Ahora Brasil

Cómo exportar más a Brasil: políticas de Estado para equilibrar la balanza comercial

20-07-2017 El consultor especializado Gustavo Segré enumera las medidas que el país podría tomar para impulsar negocios con Brasil y revertir el déficit comercial
Por Gustavo Segré y Germán Segré
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La previsiones para el año 2017 indican que Argentina tendrá un déficit en su balanza comercial con Brasil próximo de los u$s7.000.

Será el mayor déficit comercial de la serie histórica entre Brasil y Argentina, y no es por falta de demanda brasileña. Es por falta de competitividad desde la oferta Argentina.

A continuación se listan una serie de propuestas para mejorar la situación. No pretenden ser las únicas soluciones posibles, pero sí buscan ser un aporte para quienes definen las políticas de comercio exterior del país.

Existe una necesidad de implementar medidas tendientes a favorecer las exportaciones. Además, la política debe ser cuidadosa, porque tiene que responder a las demandas de los empresarios locales sin llegar al extremo de instaurar un proteccionismo que conspire contra el espíritu del Mercosur.

Las iniciativas de este artículo y del video fueron planteadas por primera vez en el año 2000 y, de haber sido atendidas por las autoridades, podrían haber evitado el deterioro de la balanza comercial que se da en la actualidad.

Hoy, actualizadas, pueden servir para abrir una nueva era de dinamismo y recuperación en el comercio exterior con Brasil.

Las propuestas
1. Capacitación empresarial: Argentina tiene 650.000 empresas, de las cuales solo 9.800 actúan en el comercio exterior. El 96% de las firmas son “micro” y “pequeñas”, pero la mayoría de ellas, no exporta nada.

Asimismo, más del 50% del total exportado por el país se concentra en no más de veinte compañías.

Resulta evidente que hay que aumentar la cantidad de empresas exportadoras. Y para eso se debe enfocar la capacitación sobre tres aspectos:

- Cursos generales: cómo armar un proyecto exportador, cómo calcular el precio de venta, la importancia de la logística, etc.

- Cursos específicos: registro de productos para exportación, documentos y procesos para exportar, consorcios de exportación, etc

- Por mercados: cómo exportar a Brasil, cómo exportar al mercado americano, cómo exportar a la Unión Europea, etc.

2. Propiciar la homologación de productos con necesidad de registros específicos (ANVISA, INMETRO, ABNT, MAPA).

De esta manera se daría cumplimiento al artículo 1º del Tratado de Asunción, que dice: “La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los países, a través, entre otros, de la eliminación de los derechos aduaneros y restricciones no arancelarias a la circulación de mercaderías y de cualquier otra medida equivalente”.

3. Equiparar las contribuciones sociales (Pis y Cofins) de productos argentinos con similares brasileños.

Una autopieza brasileña paga de Pis y Cofins un 9,25%, mientras que la misma autopieza fabricada en Argentina llega a pagar el 18,49%.

Para esta equiparación basta aplicar el artículo 7 del Tratado de Asunción, que dice: “En materia de impuestos, tasas y otros gravámenes internos, los productos originarios del territorio de un Estado Parte gozarán, en los otros Estados Partes, del mismo tratamiento que se aplique al producto nacional”.

Lo mismo ocurre con el ICMS – Impuesto a la Circulación de Mercaderías y Servicios–, que actúa para la venta de un estado provincial hacia otro. En el caso de producto brasileño, la alícuota de venta es de 12% o 7%, y en el caso de productos argentinos es de 4%.

El generar menos crédito fiscal inviabiliza importaciones de productos para ventas entre los estados provinciales.

4. Solicitar la apertura de la base de datos de Siscomex, para que la Embajada Argentina tenga información sobre quién importa productos con demanda potencial para la pauta exportadora Argentina (por medio de cláusula de confidencialidad).

En otras palabras, que si Brasil necesita importar algo, Argentina sepa de qué se trata.

5. Negociar la alteración de las normas de FINAME para máquinas y equipos fabricados en Argentina. De esta forma, bienes de capital de fabricación argentina podrán ser financiados en Brasil como si fueran locales (Tratado de Asunción).

6. Mejorar la página web de la embajada argentina en Brasil y de los consulados argentinos. Así se convertirán en un canal interactivo con potenciales exportadores de Argentina y que propicie la inversión brasileña, además de atender las consutas por demandas brasileñas para productos argentinos.

7. Divulgar la forma de exportar a Brasil por medio de seminarios gratuitos en todas las provincias. Tanto presenciales como por videoconferencia (recursos del CFI, por ejemplo).

Estos seminarios podrían ser realizados en conjunto con cámaras sectoriales de Argentina y los técnicos de la agencia Invest-AR, invitando especialistas de diferentes sectores o áreas.

8. Organizar reuniones con las cámaras sectoriales de Brasil para conseguir su demanda de productos importados (como ya existe la de autopartes).

Los listados de demanda potencial se podrían, entonces, divulgar por medios de comunicación masivos, cámaras binacionales , cámaras sectoriales, Agencia Invest-AR y direcciones de comercio exterior (provinciales y municipales), como también mediante bancos nacionales y bancos provinciales. 

9. Servicio de respuesta de consultas a potenciales exportadores de Argentina por medio de estudiantes universitarios de Brasil, de las carreras de Relaciones Internacionales y Administración, con énfasis de comercio exterior. Es posible la ejecución inmediata de este proceso con la Universidad Paulista.

10. Capacitar a los agregados comerciales y al personal de planta de la embajada y consulados argentinos en Brasil sobre aspectos básicos y prácticos de la realización de negocios en Brasil.

11. Abrir “Show Rooms” itinerantes de productos argentinos en grandes centros de compras.

Por ejemplo, la Semana Argentina en supermercados y Shopping Centers. 

12. Divulgación de la oferta exportable argentina en los consejos de representantes comerciales de los estados en donde exista un consulado argentino.

Un objetivo subsidiario es que las empresas con potencial exportador puedan tener representantes comerciales locales.

13. Programa de incubadora de empresas argentinas en Brasil. Empresas con experiencia en el mercado brasileño pueden servir como introducción para nuevos productos, complementarios de los productos comercializados por ellas mismas.

14. Canal propio de distribución para empresas y para consorcios de exportación. Exportarse a sí mismo mejora la competitividad en un 27% promedio, entre otras ventajas.

15. Modificación de la ley de consorcios. Quien fabrique un producto para exportar por medio de un consorcio de exportación no debería pagar los tributos en el proceso productivo (para el caso de Pymes, fundamentalmente).

16. Negociación con empresas de transporte con “regreso sin carga a Brasil” para disponer de valores subsidiados para Pymes de Argentina.

17. Abrir mercados no considerados por los grandes “players” exportadores de Argentina, como Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y región Oeste de los estados brasileños del sur.

18. Organizar dos grupos de trabajo complementarios (públicoprivado) para aportar ideas pro-activas y combatir distorsiones de comercio.

19. Abrir una materia específica sobre “cómo hacer negocios con Brasil” en las universidades argentinas de relaciones internacionales y comercio exterior.

20. Promover las exportaciones en R$ (reales) desde Argentina como un complemento del Sistema de Monedas Locales.

21. Desarrollo de representantes comerciales en Brasil para productos argentinos.

22. Utilización de estructura y salas de reuniones de compañías argentinas radicadas en Brasil, que podrían ceder su estructura para Pymes que viajen a Brasil a buscar clientes.

23. Apertura de un “espacio argentino” en los consulados y bancos nacionales y provinciales de Argentina en Brasil.

24. Apoyo para el trámite del Radar a nuevos clientes de Brasil que no tengan experiencia en importar y deseen comprar productos argentinos.

25. Crear un ámbito público para tratar las cuestiones de comercio exclusivamente de Brasil (con el apoyo de las Cámaras de Comercio Brasil – Argentina de ambos países).

26. Almacenaje, importación y distribución de productos argentinos (En Santa Catarina, Rio Grande do Sul y Nordeste).

27. Crear una dirección o sub-secretaría puntualmente de Brasil.

En una industria o empresa, si se tiene un cliente que demanda 30% de todo lo que produce, seguramente se le dará un cuidado especial. Esta dirección tendría que hacer exactamente lo mismo, sobre asuntos sensibles a la relación bilateral

Conclusiones
Aumentar el intercambio comercial con Brasil, impulsando las exportaciones de productos industrializados puede contribuir a disminuir el elevado déficit comercial existente.

Pero sin acciones efectivas y de largo plazo, es como esperar que el Coyote le pida al correcaminos que no corra para poder agarrarlo.

Precisamos generar un cambio en el comercio exterior argentino y en particular con Brasil.

Esto es posible si se trabaja con políticas de Estado y se nombran en lugares clave a personas que entiendan de qué se está hablando y cómo funciona el mercado brasileño.

Los autores de este artículo nos colocamos a disposición de las autoridades argentinas para iniciar este cambio de rumbo, sin interés de contratos o cargos públicos.

“La única forma de no preocuparse por el futuro, es construyendo un futuro mejor”

SECCIÓN Ahora Brasil
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR