Legales

La Justicia lo confirma: el bien de familia siempre queda afuera de la quiebra

22-07-2017 La Cámara Comercial reconoció que, pese a que un inmueble quedó desafectado voluntariamente del régimen, sigue excluido del desapoderamiento
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En el marco de una quiebra, la Cámara Comercial reconoció que, pese a que un inmueble quedó desafectado voluntariamente del régimen de bien de familia, el mismo sigue excluido del desapoderamiento. 

"El fallido goza de la posibilidad de disponer de ellos del mismo modo que lo hubiera hecho si no hubiera estado en quiebra", subrayó.

Este criterio fue sostenido por la sala C de la Cámara en el caso "Olocco Arnaudo, Myrian Serena Teresita s/ Incidente de Venta Auerhan, Clara Susana y otros", donde los jueces Eduardo Machín y Julia Villanueva hicieron lugar a la apelación de la fallida y revocaron la sentencia de grado.

El juez de la quiebra había dispuesto la intervención de la sindicatura en lo concerniente a la venta del inmueble de la fallida, "tanto en la culminación de los trámites de la subasta como en la posterior distribución de su producido".

Sobre ese aspecto, el magistrado, en el fallo apelado, argumentó que con esa desafectación había cesado automáticamente la exclusión del inmueble de la quiebra y por lo tanto se reactivaba desde ese momento "el desapoderamiento de pleno derecho, de modo que los fondos ingresados como producto del remate", deberían ser distribuidos en el proceso falencial.

Según refleja la sentencia, la Cámara ya había intervenido, señalando que el inmueble registrado como bien de familia se encontraba excluido del desapoderamiento.

Con ese antecedente, recordó que el activo de una quiebra "se compone exclusivamente con los bienes desapoderados (art. 107 LCQ)" y que en el caso analizado el inmueble entraba en esa categoría.

"Entre los bienes que no son alcanzados por el desapoderamiento se encuentra el que ha sido afectado como bien de familia. Rige a su respecto, en consecuencia, el régimen que se aplica a los bienes no desapoderados, según el cual el fallido goza de la posibilidad de disponer de ellos del mismo modo que lo hubiera hecho si no hubiera estado en quiebra", recalcaron los integrantes de la sala.

La solución del caso no obsta – aclararon los jueces- a que ese bien de familia "sea oponible a ciertos acreedores verificados, dado que los principios que rigen la cuestión siguen siendo los mismos".


SECCIÓN Legales