Management

En contra de la tendencia mundial, en la Argentina hay cada vez menos mujeres en directorios de empresas

07-08-2017 A nivel global se alcanzó el máximo de 25% de los asientos en "boardrooms", pero en el país la proporción de directoras pasó del 18 al 15 por ciento
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Las mujeres ocuparon este año uno de cada cuatro asientos en juntas directivas de empresas en promedio a nivel mundial. 

Se trata de un máximo histórico de 25% de las posiciones totales en "boardrooms", que fue relevado el miércoles en el reporte "Mujeres directivas: Nuevas perspectivas sobre riesgos y recompensas", basado en la encuesta anual de la consultora Grant Thornton. 

El estudio midió el estado del liderazgo corporativo femenino en más de 36 economías, con información de más de 5.500 directivos.

En paralelo, la mala noticia fue que el porcentaje de empresas a nivel mundial que no tienen mujeres en la alta dirección también alcanzó un récord 34% en 2017.

Más aún, en América Latina, el 20% de los puestos directivos están ocupados por mujeres y el 48% de las empresas no tienen mujeres en la alta dirección. En México, este porcentaje cayó un 14%, mientras que Brasil no sufrió cambios durante el último año.

Argentina, sin embargo, la proporción de empresas sin participación de mujeres en la alta dirección tocó un récord de 53% este año.

Esto se debió a que la cantidad de directoras en el país pasó de 18% el año pasado a 15% en 2017, según el relevamiento de la mencionada consultora. 

De hecho, fue el segundo de los países relevados con la menor proporción de mujeres en puestos directivos. El ranking de menor participación femenina en "boardrooms" quedó conformado de la siguiente forma:

- Japón (7%)
- Argentina (15%)
- India (17%)
- Alemania (18%)
- Brasil (19%)
- Reino Unido (19%)

"Si la tendencia se mantiene, se estima que no alcanzaremos la paridad de género hasta 2060", comentó al respecto Carolina Salamanca, Gerente Senior de Marketing, comunicaciones y desarrollo de negocios para América Latina y Caribe de Grant Thornton.

Por otra parte, la investigación revela que los países con mayor proporción de mujeres en puestos directivos son Rusia (47%), Indonesia (46%), Estonia (40%), Polonia (40%) y Filipinas (40%).

Esto quiere decir que las regiones en desarrollo continúan liderando en diversidad, mientras que las economías desarrolladas están quedando rezagadas.

Europa del Este obtuvo el mejor desempeño con un 38% de puestos directivos ocupados por mujeres en 2017 respecto al 35% registrado en 2016, y el porcentaje de empresas sin mujeres en la alta dirección cayó del 16% registrado en 2016 a sólo un 9% en 2017.

Mientras tanto, las economías MINT (México, Indonesia, Nigeria y Turquía) mostraron la mejora más significativa, con un aumento de la proporción de mujeres en puestos directivos que fue del 24% en 2016 a 28% en 2017, y una caída en el porcentaje de empresas sin mujeres en alta dirección de 36% a 27% en el mismo período.

Desde la consultora remarcaron el claro contraste con lo ocurrido en materia de diversidad de género en las principales economías del G7, "que se mantuvieron estáticas, con un 22% de puestos directivos ocupados por mujeres y un 39% de empresas sin mujeres en la alta dirección". 

Las CEO
La encuesta de Grant Thornton también destaca cuáles son los puestos directivos ocupados por mujeres, y muestra que el número de directoras generales (CEOs) está aumentando.

Si bien las funciones más comunes para las mujeres continúan siendo directora de recursos humanos (23%) y directora financiera (19%), las directoras generales ocupan ahora el tercer puesto con un 12% en 2017 frente al 9% registrado en 2016.

"Existe un estereotipo social que acompaña a las personas que ejercen puestos de responsabilidad y factores externos asociados a patrones sociales y culturales, que hacen que la mujer sea percibida y evaluada de manera distinta a la hora de pensarla en un puesto de liderazgo", explicó Mariana Amores, Gerente de Recursos Humanos de Grant Thornton Argentina.

El reporte también destaca que el aumento de las empresas sin diversidad de género en la alta dirección se produce en un momento en que las mismas se enfrentan a niveles crecientes de incertidumbre. También explora el papel del género cuando se trata de detectar y manejar los riesgos y las oportunidades, y reaccionar ante ellos.

La investigación muestra que tanto hombres como mujeres ven los riesgos y las oportunidades a través de una lente diferente, lo que proporciona una clara diversidad de pensamiento cuando ambos se combinan.

Los datos revelan que las mujeres en general ven niveles de riesgo más bajos al considerar aspectos de la vida organizacional y comercial, tales como cambios políticos o económicos, así como niveles de oportunidades menores. Ellas también son menos proclives que los hombres a actuar frente a un riesgo imprevisto que amenace el rendimiento comercial de su organización.

"Hoy en día muchas empresas continúan siendo dirigidas exclusivamente por hombres y se arriesgan a padecer miopía en materia de riesgos. La diversidad de pensamiento, de experiencias y de conocimientos que aportan las mujeres, ayuda a expandir la visión de los riesgos y las oportunidades de las empresas", añadió a través de un comunicado Sabrina Gutierrez Crotti, Gerente de Marketing, comunicaciones y desarrollo de negocios para Grant Thornton Argentina.

Además del trabajo que deben realizar las empresas para aumentar la participación de las mujeres en la alta dirección, "es importante que ellas sean claras acerca de lo que quieren, y sepan reclamarlo. Reconocer que son un modelo a seguir y ser sinceras acerca de sus experiencias de liderazgo, abrirá el camino a generaciones futuras de mujeres trabajadoras", concluyó Matiana Behrends, Directora de Gestión de Personas de Grant Thornton Argentina.

SECCIÓN Management