Negocios

Denuncian que el vino chileno que llega a la Argentina viene "cortado" con agua

02-08-2017 Productores vitivinícolas de San Juan explican que en el país trasandino está permitido "aguarlo" hasta un 7% pero acá está prohibido y reclaman por "competencia desleal" porque así abaratan los costos del producto               
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Productores vitivinícolas de San Juan advirtieron que un importante volumen de vino que llega de Chile está "cortado" con agua y reclaman que es una "competencia desleal".

La idea de "aguar" los vinos es reducir costos y se aprovechan de la legislación chilena les permite hacerlo desde el 2013.

Ese año a través de un decreto se modificó la Ley 18.455 de Vino Adulterado y autorizó el uso del agua hasta un porcentaje del 7%, permitiendo un 5% a través del uso del agua de lavado de equipos de molienda, disolución de aditivos y rehidratación de levaduras de fermentación; y otro 2% extra para disolución de productos enológicos.

El reclamo por la compra del vino chileno ya era conocido, pero ahora la molestia es mayor porque una práctica que está prohibida en el país al vino chileno se le permite ingresar por el tratado de "reciprocidad de prácticas enológicas" al que Argentina está adherido.

En el acuerdo en cuestión están incluidos además Australia, Canadá, Chile, Georgia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Estados Unidos, explica Diario de Cuyo.

De acuerdo a los datos de los productores sanjuaninos, entre enero y junio entraron 559.169 hectolitros de vino chileno, el 13,3% de todo lo comercializado en el mercado interno en el mismo lapso.

Del total de vino importado, el 38% -214.242 hectolitros- entró a San Juan y se encuentra bajo marcas como Uvita, Termidor y Toro Viejo, entre otros.

Al relacionar los volúmenes con la cantidad de agua que se le agregar, indican que mientras Chile vende 1.300 millones de litros, sólo tiene uva para fabricar 940 millones de litros, por lo que la diferencia es agua.

 

SECCIÓN Negocios