Finanzas

En Wall Street. inquieta un eventual triunfo de Cristina Kirchner frente a Macri en las elecciones

10-08-2017 En opinión de los operadores de bancos el resultado ya estaría descontado en los precios de los bonos, las acciones y el tipo de cambio
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Wall Street mira la provincia de Buenos Aires. Las elecciones legislativas, primera prueba electoral para el cambio de rumbo que imprimió Mauricio Macri, cubrirán todo el país, pero inversores y analistas están enfocados en el distrito más grande, atentos a un dato: cómo sale Cristina Kirchner.

La lectura de un eventual triunfo de Cristina no despierta demasiadas sorpresas: en Wall Street creen que generará más incertidumbre política y menos vértigo en el giro de Macri. Un triunfo del Gobierno, el escenario preferido, tendría el efecto contrario.

El mercado, poco afecto a las políticas kirchneristas, ya le bajó el pulgar al regreso de la ex presidenta. Los bonos, el peso y las acciones acusaron el golpe en el último mes y medio, cuando el riesgo argentino aumentó, mientras que el riesgo emergente bajó.

Alejo Czwerwonko, estratega del chief investment office del banco de inversión UBS, dijo que uno de los motivos fueron los sondeos que muestran a Cristina "midiendo primera" en la provincia de Buenos Aires, que avivaron la posibilidad de un triunfo K.

"A la comunidad internacional no le caería para nada bien, lo interpretaría como un claro riesgo de que haya mucho menos espacio para la implementación de reformas hasta la elección que sigue y una probabilidad más alta de que Cristina o alguien similar alcance el poder en 2019", evaluó. "El mercado no lo tomaría bien", resumió.

Otros en Wall Street minimizaron el impacto del retorno político de Cristina y, de hecho, señalaron que la atención a la elección en la provincia es exagerada.

"El foco está puesto en Buenos Aires porque va a medir el nivel de apoyo que tiene CFK. Sin embargo, creemos que este enfoque está un poco sobredimensionado", matizó Pilar Tavela, analista del banco Barclays.

"Si hubiera un triunfo ajustado de la ex presidenta el nivel de incertidumbre política se mantendría un poco más alto hasta 2019, y eso podría tener algún efecto en el nivel del tipo de cambio y en la inversión. Pero no creemos que este escenario represente un riesgo político y económico significativo", agregó.

Más aun, Tavela consideró que el impacto de la elección sobre la política económica no será relevante si los resultados están dentro de lo esperado, es decir, si el oficialismo suma bancas en el Congreso, aun sin llegar a conseguir mayorías. Un "gran triunfo" aceleraría reformas y el ajuste fiscal.

"En el caso de una derrota ajustada, el Gobierno tendrá que hacer un esfuerzo más grande por pasar políticas consensuadas en el Congreso y mostrar gobernabilidad", completó.

Un director de un fondo de inversión en mercados emergentes hizo una lectura similar. El mercado, dijo, sobrestimó la probabilidad de un regreso al populismo. La elección, evaluó, dejará mejor parados al oficialismo y a los gobernadores peronistas.

Calculadora en mano, ensayó un pronóstico: el kirchnerismo es el bloque que más bancas perderá, mientras que Cambiemos y los gobernadores peronistas sumarán.

"Ésa es la lectura del día siguiente. Les va a dar más poder al oficialismo y a los gobernadores que a Cristina". De paso, desechó por completo la posibilidad de que la elección aliente un retorno del kirchnerismo a la Casa Rosada en 2019. "En 2003, Menem no le ganaba ni al Partido Obrero en segunda vuelta", ironizó.

Una vez transcurrida la elección, continuó, el mercado empezará a ver otra vez las oportunidades, más allá de algún reajuste.

Daniel Chodos, analista del banco de inversión Credit Suisse, dijo que el mercado ya ha descontado la probabilidad de un triunfo de Cristina en las primarias.

"El precio de los activos ya refleja una mayor probabilidad de que Cristina salga primera en las PASO. El spread de los bonos argentinos en dólares se abrió más de 10 puntos básicos en julio y los primeros días de agosto, mientras que en el resto de la región, menos Venezuela, los spreads se achicaron. Julio fue un buen mes para los bonos en mercados emergentes, la Argentina fue a contramano", indicó.

La visión que predomina entre los analistas, según La Nación, es que las primarias serán más benévolas con el kirchnerismo que las elecciones de octubre, cuando además esperan que la reactivación comience a sentirse con un poco más de fuerza.

 

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR