Actualidad

Piden 12 años de prisión para el heredero del imperio Samsung

08-08-2017 Lee Jae-yong está detenido desde febrero, en una megacausa por corrupción que destituyó a la presidenta. La sentencia se conocerá el 25 de agosto
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La fiscalía de Corea del Sur pidió 12 años de prisión para Lee Jae-yong, gerente "de facto" de Samsung y nieto del fundador de la firma, por los cargos de soborno, malversación y ocultación de activos en el extranjero.

El heredero del gigante de la electrónica está envuelto en la megacausa conocida como "Rasputina", que terminó con la destitución de la presidenta del país asiático, Park Geun-hye.

A Lee se lo acusa de desviar 43.000 millones de wones (u$s37,3 millones) a fundaciones que manejaba Choi Soon-sil, apodada "La Rasputina" por su amistad con la expresidenta surcoreana Park Geun-hye.

A pocos días del veredicto, que se conocerá el 25 de agosto, los fiscales están buscando una sentencia dura que sirva como "caso modelo" para otras compañías surcoreanas. De hecho, el holding representa casi el 20% del producto bruto de Corea del Sur.

Además, el acusado está detenido desde mediados de febrero, cuando un grupo de fiscales independientes presentó cargos por delitos de corrupción y que habrían permitido a Samsung obtener un trato favorable de las autoridades.

En los papeles, Lee es el vicepresidente de Samsung, pero controla la compañía luego de que su padre, Lee Kun-hee, muriera de un ataque cardíaco hace algunos años.

"Yo nunca pedí nada a nadie, incluyendo a la presidenta, para la compañía o para mi beneficio personal", había señalado el acusado ante los tribunales.

El Parlamento surcoreano aprobó en diciembre el impeachment contra la presidenta, con el respaldo de parte de su propia formación, el Partido Saenuri. El Tribunal Constitucional de Seúl deberá ratificar su suspensión del cargo en no más de 180 días.

Hipótesis
Una de las líneas de investigación indica que Park presionó al Sistema Nacional de Pensiones (SNP) para que apoyara a Samsung en su fusión con Cheil Industries en 2015. Como contraprestación, la compañía respaldaría económicamente a la confidente de la presidenta.

Se sospecha que el grupo entregó 3.500 millones de wones (u$s3,10 millones) a una de las compañías de las que Choi era propietaria.

También creen que Samsung entregó otros 20.400 millones de wones (u$s18 millones) a las dos fundaciones sin ánimo de lucro gestionadas por Choi.

El respaldo del SNP a la fusión de Samsung C&T y Cheil Industries levantó críticas, ya que esta decisión no fue revisada por una junta independiente.

La fusión de estas dos unidades se vio como un paso para allanar el camino al heredero de Samsung para hacerse con el control de este chaebol —modelo empresarial basado en grandes conglomerados con presencia en distintos sectores económicos— después de que el propietario de Samsung, Lee Kun Hee, fuera hospitalizado tras un infarto.

Si bien el acusado señaló que la fusión no tiene nada que ver con su sucesión en el cargo, sí reconoció haber regalado a Chung Yoo Rak, hija de Choi y jineta profesional, un caballo pura sangre.

Yoo Rak fue detenida recientemente en Dinamarca por estancia ilegal en el país y el martes las autoridades danesas anularon su pasaporte.

 

 

SECCIÓN Actualidad