Legales

Se viene el "multitasking": más variedad de tareas por empleado es el eje de la reforma laboral

08-08-2017 Independientemente de que pueda avanzar o no con la reforma laboral, el Gobierno buscará que algunos acuerdos se modernicen y permitan la multitarea de cada empleado. Además, pretende que ganen lugar las negociaciones entre sindicato y empresa
Por Sebastián Albornos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Habrá que ir familiarizándose con la palabra "multitasking". Es el término en inglés para designar el régimen de trabajo por el cual un trabajador puede realizar varias tareas y no exclusivamente las de su especialización. Y, para el Gobierno, este concepto será parte fundamental de la reforma laboral en carpeta

El diagnóstico que realizan los funcionarios, en consonancia con varias reformas laborales hechas en otros países, es que las relaciones laborales sufren la influencia de los procesos económicos y el avance tecnológico. Esto provoca, en muchos casos, que la tarea que realizaban tres o cuatro personas la pueda realizar solo una gracias a una nueva máquina o a un software.

En este sentido, los convenios colectivos quedaron desactualizados y desaparecieron las estructuras más rígidas y tradicionales. Las empresas buscaron cómo reorganizarse dando lugar a la “multitarea”. Es decir, un empleado de una determinada categoría cumple, al mismo tiempo, las funciones que efectuaba otro trabajador.

Se busca aplicar lo que los expertos del management denominan “flexibilidad funcional”, que es la capacidad de los empleados de cumplir diferentes roles dentro de la empresa. 

Hace unos meses, el presidente Mauricio Macri argumentó su pedido de rediscutir "todos los convenios laborales" vigentes "porque estamos en el siglo XXI y no podemos seguir aplicando convenios del siglo XX".

"Al aferrarnos a esos convenios lo que hacemos es debilitar los puestos de trabajo que tenemos", dijo Macri y advirtió: "No nos fortalecemos y no crecemos, sino que ponemos en peligro los que tenemos".

En esa misma senda, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ratificó que el Gobierno buscará "actualizar" esos acuerdos, al señalar que muchos de ellos "son de hace 40 años" pero descartó una revisión generalizada de ellos. Además, indicó que los cambios que se introduzcan saldrán por consenso.

Esta readecuación se llevaría a cabo después de las elecciones, independientemente de que el Gobierno pueda llevar adelante una reforma de las leyes laborales, le dijeron fuentes gubernamentales a iProfesional.

Una de las metas del Gobierno es que haya convenios más generales, sin tareas específicas en cada categoría profesional.

Esa “flexibilidad” de tareas, aseguran, apunta a adaptarse a sectores donde la tecnología genera cambios, deja puestos obsoletos o los reemplaza por otras formas de trabajo.

La idea, también, es que se deje lugar a los acuerdos de empresa ganen más lugar en detrimento de los de actividad. Es que en los últimos años predominaron aquellos acuerdos  y las cláusulas más frecuentes que se implementaron hacían referencia a "contenidos salariales, movilidad y polivalencia funcional, afectación del tiempo efectivo de trabajo, paz social". 

El Gobierno pretende que estas posibilidades se discutan en una mesa tripartita compuesta por ministerios, cámaras empresarias y sindicatos. Y uno de los objetivos es que los acuerdos futuros incluyan la multitarea.

Los especialistas consultados por iProfesional recordaron que en los convenios por Vaca Muerta y en el de SanCor se pactaron las tareas multitasking.

"No estamos hablando de flexibilización ni reducir derechos de los trabajadores, sino de readaptar algunas áreas productivas a realidades actuales", señaló el diputado del PRO Pablo Tonelli.

Para el oficialismo, el acuerdo para la explotación del yacimiento petrolero neuquino cambió "determinadas modalidades de la actividad y eso permitió reactivar la producción".

Sumar más actividades
La industria automotriz fue de las primeras en introducir modificaciones en los convenios como la polivalencia funcional (nombre técnico de la multitarea), salarios atados a rendimiento (la denominada productividad, que también quiere llevar adelante el Gobierno), banco de horas y trabajo en equipo.

Las empresas, junto a sindicatos y el Gobierno, firmaron un acuerdo que plantea: “realizar acuerdos con los sindicatos para reducir el ausentismo y adecuar los convenios colectivos” que consiste  en la subdivisión por servicios; permitir el desarrollo de polivalencia entre puestos de trabajo y áreas; revisar los incentivos, premios y bonos en relación a cumplimientos de objetivos de calidad, productividad y ausentismo”, entre otros puntos.

Sergio Alejandro, director del Suplemento de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social de elDial.com, consideró ante este medio que “es necesario crear las condiciones de trabajo para que las tareas se lleven a cabo en un ambiente de trabajo de calidad”.

“Los empleadores tienen que ser capaces de identificar las habilidades de los trabajadores y los requerimientos concretos del entorno donde hay que actuar, y aprovechar el potencial de las personas con esta capacidad”, agregó el especialista.

Es que -según remarca- los puestos de trabajo requieren de personas con la flexibilidad suficiente y las competencias necesarias para hacer diferentes tareas a lo largo de la jornada laboral: capacidad de adaptación a entornos cambiantes.

En ese aspecto, recordó que también contemplar la polifuncionalidad distintos acuerdos como el CCT 191/92 para el personal de Seguros; CCT 389/04 para la actividad hotelera y CCT501/07 para los empleados textiles.

Alejandro indica que el convenio de seguros 191/92 permite la polivalencia funcional al destacar que "las categorías laborales que se determinen (…) deberán interpretarse complementadas por los principios de polivalencia y flexibilidad funcional para el logro de una mejor productividad".

"Esto implica la posibilidad de asignar al trabajador funciones y tareas diferentes a las que, en principio, le sean propias. Al efecto las tareas de menor calificación sólo serán adjudicables cuando una circunstancia excepcional lo haga requerible o cuando sean complementarias del cometido principal de su desempeño", agrega el acuerdo.

Según dicho convenio, la aplicación de estos principios no podrá efectuarse de manera que comporte menoscabo de las condiciones laborales o implicar disminuciones salariales, ni dejar de estar sujeta a expresas compensaciones efectivas.

En tanto, el acuerdo de textiles destaca que “a requerimiento de sus superiores, ante eventuales necesidades de la empresa como por ejemplo: cuestiones de la producción en que se encuentran involucradas mermas o incrementos de la misma, falta de trabajo en su tarea especifica normal y habitual, el trabajador podrá desempeñar tareas de distinta jerarquía, donde se le indique en el establecimiento”.

Julián A.de Diego, titular del estudio que lleva su nombre, indicó que “los convenios de empresa lograron avances en nuestro sistema legal que se contraponen con las reformas legislativas que convalidaron un sistema arcaico y anacrónico que no se adapta a las nuevas tecnologías ni a las nuevas formas de organizar el trabajo”.

El especialista destaca que la polifuncionalidad “permite al trabajador no solo realizar las tareas y funciones del descriptor sino que pueden ejecutar tareas periféricas o aquellas que en la misma categoría o superiores estén capacitados”.

“Cuando las condiciones básicas de un sistema legal están superadas por los hechos, por la modernidad, y sobre todo, por las necesidades que impone el progreso y la superación del los modelos en decadencia, es imprescindible auxiliar a la sociedad con un nuevo sistema, que seguramente se sustentará sobre principios generales inalterables, pero que sin dudas no podrá eludir la responsabilidad de enfrentar el futuro con una nueva perspectiva”, remarcó De Diego.


SECCIÓN Legales