Finanzas

Contra el temor de la City, el Banco Central descree que una victoria de Cristina pueda disparar al dólar

09-08-2017 Sin la incertidumbre de las PASO, la oferta de billetes verdes debería acrecentarse, ante la menor incertidumbre política. Esto permitiría hacer frente a una demanda que no da tregua. Pero, ¿qué pasa si CFK se impone en las urnas? ¿El dólar irá más allá de los $18? Lo cuenta un directivo del BCRA 
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En el Banco Central sabían de antemano que esta semana iba a ser complicada.

La oferta de los exportadores viene siendo muy reducida y esto choca de frente contra la elevada dolarización por parte del público que, para peor, se potenció en estos últimos días, previos a las elecciones primarias.

A raíz de ello, desde este mismo lunes la entidad dejó de intervenir en el mercado del dólar de modo indirecto -apelando a los bancos públicos- para pasar a hacerlo en forma directa.

De esto modo, el BCRA terminó con otro pecado culposo que lo perseguía como era el actuar en la plaza cambiaria a cara de perro.

La mesa de dinero del Central opera abiertamente desde el arranque de esta semana a través del SIOPEL. Es decir, del sistema que utilizan todos los bancos para canalizar sus compras y ventas de divisas.

"Tanto se habló de la participación de los bancos públicos que preferimos que quede bien en claro, desde un principio, que éramos nosotros los que vendíamos. Esto, para no generar confusiones", explica a iProfesional una alta fuente del organismo.

La decisión que motivó este cambio, en la semana previa a la urnas, deja bien en claro cuál es la nueva hoja de ruta de los funcionarios: "tolerancia cero" a los llamados "movimientos disruptivos".

Precisamente, este último término es el que utilizan en Reconquista 266 para referirse a la "velocidad" con la que venía subiendo el billete verde.

"Son días atípicos. Por eso conviene evitar cualquier disrupción, no la vamos a tolerar", afirma enfáticamente la fuente oficial, dejando en claro que no habrá espacio para que se genere una "mini corrida" cambiaria.

Su visión, compartida con otros funcionarios, es que el movimiento del dólar de estos últimos días viene siendo acorde con los análisis realizados recientemente en la entidad y con los recaudos que se han ido tomando.

Por ejemplo, sobre el final de la semana pasada ingresaron u$s2.500 millones de un préstamo que había acordado Luis "Toto" Caputo con un consorcio de bancos.

Esos dólares fueron directo y sin escalas a las reservas para, de ese modo, afrontar una semana en la que ya se sabía que iban a producirse fuertes presiones alcistas.

Esto hace que en el seno del Banco Central algunas voces se jactan de decir que el timing fue perfecto.

La pregunta que por estas horas se hacen en las mesas de dinero es hasta cuándo podrá el Central seguir desprendiéndose de divisas.

Es que el movimiento dolarizador de particulares y empresas viene siendo muy intenso, lo que lleva a la entidad a salir a vender de a cientos de millones para que el precio no suba.

Tal es así que sólo este lunes "lubricó" a la plaza cambiaria con u$s165 millones, y con otros u$s208 millones el martes.

La lupa de la City en el "dólar Cristina"
Todos los análisis y pronósticos que se hacen en el mercado están muy supeditados a lo que ocurra el domingo.

Más concretamente, a si Cristina Kirchner sale fortalecida de las PASO o a si el Gobierno logra encapsular el resultado electoral hasta la definición en octubre.

Para paliar la fiebre dolarizada, una derrota de la ex mandataria en manos Esteban Bullrich podría sepultar las chances de un alza adicional del billete verde.

Incluso, algunos en la City prevén idéntico panorama en caso de que CFK obtenga un triunfo pero ajustado en Provincia de Buenos Aires.

¿Qué piensan en el Banco Central? En principio, muchos funcionarios de la primera línea no creen que vaya a ser tan decisivo un escenario en el que Cristina Kirchner se alce con la victoria. Salvo que el triunfo sea apabullante, pero esta posibilidad no figura en sus proyecciones ni en sus planillas de cálculo.

Eso no significa que no estén atentos al resultado de las urnas, ya que entienden que la próxima semana -con la elección consumada- será pródiga en cuanto a señales que arrojen los inversores, tanto pequeños como los grandes.

"En términos cambiarios, no le veo problema a ningún escenario. Pasados los comicios, el dólar irá buscando el equilibrio más allá de cuál sea el resultado", afirma el funcionario del BCRA.

Además, comparte con iProfesional cuál es la visión oficial: la oferta de divisas volverá a normalizarse lentamente luego del domingo, por el sencillo hecho de que se reducirá bastante la incertidumbre.

Por cierto, esta palabra es una de las que más detestan los operadores y la que suele explica los movimientos exagerados del tipo de cambio.

Por otro lado, la fuente confirma que la entidad ya definió que no podrá sobrepasar los $18 en el circuito minorista en la previa a las urnas de este domingo.

Además, anticipa que ese techo puede extenderse hasta octubre en caso de que CFK termine sacándole varios puntos de ventaja a Cambiemos.

Por el lado de Federico Sturzenegger, se lo ve muy decidido a que "el mercado no lo corra".

En la City la creencia es que los inversores ya están operando con un resultado levemente negativo para el Gobierno (léase, derrota "digna" en la Provincia pero una buena performance a nivel nacional).

Si Cristina Kirchner gana por tres puntos o en forma "ajustada", no debería haber un shock para los inversores a partir del lunes. Más bien será la confirmación de la teoría que ya tenían en mente como posibilidad.

De cualquier manera, dentro del Banco Central se observa un extraño optimismo. Tal es así que los funcionarios prevén que durante la próxima semana habrá una mayor oferta de divisas.

Además del tema electoral, sustentan esa visión a partir de algunos datos concretos:

1. - Los exportadores ya no tienen mucho margen para continuar sin antes liquidar parte de sus divisas.

Vienen retaceándolas hace ya un buen tiempo. Es decir, no durante estas últimas semanas (cuando el billete subió de $16,50 a casi $18,00), sino desde meses previos en los que se instaló con fuerza la idea de que el país sufría de atraso cambiario.

Los agroexportadores liquidaron un promedio de u$s98 millones por día la semana pasada y u$s81 millones la anterior. Esas cifras lucen bastante escuetas.

2. - Para frenar la cotización y después de haber intervenido fuerte en el arranque de la semana, el Banco Central demostró que está dispuesto a quemar reservas para contener el precio del billete.

Eso lleva a pensar que especular con la llegada de un tipo de cambio más alto resulte un juego peligroso, habida cuenta del poder de fuego hoy día tiene la entidad.

3. - Aún resta ingresar el remanente de aquel préstamo bancario acordado con los bancos en enero y que ronda los u$s1.800 millones.

Desde el Ministerio de Finanzas señalan que no hay un cronograma establecido y que ese caudal podría, en cualquier momento, reforzar aún más las arcas del BCRA, actualmente en u$s48.982 M.

4.- Según cálculos privados, todavía faltan que se liquiden alrededor de u$s2.800 millones de emisiones provinciales ya realizadas. También ese ingreso apuntalaría la oferta en el mercado cambiario.

Para LCG, fundada por Martín Lousteau, "está claro que el Banco Central tiene la capacidad de intervenir y mantener controlado el tipo de cambio dentro del rango que considera de tolerancia".

Desde la consultora hacen referencia a dos "techos implícitos" para el billete verde: los cerca de u$s49.000 millones en reservas, por un lado, y los dólares que deben ingresar del programa de colocación de deuda, por otro.

"El nivel de atraso cambiario era un piso que el Gobierno empezaría a corregir. El Banco Central aprovechó las presiones de oferta y demanda dejando que el mercado hiciera la corrección", afirman desde LCG.

"El fortalecimiento del real brasileño y el euro (4% y 11% contra el dólar, respectivamente) en estos últimos siete meses permitieron que la ganancia de competitividad sea aun mayor", añaden.

En tanto, el directivo de un banco privado indica que si bien es cierto que la oferta debería acrecentarse, esto tendrá mucho que ver con el resultado del domingo.

"Resultará interesante ver cuánto le cuesta al Central enderezar el barco en caso de que CFK llegue a ganar por más de cinco puntos", observa un importante ejecutivo de esa entidad.

Sustenta sus dichos en que, ante un resultado de este tipo, "el mercado reducirá la oferta a la espera de que el dólar aumente un poco más".

Por lo pronto, si se produce el "peor escenario" para el Gobierno, el Banco Central cuenta con munición gruesa para disparar, en caso de que haya fuertes presiones alcistas contra el dólar.

Sin embargo, en la entidad imaginan un escenario mucho más benévolo en lo electoral, que dará lugar una mayor oferta de divisas.

En caso de que Cambiemos sufra un duro traspié, el "plan B" también está escrito: recurrir a las reservas para frenar todo tipo de "movimientos disruptivos".

Esta es la terminología que hoy día está en boca de los funcionarios. El mercado la recuerda con otro nombre: corrida cambiaria. Para muchos, resulta más familiar.

 

SECCIÓN Finanzas