Negocios

Desde noviembre las estaciones de servicios deberán incorporar un nuevo surtidor

20-07-2017 Es para los autos con motores Flex-Fuel, capaces de funcionar con 100% de bioetanol. El año pasado el Gobierno instrumentó un salto en el corte de biocombustible en naftas del 10% al 12% y analiza elevarlo gradualmente al 25 por ciento
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los ministerios de Agroindustria y Energía y Minería de la Nación comenzarán a instrumentar a partir de noviembre el uso de vehículos con motores Flex-Fuel, capaces de funcionar con hasta un 100% de bioetanol, o bien porcentajes menores mezclados con naftas.

Este tipo de rodados ya funcionan en Brasil y Paraguay dentro de Sudamérica.

Desde el punto de vista económico, permiten al usuario cargar biocombustible en mayor o menor medida de acuerdo a su precio en relación con el de la nafta.

Según informó el medio Energía Estratégica, para que el plan funcione, el Gobierno fijará a las automotrices locales la fabricación de determinados lotes de vehículos de estas características para abastecer el mercado y las Estaciones de Servicio tendrán que incorporar surtidores exclusivos con etanol hidratado.

Por su parte, las industrias de bioetanol -a base de maíz y de caña de azúcar- deberán realizar inversiones para generar mayor producción de biocombustibles.

Según declaraciones al medio, industriales maiceros están dispuestos a invertir alrededor de u$s500 millones para aumentar la elaboración de biocomburente.

Según señaló el secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria, Néstor Roulet, durante un seminario en el auditorio de la Sociedad Rural de Jesús María, Córdoba, se está analizando un esquema de licitaciones para proveedores de bioetanol con la idea de lograr una mayor competencia de precios.

"Nuestra idea es que una futura participación para el aumento de la mezcla no sea a través de cupo, sino que las petroleras puedan establecer su demanda en un mercado de mayor competencia", expresó el funcionario.

Cabe destacar que el año pasado el Gobierno instrumentó un salto en el corte de bioetanol en naftas del 10% al 12% (E12).

Pero de acuerdo a fuentes del sector, se está proyectando elevar esos porcentajes de manera gradual hasta a un E25 (25% de bioetanol en naftas).

Para ello, las autoridades están llevando a cabo una serie de estudios que permitan este incremento, sobre todo porque hay que analizar si el parque automotor argentino está capacitado para soportarlo.

Según declaró el subsecretario de Bioindustria, Mariano Lechardoy, en 60 días tendrán resultados sobre una evaluación de emisiones con un corte al 15% en el laboratorio del Ministerio de Ambiente.

Cabe destacar que Argentina cuenta con normas ambientales europeas, más estrictas que las que tienen Estados Unidos y Brasil.

 

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR