Finanzas

En el Banco Central se impone la "cautela preelectoral": mantuvo la tasa de interés en 26,25%

08-08-2017 La entidad dirigida por Federico Sturzenegger convalidó el indicador eje de política monetaria, que se sostiene en ese nivel desde el 11 de abril pasado. La inflación que no cede y el dólar demandado con tendencia al alza fueron factores que incidieron para no realizar cambios
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

A pocos días de las elecciones, y con poco margen de acción por el recalentamiento del precio del dólar y una inflación difícil de domar, el Banco Central dejó "todo como estaba".

Este martes la autoridad monetaria decidió mantener inalterada su tasa de política monetaria, que es el centro del corredor de pases a 7 días, en 26,25%, la misma cifra convalidada ininterrumpidamente desde el pasado 11 de abril.

Según el argumento esgrimido por el BCRA, consideró "apropiado no disminuir el sesgo antiinflacionario".

Es que justificó que en las últimos días se conocieron los resultados del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que realiza el Banco Central, en base a una encuesta con un grupo de economistas.

En relación a este informe, las expectativas de inflación para fines de 2017 aumentaron respecto al mes anterior de 21,5% a 22% para el IPC a nivel nacional.

Además, la inflación esperada a 12 meses vista se incrementó levemente de 17% a 17,1%, mientras que en el mercado se espera un ascenso en el nivel general de precios de 15,5% para 2018.

"Las expectativas se mantienen por encima de las metas de inflación de la autoridad. Los indicadores de alta frecuencia de fuentes privadas y estatales monitoreados por el BCRA sugieren que la inflación de julio fue superior a la de junio, y que el proceso de desinflación se estaría retomando en agosto", sincera la entidad dirigida por Federico Sturzenegger.

Y agrega: "Dada la persistencia de la inflación núcleo en niveles superiores a los buscados por la autoridad monetaria, de la que el BCRA ya ha advertido, esta evolución debe tomarse con cautela".

Así, justificó que "la suba de la tasa de referencia en abril, combinada con la menor inflación esperada para el resto del año, dio lugar a un incremento en la tasa de interés real".

Aunque los economistas pronostican que el alza de precios será de 22% en el año, el Banco Central afirmó que "seguirá manteniendo un claro sesgo antiinflacionario para asegurar que el proceso de desinflación continúe hacia su objetivo de una inflación entre 12% y 17% durante 2017 y de 10% (± 2%) para 2018".

El "gran tema" es que los datos publicados por economistas se alejan cada vez más de esta meta.

El Congreso de la Nación indicó el lunes que la inflación de julio fue del 2,1%, y en lo que va del año acumula un alza del 14%, según su Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Este martes los gremios ratificaron la tendencia, ya que según el índice inflacionario consignado por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), presentado en la Universidad Metropolitana para el Trabajo y la Educación (UMET), con el respaldo de unos 50 sindicatos de la CGT y la CTA, la inflación en julio alcanzó el 2%.

Además, el costo de vida de los trabajadores asalariados acumuló así un alza del 24,2% en los últimos doce meses. Con respecto a junio, la aceleración en la suba de los precios fue de 0,8%.

Por el lado del dólar, desde inicios de junio el billete se ha recalentado y a partir de entonces hasta la actualidad ya subió 10%. El mayorista cotiza a $17,72.

De hecho, en el inicio de esta semana el Banco Central debió vender u$s165 millones y este martes otros u$s208 millones, para que no pase ese umbral establecido para el precio.

Y en las últimas ocho ruedas hábiles intervino otras dos veces, "soltando" otros u$s347 millones.

"En la decisión de tasas, el Banco Central no tiene margen para relajar el sesgo contractivo de la política monetaria", indica a iProfesional Federico Furiase, economista asociado del Estudio Bein/Eco Go, y profesor en la Maestría de Finanzas en UTDT.

Y completa: "En un contexto de presión cambiaria, el BCRA tiene que mantener el sesgo contractivo de la tasa de referencia para mantener ancladas las expectativas de inflación luego de la escalada del dólar".

 

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR