Legales

Abogado de Odebrecht, explosivo: "Sobornamos a más de 1.000 personas en el mundo"

28-07-2017 Rodrigo Tacla Durán, que trabajó en el Departamento de Operaciones Estructuradas de la empresa hasta 2016, reveló que se pagaban u$s305 millones al año de coimas. "Cobraron desde gerentes de empresas públicas a jefes de Estado". A qué banco acusó de ser el "cerebro" de estas operaciones
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El caso Odebrecht es el mayor escándalo de sobornos de la historia de Brasil, pero no solo complica a la política y la economía de ese país. Salpica a todo el mundo.

"Sobornamos a más de 1.000 personas en el mundo", lanzó Rodrigo Tacla Durán quien trabajó en el Departamento de Operaciones Estructuradas de la empresa hasta 2016.

"La constructora lo arreglaba todo pagando -contó en una antrevista al diario español El País- Repartía comisiones al funcionario más bajo de la Administración y al jefe de Estado".

"El primer contacto se establecía en la campaña electoral. Nos hacíamos cargo de los gastos del marketing político de los candidatos", detalló y se enfocó en el entramado de corrupción en Brasil: "Teníamos un acuerdo con el publicitario João Santana, que le organizó las campañas a Lula (da Silva) y Dilma Rousseff, y sugería después las obras que se incluían en los planes de gobierno".

El arrepentido de Odebrecht explicó que, una vez que ese gobernante llegaba al poder, cumplía con ejecutar esas obras para que la constructora las realizara. "Se sobornó a más de 1.000 funcionarios", calculó.

"A través de la firma, cobraron desde gerentes de empresas públicas a jefes de Estado. Solo en Brasil hay 500 personas afectadas. Por año, gastaban cerca de 260 millones de euros (u$s305 millones) en comisiones ilegales. El dinero se movía en efectivo, a través de cuentas en paraísos fiscales y transferencias internacionales", explicó.

Luego, dio precisiones sobre quién fue el que pergeñó el sistema ilegal que tenían aceitado desde 2006. Dijo que no hay una persona como "el cerebro" detrás, sino que culpó al banco Meinl Bank de Antigua y Barbuda de ser el ideólogo.

También afirmó que esa entidad movió 2.200 millones de euros (unos u$s2.577 millones) en nombre de la constructora.

Además de los paraísos fiscales, el pago de coimas, y las presiones a jefes de Estado para hacer obras que beneficiaban a la consultora, hay una historia que tiene que ver con extorsiones.

Tacla acusó a Odebrecht de armar fiestas especiales para políticos. "Enviaba mujeres desde Brasil a celebraciones con políticos en Panamá y República Dominicana. Era la forma de la constructora de expresar su agradecimiento. Aunque luego eso también se convertía en un chantaje", reveló. "¿Sacaban fotos?", preguntó el periodista. "Sí. Y se guardaban", contestó.

Sobre el final, Tacla denunció que recibió amenazas telefónicas y a través de las redes sociales. "Me exigían que me callara. Mi madre también ha sido amenazada", dijo.

"¿Cree que altos funcionarios y gobernantes de Latinoamérica temen su confesión?", interrogó el cronista. Con su respuesta, el abogado no dejó ninguna duda sobre su intención de hablar: "Sin duda. Mi testimonio puede afectar a muchas personas poderosas en el mundo".

Tacla trabajó para el Departamento de Operaciones Estructuradas de la empresa hasta 2016. Desde ese lugar, conoció todos los secretos más sucios de la compañía. En noviembre fue detenido en Madrid, donde ahora está en libertad condicional. Allí será juzgado ya que la Justicia española rechazó la extradición a Brasil. El abogado colabora con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y la Fiscalía Anticorrupción española, a quienes les aportó datos sobre el sistema montado desde la constructora.

 

SECCIÓN Legales
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR