Management

Ahora Donald Trump quiere restringir también la migración legal a Estados Unidos

03-08-2017 El proyecto que impulsan dos senadores republicanos establece un sistema de méritos para permitir solo a personas altamente calificadas el ingreso al país norteamericano, y limita además el tipo de familiares con los cuales estos talentos podrían viajar
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Después de un freno a la inmigración ilegal que redujo abruptamente el número de entradas sin autorización desde México, el presidente estadounidense Donald Trump enfocó su atención en reducir el número de inmigrantes legales que está en el país.

La Casa Blanca resolvió apoyar un proyecto desarrollado por los senadores republicanos Tom Cotton de Arkansas y David Perdue de Georgia que reduciría la inmigración ilegal en un 50% en diez años, al restringir qué tipo de familiares los inmigrantes pueden traer al país.

Aseguran que apenas uno de cada 15 inmigrantes llega a Estados Unidos debido a su calificación, y que el sistema actual no da prioridad a los altamente calificados.

Su iniciativa, por el contrario, favorecería a quienes hablan inglés, tienen ofertas laborales con salarios altos, pueden mantenerse financieramente a sí mismos y tienen destrezas que contribuirían a la economía estadunidense.

La medida también eliminaría la preferencia para los familiares adultos y familia extendida de los residentes estadounidenses, a la vez que mantendría la prioridad para las parejas e hijos menores de los solicitantes.

El mandatario agregó que, de ser aprobada, sería "la reforma más significativa al sistema de inmigración en medio siglo". El proyecto sin embargo enfrentaría un camino cuesta arriba en el Congreso, donde otros republicanos apoyan una reforma migratoria pero no un freno severo.

De acuerdo al proyecto, conocido como RAISE Act, Estados Unidos priorizaría a los inmigrantes altamente calificados al establecer un sistema basado en méritos similar a los utilizados por Canadá y Australia.

Trump y los legisladores republicanos criticaron el actual sistema migratorio asegurando que está anticuado, y argumentaron que perjudica a los trabajadores estadounidenses al rebajar los salarios.

La iniciativa también intentaría recortar la cantidad de refugiados a la mitad y eliminar un programa que ofrece visas a países con bajos índices de inmigración.

Los senadores dijeron que trabajaron de cerca con la Casa Blanca en esta última versión del proyecto. "Ésta es probablemente nuestra tercera o cuarta visita al Salón Oval para trabajar con el presidente Trump", declaró Cotton a periodistas.

Cotton y Perdue dijeron que el proyecto no afecta a las visas temporales concedidas a ciertos sectores tecnológicos y empleos por temporadas, populares en muchas empresas.

Enfatizaron que la legislación estaba muy enfocada, lo que esperaban contribuyera a cosechar un amplio apoyo para llevarla adelante.

En 2015 el gobierno norteamericano emitión un poco más de un millón de tarjetas verdes ("green card") para inmigrantes legales.

La mayoría de los economistas discrepan con el argumento del presidente, y señalan que la inmigración de décadas recientes aparentemente no ha deprimido salarios a largo plazo.

El aumento de la inmigración también está asociado con el rápido crecimiento económico porque el país está sumando más trabajadores, así que restringir la cantidad de inmigrantes podría aminorar el potencial de expansión de la economía.

SECCIÓN Management