Finanzas

Goteo silencioso: por "riesgo Cristina", inversores reducen su exposición en activos argentinos

31-07-2017 La incertidumbre política modifica el comportamiento de los ahorristas y grandes players del mercado. Según el resultado electoral, los papeles locales pueden quedar baratos o ser muy caros. Desde Banco Mariva anticipan qué puede ocurrir según cuatro resultados posibles en las urnas
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Es casi un secreto a voces. En el mercado advierten una tendencia que, día a día, se hace más palpable: el "riesgo Cristina" está impactando en el humor de los inversores.

Esto ya no sólo se percibe en el plano cambiario, que viene tomando temperatura a la par de la inacción del Banco Central para ponerle un freno al billete verde. 

También, en lo que sucede con otros activos argentinos que, poco a poco, van perdiendo parte de su atractivo

Casi como un "goteo", se observa un achicamiento de tenencias de bonos, acciones y Lebac a modo preventivo, detallan fuentes allegadas a los grandes bancos y fondos del exterior.

"No hay una salida masiva ni mucho menos. Si fuera así, el dólar se iría arriba de los $20. Pero sí quienes venían invirtiendo en activos locales están recortando posiciones", admiten a iProfesional desde un banco de Nueva York.

Este comportamiento, es "para cubrirse un poco más de los vaivenes políticos que observan en Argentina", añaden. 

Por lo pronto, aquellos que manejan el dinero de grandes clientes, trazan el siguiente diagnóstico:

1. Las acciones locales (tomando el índice Merval) pasaron de ofrecer retornos del 30% en dólares a un 18%. 

Esto, por la incertidumbre electoral y la decisión del Morgan Stanley de no ascender al país de "mercado de frontera" a categoría "emergente".

2. Los bonos, que hasta junio brindaban ganancias del 20% en moneda dura, ahora dejan poco más del 12%.

3. La "bicicleta financiera" ya no es lo que era. Hasta hace poco, los inversores traían billetes verdes, comparaban Lebac (para aprovechar las altas tasas) y, con lo obtenido, recompraban más divisas estadounidenses. 

Con este simple pase de monedas se hacían de un 10% en dólares. Ahora, esa utilidad se redujo a menos del 4%.

Por lo pronto, el mercado local ya no resulta tan atractivo para los fondos del exterior. Además, las comparaciones con lo que sucede en otros países están a la orden del día.

Por caso, Brasil asoma como gran competidor a la hora de captar nuevos flujos de capitales que llegan a la región. 

"(Michel) Temer pudo sacar adelante una reforma laboral muy profunda, que a las empresas les garantiza mayores ganancias, aun teniendo un índice de aprobación bajísimo", señalan desde un fondo con sede en Nueva York.

Desde Wall Street, el consenso de los analistas es claro: las acciones argentinas están baratas sólo si Cambiemos sale fortalecido de la contienda electoral. 

No obstante, no le asignan tanta importancia a los próximos comicios de agosto. Más bien, tienen la mira puesta en octubre.

"Las PASO no modifican nada en forma irreversible. Sirven para ver la tendencia", indican desde un importante banco que tiene entre sus clientes a grandes jugadores del mercado.

Entienden que pasados los comicios de agosto, si el resultado es adverso, el Gobierno tendrá tiempo para plantear modificaciones que le sirvan para captar más votos. 

Lo que suceda en octubre sí puede marcar un punto de inflexión. Claro que los inversores no esperan hasta ese mes sino que desde ahora van realizando ajustes preventivos a sus portfolios. 

Si Cambiemos pierde en la Provincia y por amplio margen en manos de Cristina Kirchner, los fantasmas estarían a la vuelta de la esquina, y eso potenciaría una importante ola de ventas de acciones y bonos.

En ese caso, las cotizantes argentinas quedarían "caras", con lo cual tomar posiciones ahora en activos locales se presenta un tanto riesgoso.

Por lo pronto, tal como señala un banquero, "los inversores están en un momento de 'wait and see' que durará hasta octubre". 

"En medio, no hay demasiados incentivos como para estar tan expuestos en Argentina. Más aun, teniendo en cuenta que la competencia de la región se hace sentir. Al tal punto que ahora Brasil tiene más upside que Argentina", completa.

Lo que suceda en términos electorales será clave para los inversores. De hecho, hay quienes ya se animaron a ensayar cómo le iría al mercado en todos los escenarios posibles.

Escenario 1: el Gobierno logra una contundente victoria 

Un informe del Banco Mariva, uno de los más leídos por los operadores de la city, plantea que los títulos argentinos podrían subir hasta 36% (en el plazo de seis meses posteriores) si Cambiemos hace una buena elección

Concretamente, si es que el Gobierno gana más bancas de lo previsto a nivel nacional y obtiene un amplio margen de ventaja en la Provincia de Buenos Aires (más de 6 puntos sobre su competidor inmediato).

En este caso, "la curva internacional de los bonos en dólares converge a los niveles de Brasil, lo que implica un movimiento casi paralelo de reducción del riesgo en 150 puntos", afirman desde Banco Mariva.

Ese repunte del 36% se vería reflejado en el título a 100 años que emitió Luis Caputo. 

A este escenario, ultra optimista para el oficialismo, el banco sólo le asigna un 10% de probabilidad de ocurrencia. 

Escenario 2: El Gobierno logra una victoria ajustada

Es probable que Cambiemos obtenga un buen resultado pero no para que pueda descorchar. 

"Si Cambiemos gana en línea con las expectativas y obtiene una delgado triunfo en Buenos Aires, suponemos un movimiento paralelo de 100 puntos en la curva de rendimientos", proyectan desde la entidad.

En este escenario, los bonos podrían llegar a subir:

- Un 18,9% (el Global a 100 años), 

- El 16,80% (el Global 2046) 

- Un y 15,90% (Par en dólares), entre otros. 

Desde el Mariva asignan una nada despreciable probabilidad del 50% a este escenario.

Escenario 3: el Gobierno pierde por poco 

Es claro que no puede descartarse que las cosas no salgan tal como el Gobierno espera.

A raíz de ello, fueron planteados dos escenarios poco favorables para el oficialismo, con 20% de probabilidad de ocurrencia cada uno. 

El primero plantea que el Gobierno tiene una performance "escueta" a nivel nacional y que CFK bate a Cambiemos en Buenos Aires por pequeño margen. O, alternativamente, Massa gana en ese distrito.

De ocurrir, sus analistas prevén que los títulos sufrirían bajas de hasta 7,5%. Además, suponen una suba del rendimiento de 100 puntos básicos en la curva.

Escenario 4: el Gobierno pierde por "paliza"

Este es el peor de los casos posibles para el Ejecutivo. Desde el Mariva lo denominan "bear".

En la jerga financiera, con esa palabra se hace referencia a un mercado en baja, en el que los precios sufren grandes caídas debido a un sentimiento de negatividad y pesimismo.

Sería el caso de que Cambiemos tenga un desempeño inferior a nivel nacional y que sea derrotado por Cristina Kirchner en Buenos Aires por amplio margen.

¿Por cuánto? Más de 7 puntos de diferencia y con la ex mandataria cosechando más del 30% de los sufragios.

En este caso, "suponemos que la curva de dólares converge a los niveles de Ucrania, que ha incumplido su deuda soberana en el pasado reciente y que aún enfrenta problemas de sostenibilidad de la deuda", advierten desde el Mariva.

El derrumbe de los títulos llegaría hasta un 17% en el transcurso de los seis meses siguientes al desenlace electoral.

Expectativa y cautela
Desde el Viejo Continente también creen que las elecciones serán cruciales para definir si los inversores elegirán a la Argentina como destino para su dinero.

"La aceleración de la tasa de crecimiento mejora las probabilidades de que a Macri le vaya bien en octubre", afirma Jan Dehn, jefe de mercados emergentes de Ashmore Group, uno de los fondos más importantes de Europa con sede en Londres.

Además, advierte que el resultado de los comicios es crucial: "Creemos que el ritmo de las reformas puede reanudarse sólo si el actual Presidente sale fortalecido por el electorado". 

Para Ashmore, la combinación de políticas económicas tiene que cambiar y el Gobierno debe hacer más hincapié en la liberalización del comercio

"La clave para avanzar en estos puntos es el resultado electoral de mediano plazo: todos los ojos están puestos en octubre", asegura Dehn. 

Desde Nueva York, en XP Securities (uno de los bancos de inversión que más creció en los últimos años) reconocen que la suba del dólar de estas últimas semanas les hizo recordar (negativamente) a los inversores lo que significa estar posicionados en la Argentina

"Lógicamente, nuestros clientes han estado preguntando sobre las perspectivas actuales del tipo de cambio", admiten estos brokers.

La sensación que tienen en Wall Street es que los riesgos son crecientes. Y si bien los activos locales aún tienen rendimientos atractivos, habrá que transitar los próximos meses con suma cautela.

Las encuestas que obsesionan a los inversores muestran un resultado por ahora parejo y con CFK arriba en la Provincia de Buenos Aires. Nada que ya no esté incorporado en los precios de bonos y acciones. 

"Hubo mucho dinero entrando a la Argentina y es lógico que se frente un poco, dado el clima político", cuentan desde uno de los fondos que decidió salir un poco de tanta exposición en activos locales.

Según información oficial del Banco Central, el ingreso de capitales para apostar a las inversiones de cartera sumaron en el primer semestre de este año un total de u$s5.204 millones.

Para algunos fondos, incluso, es una cuestión matemática: cuando la devaluación llega a tal punto que pulveriza las ganancias en Lebac, por ejemplo, se disparan alertas llamadas "stop losses" (detener pérdidas) para que el operador salga de esa inversión.

Eso produjo, cuentan, que se retroalimente la dolarización de carteras, que a su vez potencia la suba del billete verde

"No hay pánico ni se llegará a eso. Lo que hacen los grandes players es alejarse un poco de los activos que ya no están rindiendo tanto", expresa el portfolio manager del exterior

"Dejan pasar las semanas hasta que se clarifique el escenario político y económico, para luego rearmar posiciones", completa.

Este escenario de "wait and see" es el que se intensifica hasta que las urnas brinden algo de claridad. Mientras tanto, sigue el "goteo" después de tanta bicicleta financiera.

SECCIÓN Finanzas