constantes presiones del gobierno.

La última la lanzó el propio presidente Maduro, quien ante representantes de la prensa extranjera sostuvo que "tengo elaborados un conjunto de proyectos: uno es una ley especial contra la especulación y la fijación ilegal de los precios a partir de los marcadores internacionales. Ustedes saben, DólarToday".

"Nadie puede estar de acuerdo con lo que DólarToday le hace al país, y aquel que fije los precios a partir de esos marcadores, bueno, las penas más severas", concluyó amenazante.

Lo que sí está claro, es que pese a sus amenazas y a los mecanismos que busque implementar para frenar al dólar, los problemas de Venezuela no se resuelven de esta manera.

SECCIÓN Finanzas