Legales

Amado Boudou pidió que Víctor Hugo Morales declare como testigo en su juicio oral

24-07-2017 El ex vicepresidente kirchnerista presentó una lista de 60 personas que podrían declarar a su favor. Además del conductor y relator, entre los propuestos también están el ex titular de AFIP, Ricardo Echegaray, y la ex jefa de la Casa de Moneda, Katya Daura                                          
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El ex vicepresidente Amado Boudou pidió este lunes que el ex jefe de la AFIP del kirchnerismo, Ricardo Echegaray; la ex jefa de la Casa de Moneda, Katya Daura; y el relator y periodista Víctor Hugo Morales sean convocados como testigos del juicio oral al que será sometido por el caso de la ex Ciccone Calcográfica, informaron fuentes judiciales.

En el marco de la presentación de pruebas de cada una de las partes, la defensa de Boudou, a cargo de Eduardo Durañona, solicitó la convocatoria al debate de unos 60 testigos, entre ellos Echegaray y Daura, que habían sido acusados por el fiscal Jorge Di Lello en la causa.

La lista también incluye a Morales y a otros periodistas, y al abogado Fabián Carosso Donatiello, quien aparecía alquilando el departamento de Boudou en Puerto Madero que después habría ocupado el monotributista Alejandro Vandenbroele, a cargo de The Old Fund, la firma que se quedó con la ex Ciccone.

Además la defensa solicitó peritajes sobre el origen de los fondos con los que se compró la histórica imprenta y cómo funcionaba la empresa.

El planteo de la defensa de Boudou forma parte de la antesala al juicio oral que llevará adelante el Tribunal Oral Federal 4, y donde también hacen sus pedidos cada uno de los acusados, la fiscalía y las querellas de la Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera (UIF).

La causa investiga si Boudou -cuando era ministro de Economía- y su amigo Núñez Carmona adquirieron, a través de la sociedad The Old Fund SA y de Vandenbroele, el paquete mayoritario de Ciccone Calcográfica SA (actual Compañía de Valores Sudamericana), y si consiguieron que la Justicia -previa conformidad de la AFIP- levantara la quiebra de la empresa para poder contratar con el Estado Nacional.

Para el juez federal Ariel Lijo, Boudou, su amigo José María Núñez Carmona y Vandenbroele se quedaron con el 70% de Ciccone para hacer negocios con la administración pública, mientras que también fueron acusados de la maniobra el ex dueño de la imprenta Nicolás Ciccone y los ex funcionarios de AFIP Rafael Resnick Brenner y del Ministerio de Economía Guido Forcieri.

La semana pasada la defensa de Núñez Carmona recusó al Tribunal Oral Federal que tiene previsto juzgarlo, por entender que actuaron con demasiada celeridad en busca de llevar la causa a juicio.

A su entender, eso demostraría una parcialidad a la hora de juzgarlo a él y al resto de los acusados, entre ellos Boudou, por los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública.

Boudou ya había fracasado en un intento por apartar a ese tribunal y pedir que el debate lo celebrara el Tribunal Oral Federal 1, que el próximo 4 de agosto deberá dar su veredicto sobre la acusación de falsificación de documento público que pesa en su contra por los papeles de un auto.

En ese caso, para Boudou la fiscalía pidió tres años de cárcel en suspenso y el veredicto se conocerá la semana próxima, el 4 de agosto.

Si Boudou resulta condenado, un nuevo juicio y un veredicto de culpabilidad podría ponerlo en las puertas de la cárcel.

Al reanudarse la actividad judicial en agosto, el fiscal Ramiro González estaría en condiciones de pedir el juicio oral de Boudou por una tercera causa: la compra de 19 autos por parte del Ministerio de Economía en 2009.

SECCIÓN Legales