Tecnología

Bitcoin enfrenta su "Día D": ¿qué pasa este martes?

01-08-2017 Es quizás la principal "crisis política" en el interior de la criptomoneda. Este martes nacerá Bitcoin Cash, un derivado que surge ante la intención de una minoría de generar mayor rentabilidad para los "mineros". Pese a la división, los expertos creen que se trata de un cambio positivo
Por Alejandro D'Agostino
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Este martes, Bitcoin vive dos eventos simultáneos basados en una necesidad de la criptomoneda: la evolución de su software.

Por un lado, recibe la mayor actualización desde su lanzamiento. Por el otro, se enfrenta a una bifurcación que originará una criptomoneda paralela.

De esta forma, Bitcoin experimenta el desafío propio de una divisa cuyo poder no está en una autoridad central, sino distribuido entre sus usuarios: cómo se "gobierna".

En las últimas horas, los exchanges (casas de cambio), monederos y nodos implementaron sin problemas una modificación leve o soft forkfork se utiliza en la jerga informática para denominar a las versiones derivadas de un software–  conocida como SegWit (acrónimo en inglés de Testigo Segregado), que promete mejoras en el código hasta la llegada de SegWit2.x, planeada para noviembre

A esto se llegó por consenso en mayo, en Nueva York, tras un acuerdo que firmaron los principales actores de Bitcoin, según reveló a iProfesional Sebastián Serrano, CEO de Ripio, una startup argentina que brinda soluciones de compra y venta de Bitcoins. 

Pero un pequeño grupo dentro de la comunidad quiere otros cambios, por lo que este martes, desde las 9.20 de la Argentina, correrá una modificación fuerte o hard fork de Bitcoin, dando lugar a una nueva criptodivisa que funcionará de manera separada

"El martes sale al mercado una moneda digital alternativa, llamada Bitcoin Cash, o BCash, para evitar confusiones con Bitcoin, en la cual cada tenedor de un Bitcoin recibe un BCash", explicó a iProfesional Franco Amati, creador de Fundación Bitcoin Argentina. 

"Será un desprendimiento de su código fuente, estará basada en Bitcoin y, de hecho, comparte su historia hasta el 1° de agosto, momento en el cual iniciarán caminos opuestos", añade el especialista, quien argumentó "razones políticas" para este desdoblamiento.

El problema
En términos simples, Bitcoin puede entenderse así: se basa en Blockchain –o "cadena de bloques", tecnología base de las criptomonedas–, que es una especie de "libro contable" donde se van guardando las transacciones. Cada 10 minutos, se le puede agregar un bloque de 1 MB, donde se almacenan –en promedio– unas 2.000 operaciones.

Esto significa que Bitcoin procesa una media de 4 transacciones por segundo (aunque, en teoría, puede llegar a siete), muy lejos de PayPal o de Visa, que registran, respectivamente, 193 y 2.000 operaciones en ese mismo lapso.

En consecuencia, la moneda digital estaría en desventaja en comparación con otros medios de pago online contra los que espera competir.

La actualización a SegWit permitirá la migración a SegWit2x en noviembre, que aumentará el bloque a 2 MB y, por lo tanto, se ampliará la cantidad de transacciones por unidad de tiempo.

Pero, para una fracción de la comunidad, eso no alcanza. Y se abrió una "grieta" en el mundo Bitcoin. 

Las posiciones
En una visión simplificada del conflicto, por un lado están los mineros, como se denomina a quienes utilizan supercomputadoras para verificar transacciones y mantener la robustez del sistema. Gracias a ello, consiguen como recompensa la obtención de nuevas monedas, también cada 10 minutos.

Adicionalmente, lucran al cobrar un fee (comisión) por cada transacción que propagan por la red. Ante la baja disponibilidad de operaciones posibles y congestionamientos de la red, estas comisiones se dispararon a valores altísimos y desalentaron los movimientos en Bitcoins. Por ello, algunos mineros son los que propusieron este hard fork, que derivará en la nueva moneda.

Como ejemplo, Federico Murrone, COO del servicio de bóveda de Bitcoins Xapo, apunta que hace un mes y medio era más económico hacer un giro bancario que una transacción en Bitcoins.

No obstante, según Serrano, no se trata de todos los mineros, sino de una fracción. "No son más de un 5% del hash power (poder de cómputo) de la comunidad", calculó.

En el otro bando, están los "core developers", es decir, los programadores que mantienen el código fuente de la divisa y que tienen otra visión sobre el uso que debe darse a la criptomoneda.

"Está en juego ver para qué sirve Bitcoin. Para los desarrolladores, es 'oro digital', es decir, una moneda de ahorro. Para los mineros, debería servir para las microtransacciones, como comprar un café en Starbucks", diferenció Murrone, mostrando las diferencias ideológicas que existen dentro de la comunidad.

"El Bitcoin es de una naturaleza descentralizada y distribuida. Eso le da una gran fortaleza. Pero también pone en discusión su gobernabilidad. Como todo código, necesita un pipeline (cronograma de actualizaciones) y ser escalable, que es lo que coyunturalmente originó el debate", remarcó el ejecutivo, quien también trabajó en Patagon.com.

Pero esta bifurcación está lejos de ser una mala noticia.

"Muchos consideramos que lo que está por suceder es positivo para el crecimiento y escalabilidad de Bitcoin a largo plazo. El ecosistema tenía mucho debate y fricción que merecía resolverse de una vez", argumentó Amati.

En este mismo sentido, Murrone aseguró que lo que ocurra este martes fortalecerá a la criptomoneda.

"Bitcoin se quedará con el 90% del poder de cómputo. Lo del 1º de agosto será un buen ejercicio, se verá la importancia del consenso. Si sos incapaz de consensuar, te vas a quedar solo. Esto demuestra lo temprano que estamos en Bitcoin", amplió el ejecutivo.

Por su parte, Alberto Vega, Regional Manager del servicio de pagos BitPay, interpretó este desdoblamiento como una "chicana" por parte de los mineros, con el único objetivo de aumentar las transacciones disponibles porque el esquema actual no le es redituable.

"Lo veo más como una apuesta de los mineros, por si en noviembre no se cumple la duplicación del tamaño de bloque", agregó el directivo, quien indicó que BCash llo lleva a 8 MB

Este tamaño también tiene un impacto dentro de la comunidad. De acuerdo con Serrano, serían menos nodos los que podrían soportarlo, ya que sería más costoso, por lo que la red se concentraría. "Bitcoin es una red descentralizada y los desarrolladores quieren conservarla así. Además, perdería eficiencia", justificó. 

¿Qué ocurrirá?
A pesar de las versiones alarmistas, la red Bitcoin funciona sin problemas el 1° de agosto. De hecho, al cierre de este artículo, el sitio CoinDance mostraba que la migración a SegWit se desarrolló exitosamente.

Sólo algunos exchanges y bancos de criptomonedas no realizan transacciones de manera transitoria para monitorear cómo funciona el proceso de bifurcación.

Pero los usuarios que cuenten con sus claves pública (similar a un número de cuenta) y privada (equivalente al PIN del cajero) podrán realizar operaciones con sus pares sin inconvenientes.

"Los bitcoins se podrán utilizar como siempre, sin cambios. Y para vender o transferir los BCash obtenidos se deberá descargar un nuevo monedero que sea compatible con esa nueva moneda", tranquiliza Amati, quien además es fundador de EspacioBitcoin, un edificio de coworking en el centro porteño para emprendedores de criptomonedas.

Pero en el gran universo de divisas basadas en criptografía existen algunos antecedentes sobre estas divisiones. Uno reciente es el de Ethereum, nacida originalmente para contratos digitales, pero que también se usa como moneda, cuyo blockchain se bifurcó en julio de 2016.

Desde entonces, existen dos versiones: la tradicional, Ethereum, y la derivada, Ethereum Classic. Al tener un "pasado común", ambas poseen un circulante cercano a los 94 millones de monedas. Pero la primera, al poseer más tiempo en el mercado, cotiza a unos u$s196; contra los u$s14 de la segunda, según estimaciones obtenidas en CoinMarketCap al cierre de este artículo.

Por lo tanto, la bifurcación de Bitcoin raramente cambie el mapa de las criptomonedas de manera radical.

En efecto, Vega, de BitPay, señala que quien hoy tenga 100 Bitcoins, también poseerá 100 Bitcoin Cash. Por lo tanto, podrá correr el software de ambas criptomonedas de manera paralela.

"Para mí, Bcash no se diferenciará de muchos otros competidores de Bitcoin ya existentes. Los mejores desarrolladores continúan en Bitcoin y de hecho tienen un roadmap (hoja de ruta) que incluye mejoras de privacidad y fungibilidad, que dudo que vaya a soportar BCash en un futuro", remarcó Amati.

En esto coincidió Serrano, de Ripio, quien además señaló que no habrá pérdida de Bitcoins. "Habrá que ver si mañana (por el martes) un Bitcoin vale lo mismo que hoy, pero no creo que pase demasiado", remarcó el directivo, quien estima que BCash "probablemente tenga algo de valor, pero no al nivel de Bitcoin, porque no tendrá la misma aceptación".

Con menos optimismo, Murrone no le ve viabilidad a BCash, porque varios de los exchanges importantes no lo van a reconocer. "La tendencia es bastante clara. Acá las cosas funcionan por consensos", subrayó.

Ante la pregunta sobre el futuro de BCash, Vega recomendó directamente "comprar Bitcoins como inversión a largo plazo", ya que la alta volatilidad de la criptomoneda hace que un día se derrumbe y al año se revalorice varias veces. Y recordó que algunos expertos creen que llegará a valer u$s50.000.

De todas formas, dos horas antes de su lanzamiento, a BCash no le iba tan mal. Según el mercado de futuros de CoinMarketCap, había logrado una cotización de u$s275. Cerca del 10% de la valuación de Bitcoin.

 

SECCIÓN Tecnología