Finanzas

Para el BCRA, a medida que el país se integra al mundo, corre más riesgos ante shocks externos

03-08-2017 En un paper publicado en su blog dicen que el país está mejor preparado para una reversión de los flujos de capitales si suben las tasas en EEUU y Europa. "Tendría repercusiones limitadas porque se parte de una posición de solvencia que antes no había", afirman
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Con la economía de EEUU cerca del pleno empleo y la inflación en torno de lo que considera su meta, la Reserva Federal continuó el ciclo de suba de tasas de interés iniciado a fines de 2016.

Recientes declaraciones del presidente del Banco Central Europeo apoyan la expectativa de que el Banco Central Europeo comience a retirar el estímulo monetario.

Todo esto se combina con mejores perspectivas de crecimiento mundial y distintos eventos políticos (negociación por el Brexit, nuevo gobierno en EEUU) para incrementar el riesgo de reversión de los flujos de capitales hacia los países emergentes. ¿Qué podemos esperar si este riesgo se materializa?

Esa pregunta se hacen los economistas del Banco Central en su más reciente paper publicado en el Blog de la entidad "Ideas de Peso". 

En ese trabajo, los economistas del banco Horacio Aguirre, Emilio Colombi y Emiliano Giupponi, dicen que el crecimiento en EEUU está asociado con flujos de capitales hacia Latinoamérica, y acumulación de reservas en países de esa región, mientras que subas de la tasa de interés –tanto de corto como de largo plazo- se asocian con salida de capitales y menores reservas internacionales, lo que también ocurre -en menor medida- con la apreciación del dólar. 

"Las mayores tasas de interés, al hacer más atractivo el rendimiento de los bonos norteamericanos respecto de activos financieros latinoamericanos, se vincula a una salida de capitales desde la región. La contracara de ese atractivo es la apreciación de la moneda estadounidense", acotan.

El paper del Central señala que este ejercicio sugiere que las tasas de interés y el crecimiento externo actúan en direcciones opuestas, y el efecto final no está determinado de antemano. "Si lo que prima es el crecimiento, ello iría de la mano con un influjo de capitales hacia la región; si lo hacen las mayores tasas de interés, cabría esperar salidas de capitales", advierten.

Frente a esta situación, los países de Latinoamérica ¿están mejor o peor preparados que antes? Según el BCRA, hoy cuentan con regímenes macroeconómicos más flexibles que en el pasado: posiciones fiscales más sólidas, bancos centrales con balances fortalecidos, metas de inflación con tipos de cambio flexibles y políticas macroprudenciales.

Bajo metas de inflación, el tipo de cambio es la primera línea de defensa frente a shocks externos. Ante ellos, una depreciación contribuye a mantener el empleo al reducir el precio relativo de los bienes no transables; que lo haga efectivamente depende del traspaso de los movimientos cambiarios a precios domésticos y de su impacto sobre la estabilidad financiera -a través de los descalces de monedas en los bancos y sus clientes.

"En el caso de Argentina, posibles impactos externos tendrían repercusiones limitadas", afirma el Banco Central. Y señala:

-La deuda externa es reducida en términos del producto, tanto en una comparación histórica como internacional, y la economía es acreedora neta del resto del mundo

-Entonces cualquier posible shock se enfrenta desde una posición de solvencia

-Sin embargo, a medida que el país se integra de nuevo a los mercados financieros internacionales, un eventual empeoramiento de las condiciones de liquidez externas podría afectarlo

"A medida que la economía argentina se integra nuevamente a los mercados internacionales de capital, los factores externos podrán jugar un rol mucho más importante en la determinación de los flujos de capitales hacia el país", enfatizan en el documento realizado por el Central. 

 

SECCIÓN Finanzas